El resultado del Albacete-Cádiz Mal partido, cruel desenlace (1-0)

  • El líder sufre una dolorosa derrota con un gol de Zozulia en el minuto 92

Cifuentes y Espino se lamentan tras el gol del Albacete.

Cifuentes y Espino se lamentan tras el gol del Albacete.

El Cádiz CF puso fin a su espectacular racha con una cruel derrota ante el Albacete que llegó en el minuto 92 cuando tenía un punto casi asegurado. No hizo un buen partido el líder aunque tampoco mereció perder, pero Zozulia demostró su categoría con un golazo en el último suspiro. Las imágenes del Albacete-Cádiz

El fútbol es así de caprichoso. La balanza se había inclinado varias veces a favor del Cádiz en los últimos minutos (Mirandés, Extremadura, Racing, Almería...) esta vez se escoró hacia el otro lado.

La derrota forma parte de la competición y hay que asumirla como algo normal. Es la segunda de un conjunto amarillo que pase lo que pase continuará al frente de la tabla al término de la 13ª jornada.

La lógica se impuso y, a falta José Mari, fue Bodiger, casi un clon del roteño a juicio de entrenador, quien ocupó su plaza en el centro del campo como pareja de Edu Ramos. Enfrente, un doble pivote conocido por su pasado cadista: Eddy Silvestre y Karim Azamoum.

La batalla se circunscribió a esa zona en unos eternos minutos de tanteo, de respeto mutuo, en los que no sucedió nada, como si todos se hubiesen quedado en los vestuarios. La nadería favorecía a los visitantes, pacientes a la espera de su momento mientras se remangaban en labores de destrucción. Es su modus operandi.

Al filo del cuarto de hora rompió las hostilidades Álex Fernández con una brillante acción personal por la izquierda que culminó con un centro impreciso, ya dentro del área. Primer aviso sin consecuencias pero al menos acabó el tedio.

Los gaditanos se fueron soltando poco a poco. Con el tiempo se sintieron más cómodos y además de Álex aparecieron Salvi y Alberto Perea. De hecho, fueron los manchegos los que practicaron más juego directo.

Todo iba sobre ruedas para el líder hasta que el aparente control se tornó inquietud desde ecuador del primer periodo. Un giro tan brusco como inesperado. Fue cuando los locales  hilvanaron una serie de jugadas peligrosas con las que rozaron el gol. Un centro de Dani Ojeda que rebotó en un compañero cerca de la portería, una indecisión del Alberto Cifuentes, un despeje del cancerbero tras una precisa volea de Azamoum...

El partido se volvió loco en un abrir de ojos, lo que menos le gusta a Álvaro de Cervera, quien saltó como un resorte de su banquillo porque no es habitual que su equipo conceda ocasiones, y menos en tan poco margen.

No es que el balón pasase a manos de los blancos casi en exclusiva. No es algo que asuste a un Cádiz acostumbrado a entregar la pelota al contrario. El problema es cuando el rival llega de verdad y el Albacete lo hizo más de la cuenta. En el 38, Dani Ojeda se plantó en el área aunque su inocente disparo llevó el cuero hasta las manos de Cifuentes. En el 42, un cabezazo del ex cadista Kecojevic se escapó por muy poco.

Los visitantes sufrieron atrás y desaparecieron en ataque en el tramo final antes del descanso. Trataron de capear el temporal con alguna que otra contra, como la que acabó con un centro de Salvi al segundo palo demasiado fuerte como para que Perea pudiese alcanzar el cuero.

La mejor noticia para el Cádiz fue arribar al intermedio con el marcador intacto tras haber perdido el norte cuando parecía que todo estaba en orden. Del control al desajuste en un plis plas y sin haber tirado a puerta en los 45 minutos iniciales.

El líder estaba muy vivo pese a los signos de fragilidad que destiló en determinados momentos. Intentó retomar la senda del orden en la reanudación. La prioridad era frenar la oleada del queso mecánico y sacar rédito del más mínimo acercamiento. Iza Carcelén tuvo cerca el gol en el 50 con derechazo lejano que se marchó cerca de un poste.

El tiro del portuense fue un espejismo. Fueron los manchegos los que apretaron de verdad ante un Cádiz dubitativo, condenado a sufrir. Cifuentes impidió el 1-0 con una acertado despeje tras un misil de Zozulia.

La sensaciones no eran buenas y Cervera se decidió a mover el banquillo cuando retiró a Bodiger y dio entrada al canterano Sergio González, una sustitución propiciada por la cartulina que había visto el galo.

Poco cambió el decorado y el siguiente movimiento fue el ingreso de Iván Alejo en lugar de Perea. Buscaba más velocidad el técnico, algo más que la carta de Salvi, el único que de vez en cuando generaba algo en ataque con Álex Fernández.

Como es usual, con Alejo en el césped, éste partió desde la derecha y Salvi afrontó la recta hasta la meta en la izquierda. De nada servían las pocas llegadas porque una y otra vez faltaba el pase definitivo. Y Choco Lozano, sin dejar de pelear, no tenía su mejor día. Ganaba pocos balones y no conectaba en el área.

Jurado debutó por fin en partido oficial con el Cádiz. Jurado debutó por fin en partido oficial con el Cádiz.

Jurado debutó por fin en partido oficial con el Cádiz.

A falta de ocasiones y goles, la novedad fue el esperado estreno oficial de Jurado como futbolista del Cádiz. Saltó al campo con un cuarto de hora por delante y se movió como segundo punta, cerca de Lozano, mientras Álex se retrasó a la media.

Con Jurado en el césped despertaron los amarillos, que esta vez sí llegaron con peligro. El propio Jurado, en el 82, forzó un despeje de Tomeu Nadal que hizo rebotar el cuero en el futbolista antes de irse fuera.

Un minuto después irrumpió Iván Alejo, autor del primer disparo entre los palos del Cádiz que no se tradujo en gol por la acertada intervención de Tomeu.

Cuando mejor estaban los visitantes, llegó el golpe que noqueó al líder. Hacía tiempo que en el Albacete no daba señales de vida arriba hasta que en el minuto 92, a uno solo del pitido final, Zozulia ganó en el salto a los centrales y agradeció el centro de Pedro para marcar con un testarazo con el que envió el balón a la escuadra después de rebotar en el suelo. 1-0 y no hubo tiempo para más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios