Iza Carcelén | Defensa del Cádiz CF "Ahora mismo tenemos un 60% de posibilidades de ascender directamente"

  • Cuenta cómo le recibió un eufórico Álvaro Cervera: "Que metas goles es una cosa de locos, los laterales por dentro es una cosa de locos, es lo que me decía"

Iza Carcelén posa este martes a mediodía en el campo Ramón Blanco de El Rosal. Iza Carcelén posa este martes a mediodía en el campo Ramón Blanco de El Rosal.

Iza Carcelén posa este martes a mediodía en el campo Ramón Blanco de El Rosal. / Fito Carreto

Su nombre corre de boca en boca esta semana en las barras de todos los bares de la Bahía de Cádiz. Iza Carcelén fue el autor de los dos goles que supusieron el domingo la enésima victoria del Cádiz en su exitoso periplo liguero. Este portuense, surgido del CD Safa San Luis, se ha convertido en una pieza imprescindible para Álvaro Cervera en la lucha por subir a Primera División. Este martes, haciendo un parón en su día libre, el futbolista de moda atendía a Diario de Cádiz para la siguiente entrevista.

¿Isaac o Iza? ¿Iza o Isaac? Cuente la historia.

Todo el mundo me llama Iza menos mi madre, que me llama Isaac. Lo de Iza viene de cuando me fui a jugar al Safa San Luis. El entrenador, que era Carlos, me empezó a llamar Iza y ya se me quedó para siempre. Mi madre ya está más que acostumbrada a que los demás me digan Iza. Ella es la única persona a la que permito que me siga llamando Isaac.

¿Le gustan los cómics y las películas de superhéroes, cuál es su preferido?

De los cómics de Marvel mi preferido es Thor, el del martillo.

¿Le agrada o le molesta que tras el Cádiz-Lugo haya sido incluido en ese grupo de superhéroes según la mayoría de los comentarios?

Es una satisfacción para mí, está claro, pero al final lo que cuenta es que el equipo ganó. Eso es lo que más me importa, de verdad.

El partido se había complicado con el gol en contra tan tempranero, pero se restableció el empate en una jugada en la que Iza Carcelén, el lateral derecho, acompañó el ataque y se ubicó en el sitio idóneo para rematar, el de los buenos delanteros centros. Pareció usted uno de estos.

Lo que pasó es que me pilló justo rompiendo en un instinto de desmarque porque pensaba que me la iban a meter en largo, pero le pasaron el balón a Nano por la izquierda y por la misma inercia que yo llevaba me cogió allí, como delantero. Pero fue principalmente por esa inercia por lo que seguí la jugada, entré solo y terminé rematando. El año pasado ya marqué un par de goles de ese tipo, entrando desde segunda línea.

El segundo gol, archirrepetido por las televisiones, fue marca de la casa. ¿Colocó el balón donde quiso o le acompañó la suerte? ¿Intuyó antes de golpearlo que iba a entrar?

Yo tengo un buen disparo desde fuera del área, eso es verdad. Cuando el balón se quedó ahí, lo primero que pensé fue pegarle un buen pepinazo. No piensas que te va a salir ese disparo a ese sitio, pero en cuanto le pegué sí sabía que iba a ser gol. Antes de pegarle tenía confianza de que la iba a meter, pero estuve seguro cuando el balón hizo una comba y vi que el portero no iba a llegar.

Se volvió loco de contento, ¿qué pensó durante los segundos siguientes a la consecución del tanto de la victoria?

Me entró una euforia que imagínate cómo era, porque pensé que el partido ya lo teníamos hecho, Y así fue. A nosotros es muy complicado meternos mano cuando nos ponemos por delante en el marcador. Además, era el segundo mío en un mismo partido, algo poco típico en un defensa, y luego estaba la manera en que lo conseguí pues es cierto que fue un golazo. Quieras o no, los golazos se ven de otra manera y la gente los celebra con más alegría.

¿Quién le enseñó a pegarle así al balón sin que esté parado? ¿O es que nació sabiendo hacerlo?

He ido mejorando en esa faceta. Me acuerdo que en el Betis me quedaba muchas veces chutando desde fuera del área tras los entrenamientos y eso me sirvió para mejorar el golpeo. El año de la Cultural Leonesa me vino espléndido para coger confianza en el disparo porque anoté dos tantos desde fuera del área. Gracias a eso, ya no me las pienso cuando tengo un balón así a esa distancia de la portería. A no ser que vea a un compañero muy solo y en muy buena posición, le pego a puerta desde esa zona seguro.

Es inhabitual encontrarse con un lateral bigoleador, ¿recuerda la vez anterior que protagonizó algo así?

El año pasado lo hice pero no en un partido oficial, fue en un amistoso contra el Fuenlabrada de Mere. Ahí metí dos buenos goles. En partido oficial, la vez anterior fue en la Copa del Rey, jugando con la Cultural frente al Alcorcón. En este doblete, en el primero llegué solo delante del portero y la metí mientras el segundo se produjo en un tiro que dio en un rival y entró.

¿Cómo le trataron sus compañeros en el vestuario después de acabar el encuentro?

Yo tuve que hablar para la televisión y cuando llegué al vestuario estaban todos esperándome. Habían hecho un pasillo y se hincharon a darme cates. Luego me cogieron en hombros y me mantearon. Estuvo todo muy bien y muy gracioso, yo parecía un torero.

¿Cuál fue el comentario más curioso que le dedicó alguno de ellos?

Ellos, como me pasaba a mí, no se creían que un defensa hubiera marcado los dos goles. Recuerdo que algunos me decían killer y también que ahora era delantero, cosas así.

¿Y qué le dijo Álvaro Cervera?

Álvaro estaba eufórico. Me decía esto es una cosa de locos, que metas goles es una cosa de locos, los laterales por dentro es una cosa de locos. Algo así me dijo.

Es uno de los cinco candidatos a mejor jugador de la jornada en la Liga Smartbank, ¿cree que será el más votado?

Mi novia votó ayer, ya que hay que tirar para casa, y me dijo que yo sacaba una gran diferencia al segundo. Puede ser porque en realidad es poco habitual que un defensa meta dos goles y encima sean decisivos.

Por cierto, en estos días de enorme bombo por lo ocurrido contra el Lugo habría que recordar que en el plano personal está completando un temporadón, que no ha sido flor de un día.

Me estoy sintiendo muy cómodo. Desde que llegué me adapté rápido y lo importante es que al final el equipo está rindiendo muy bien, eso ayuda mucho en el plano individual.

Ha sido titular todos los partidos y es el jugador de la plantilla que más minutos acumula, pues solo se perdió unos pocos en la recta final contra el Dépor. El otro candidato al puesto de lateral derecho se va a aburrir.

Akapo es mi competencia. Ya sabemos qué tipo de lateral es y viene de Primera División, pero la verdad es que se ha recuperado hace poco. No cabe duda de que es un buen lateral y la competencia es beneficiosa para los dos. Así crecemos ambos y nos exigimos el máximo para poder jugar. Que yo mantenga la titularidad ya no depende de mí sino de Álvaro.

Laterales de corte ofensivo muy del gusto de la afición, como Brian o Lucas Bijker, fueron defenestrados o no contaron con una titularidad fija con Cervera. El técnico incluso mandó mensajes consistentes en que la primera misión de un lateral es defender. ¿Se aplica el cuento o es que usted está capacitado para compaginar ambas tareas a la perfección para satisfacción de este entrenador?

Yo vine aquí primero a defender, porque es lo que quiere el entrenador, y a mí me hacía falta mejorar en eso porque en los otros equipos sí es verdad que me pedían que atacara más que defendiera entre comillas. Con Álvaro, aquí es diferente. El defensa es defensa y si puede ayudar luego en ataque, pues ayuda. El otro día tuve la posibilidad de ayudar porque el Lugo nos entregó el balón y ahí sí que pude sacar mi fútbol más ofensivo. Pero si no es así, tengo claro que lo primero es defender.

¿Es la presente la mejor campaña de su vida a título individual?

Ahora mismo sí junto a la del año pasado, aunque entonces a nivel de equipo terminamos descendiendo. En lo personal cuajé una gran campaña y ahora estoy siguiendo la inercia del año anterior.

¿Ha mejorado en algo desde su aterrizaje en el Cádiz?

Creo que he mejorado en el plano defensivo. En lo psicológico pienso que avancé mucho el año pasado porque desde entonces ya no me afectan tanto esas mínimas cosas que antes sí me afectaban. Hasta entonces no me hallaba tan estable psicológicamente y cualquier pequeño error me penalizaba. Y el fútbol no es así, hay que estar plenamente concentrado los 90 minutos.

Cuando firmó por el equipo amarillo, ¿pensaba que lo hacía por un favorito para ascender?

Hombre, claro. Yo tenía otras propuestas de equipos buenos de la categoría, pero cuando me llaman Óscar y el presi y me dicen lo que iban a hacer esta temporada con la plantilla, los jugadores que iban a firmar, me interesó bastante y por eso me vine aquí.

La política habitual de este club en las últimas temporadas era hablar de los 50 puntos como único objetivo para asegurar la permanencia. Con 39 puntos en las alforjas tras 17 jornadas y 10 de ventaja respecto al segundo, ¿dónde fija Iza Carcelén el objetivo ahora mismo?

Voy a decir el típico tópico, pero es que es verdad. Al final esta liga es muy complicada. A lo mejor va el segund al campo del último y pierde. Hombre, tal como estamos no te voy a mentir, no voy a decir lo de los 50 puntos. Ahora miramos un objetivo bastante alto, pero tenemos que ser conscientes de que todavía quedan muchos puntos que disputar y no cabe confiarse.

¿Sería decepcionante acabar en el tercer puesto y verse obligados a disputar la fase de ascenso?

Lo de calificarlo como decepcionante depende, pues solo van 17 jornadas y quedan todavía otras 25. Eso significa muchos puntos. Llevar diez de ventaja es mucho pero tampoco como para decir que estamos cerca de ascender directamente.

¿Qué porcentaje de posibilidades calcula que hay ahora mismo de subir directamente a Primera División?

Diría que estaría ahora mismo en un 60% a favor del ascenso directo. El 40% lo dejamos para jugar la fase por la tercera plaza porque ya he dicho que queda mucho por delante.

Desvele tres secretos por los que este Cádiz esté batiendo todo tipo de récords y sea la envidia de los otros 21 conjuntos de Segunda División A.

Primero, que el entrenador trabaja mucho los partidos, analizando muy bien al rival. Segundo, porque ha convencido a todos los jugadores de lo beneficioso que resulta lo que él tiene pensado hacer, algo que es muy difícil. Y tercero, la plantilla tan grande que tenemos, pues por ejemplo el otro día eran siete bajas importantes y el equipo prácticamente no lo notó.

Entonces, ¿es un comecocos Álvaro Cervera?

No es que sea un comecocos pero te convence muy bien, virtud que debe tener un entrenador bajo mi punto de vista. Eso sirve para creer sobre el campo en lo que él quiere que hagas.

¿Por qué resulta casi imposible hincarle el diente a este superlíder?

Porque somos un equipo, por encima del ego está el compañero. Eso es lo más importante.

¿Qué tiene de particular este entrenador que no tuvieran sus anteriores técnicos?

Con anteriores técnicos mejoré mucho en la faceta ofensiva y con Álvaro he aprendido a ser ganador. Con los otros es verdad que jugaba muy bien y todo eso, pero no me sentía tan ganador como me siento con Álvaro.

Ha sido bético y ahora es cadista, con dos de las aficiones mejor consideradas de España. ¿En qué se parecen y en qué se diferencian una y otra?

Se parecen mucho en lo calientes que son en el estadio. El ambiente es increíble en los dos sitios, tanto en Primera como en Segunda. No hay que olvidar que son dos clubes históricos y grandes. Lo único que puede ser diferente es que el campo del Betis es más grande y se puede meter más gente.

Para finiquitar la conversación, ¿dónde está el futuro de Iza Carcelén, hasta dónde cree que podrá llegar como futbolista?

Mi objetivo es seguir creciendo aquí y conseguir los objetivos grupales, lo que a la postre también me lleva a lo más alto en lo individual.Yo no me marco un techo, lo que quiero es seguir progresando en mi carrera deportiva. Los dos años anteriores me tocó vivir momentos malos con dos descensos y me toca ya una alegría con el nombre de ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios