cádiz cf

Extremos bajo mínimos

  • El equipo regresa al trabajo con Aitor García y Nico como únicos jugadores ofensivos de banda

  • Salvi, Álvaro García y Moha, lesionados, no se dejan ver por el entrenamiento

Aitor García y Nico (los dos primeros a la izquierda) conversan en mitad de una sesión preparatoria. Aitor García y Nico (los dos primeros a la izquierda) conversan en mitad de una sesión preparatoria.

Aitor García y Nico (los dos primeros a la izquierda) conversan en mitad de una sesión preparatoria. / fito carreto

Los primera plantilla del Cádiz puso ayer punto y final a sus dos días de descanso. Y lo hizo con una sesión de entrenamiento en las instalaciones de El Rosal, concretamente en el denominado campo número cuatro. La noticia, en parte esperada, fue que Álvaro Cervera comenzó la semana con los mismos problemas con los que, seguramente, la acabará. Una cuestión de extremos, que están bajo mínimos.

La primera cita de una semana larga al jugar en Liga el próximo lunes, puso de relieve que Aitor García y Nico Hidalgo son, a día de hoy, los únicos jugadores ofensivos de banda que están a disposición del entrenador. Es la realidad al margen de que a la masa social agrade en mayor o menor medida el rendimiento de estos futbolistas.

Del primer entrenamiento pensando claramente en el Real Zaragoza estuvieron ausentes los lesionados Salvi Sánchez, Álvaro García y Moha Traoré. Los dos primeros cayeron lesionados el pasado domingo en el Carlos Belmonte, mientras que el tercero de ellos lleva varias semanas fuera de la dinámica de trabajo por una dolencia física de la que no termina de salir.

Caso por caso el análisis es el siguiente: Salvi es, de los tres, el que peor pronóstico presenta porque las pruebas médicas confirmaron que sufre una rotura fibrilar en el bíceps femoral. El sanluqueño está descartado para el duelo del lunes y las voces más negativas hablan de algunas semanas más alejado del terreno de juego. En cuanto a Álvaro García, su dolencia se debe a una sobrecarga, lo que permite albergar alguna esperanza de que en una semana tan extensa en lo preparatorio pueda llegar a tiempo a unirse al grupo para estar con garantías contra el Zaragoza. Por último, Moha sigue fuera del día a día y si lo hiciera esta semana su entrada en el equipo parece descartada después de tanto tiempo sin entrenar a buen ritmo.

El protagonismo lo acaparan los dos que quedan, Aitor y Nico, a pesar de que sus números no son un halo de esperanza para que se vean los dos en el once. Aitor ha tomado parte en menos de la mitad de los encuentros de Liga (16 de 38) y en once ha sido titular. Ha disputado 43 minutos en las últimas once jornadas. Por su parte, Nico presenta unas cifras aún más pobres porque en Liga ha tomado parte en nueve encuentros (cuatro saliendo al césped desde el inicio) y no se enfunda la elástica amarilla en partido oficial desde la 27ª jornada.

El onubense y el granadino son los recambios de Salvi y Álvaro García si, como sucede, Moha está también fuera de combate. Otro asunto es que la apuesta de Cervera vaya por ese cauce. Uno de los dos podría tener opciones partiendo de la posibilidad de que el técnico mande a una banda a Carrillo o Perea, lo que no sucedería por primera ni por segunda vez esta campaña. El potencial del adversario tampoco invita a pensar que se vaya a inclinar por introducir a dos extremos 'casi nuevos' como Aitor y Nico.

Lo único que aún corre a favor de Cervera es el tiempo porque restan cuatro entrenamientos antes de tomar una decisión definitiva con los extremos. Siempre que juegue con esa figura en cada banda y no decida variar el dibujo fabricando una alineación distinta, pero bajo el sello propio del Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios