Cádiz CF David Querol, un bocado apetitoso

  • El catalán se desvincula del Reus y se desplaza a la ciudad para firmar por el Cádiz

  • Óscar Arias estaba a la espera de su salida oficial del club rojinegro

David Querol muerde su camiseta en un gesto de rabia. David Querol muerde su camiseta en un gesto de rabia.

David Querol muerde su camiseta en un gesto de rabia. / Diari de Tarragona

David Querol espera que en el Cádiz se encienda la luz a una primera parte de temporada para olvidar en lo personal y lo colectivo. El atacante catalán ha logrado, por fin, desvincularse del Reus Deportiu, el trámite final para poner rumbo a Cádiz y al Cádiz CF. Al jugador le ha costado sudor y lágrimas hacer las maletas. Por un lado, la dificultad de cerrar el adiós oficial a un equipo que ha sido expulsado de la competición por la grave crisis económica; por otro, el aspecto sentimental de tener que dejar atrás al conjunto sus amores, en el que empezó a jugar siendo todavía muy joven.

Sin embargo, la situación tan dramática que ha vivido como profesional del Reus provoca que Querol vea el futuro de manera optimista aunque sea a 820 kilómetros de distancia de su localidad natal. Cuando en las próximas horas llegue la capital gaditana para firmar por su nuevo equipo, a buen seguro que dejará a un lado los difíciles momentos vividos en la escuadra tarraconense.

Con Querol, el Cádiz se hace con un jugador que puede actuar tanto en los extremos como de punta, que tiene 29 años y que ha estado seis campañas en el primer equipo rojinegro; tres en Tercera y otras tres en Segunda División A. Entre medio, apuntar que pasó por el Betis Deportivo e incluso llegó a entrenar con el primer equipo verdiblanco de la mano de Pepe Mel. Del mismo modo, defendió la elástica del Nástic y del Llagostera.

Querol llega libre después de su forzada salida del Reus por la descalificación de este equipo, sancionado durante tres años sin poder competir en el balompié profesional. Hasta ese objetivo, el extremo ha vivido un calvario por todo lo que ha sucedido en el que ha sido, hasta el momento, el equipo más importante de su carrera.

Desde marzo del año pasado hasta el pasado diciembre se pegó siete meses fuera de combate por una lesión, lo que conllevó un desgaste psicológico de campeonato para el buque insignia del Reus. Una dolencia en un cartílago le llevó al máximo punto de desesperación e incluso se puso en manos de un experto ilerdense especialista en cartílagos, que tuvo un papel clave para su recuperación. El éxtasis de Querol era volver a jugar, aunque fuera con dolor. Qué profesional no compite bajo esa circunstancia.

La apuesta del Cádiz ha sido decidida a pesar de lo sucedido entre marzo y diciembre, ya que se queda con lo mucho que puede aportar este extremo con argumentos para acercarse al puesto de '9'. A Cervera le encanta y es algo que no ha ocultado en alguna comparecencia de prensa. Dependiendo de su estado cuando llegue a Cádiz y de los días que entrene, se verán sus opciones para estrenarse en una convocatoria.

Querol fue uno de los jugadores que antes de irse al traste el Reus recibió el pago de las mensualidades pendientes por parte de los dirigentes, aunque ese abono -que en su momento impedía su marcha de forma unilateral- no ha cambiado el desenlace que ya entonces tomaban los acontecimientos y que han desembocado en la expulsión del equipo y la carta de libertad para los futbolistas que quedaban en la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios