Fútbol | Segunda División B Victoria del San Fernando sobre un pobre Cádiz B (2-0)

  • Los goles de Omar Perdomo y Francis Ferrón hacen justicia a la clara superioridad azulina.

El azulino Gabi Ramos despeja ante la llegada del cadista Idrissa Thiam.

El azulino Gabi Ramos despeja ante la llegada del cadista Idrissa Thiam. / ROMÁN RÍOS

Victoria del San Fernando sobre el Cádiz B (2-0) en el derbi del Iberoamericano de Bahía Sur, donde el conjunto isleño se fue adueñando del choque con el paso de los minutos hasta ser justo vencedor. Mala imagen del filial amarillo que estuvo a merced de un rival que exhibió más talento y temple en muchas fases del duelo provincial.

Los onces llegaron con novedades. Amelibia, Lefteris Astras y Jorge García en el bando azulino, e Idrissa Thiam y Hernán Lino en el amarillo. Pero esto no varió los planteamientos ni las intenciones de unos y otros.

Hay que hablar de unos primeros 20 minutos planos futbolísticamete hablando porque apenas ocurrió algo sobre el verde del Iberoamericano. Los dos equipos trataban de hacerse fuertes en la zona ancha aunque con nula profundidad cuando se alcanzaba la línea de tres cuartos. A partir del ecuador del primer tiempo se produjeron las primeras acciones de peligro, empezando el equipo isleño con un saque de esquina a cargo de Hugo Rodríguez que Francis Ferrón cabeceó alto en boca de gol, siguiéndole Moi con un córner que Saturday, en el segundo palo, cabeceó a las manos del debutante Astras. El arreón siguió en ambas áreas con una dejada de Ferrón que Hugo no fue capaz de empujar a la red y un centro de Pumar que Ferrón rozó de forma insuficiente para el objetivo del gol. Entre estas dos jugadas hay que reseñar un lanzamiento directo de falta de Moi que se escapó muy desviado.

El primer periodo alcanzó su punto final con otro intento de Ferrón, esta vez con un balón colgado desde la derecha por Hugo Rodríguez, al que no llegó de cabeza por centímetros. Parecía el epílogo a un primer acto con poca historia y salvado por la incertidumbre del electrónico, hasta que en el penúltimo suspiro un centro de Pumar encontró el remate acertado de un Perdomo libre de marca. El 0-1 relanzaba al San Fernando y golpeaba con dureza en la línea de flotación del Cádiz B.

El gol fortaleció la apuesta del cuadro isleño, que estaba con mayor empuje y motivación en el verde mientras el filial no encontraba la manera de enchufarse al encuentro. Lo debió ver así Pavón cuando retiró a un negado Idrissa para reforzar el ataque con Nieto.

Pero las cosas no mejoraban para los de la capital mientras que era una balsa para el conjunto de Alberto González, que apenas sufría cuando podía esperar a un adversario que asumiera mayores riesgos en busca del empate. Además, el San Fernando no se replegaba porque buscaba dar la puntilla. Lo pudieron hacer Hugo Rodríguez de gol olímpico, Toscano en una acción personal y de nuevo Hugo en un centro-chut que sacó de cabeza Saturday cerca de la línea de gol. Definitivamente la tendencia era mejor para los de casa.

La realidad en el ecuador del segundo tiempo era que el filial gaditano no encontraba la manera de acercarse al portero griego del San Fernando y que por la banda que defendía Moi llegaba el peligro en repetidas ocasiones. No fue el mejor día del zaguero, que tampoco vio portería en dos ideales lanzamientos de falta, una de sus especialidades. Así fue como otra colada por ese ala a cargo de Hugo Rodríguez sirvió medio gol a Francis Ferrón, que sólo tuvo que empujar en el área.

El 2-0 a falta de 20 minutos era una barrera casi insalvable para el Cádiz B más por las sensaciones, nefastas, que por la distancia. Todo ello con un equipo de casa cada vez más a gusto y gustándose a base de buenas acciones en botas de Sandro Toscano y Omar Perdomo. No era descabellado la llegada de un tercer tanto.

El ataque más claro para marcar por parte de los visitantes se hizo de rogar hasta el 84', en un lanzamiento de cerca de Nieto que Astras, muy habilidoso, sacó con las piernas cual portero de balonmano. Le siguió un chut de Hernán Lino que no alcanzó el objetivo. Era un empuje final que no varió un guión muy gris.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios