Cádiz CF

Aviso a navegantes, entre ellos el Cádiz CF

  • Lo sucedido con la Real Sociedad y el Fuenlabrada es un mensaje para todos los clubes en cuanto a la firmeza del Gobierno para mantener el 'parón'.

Al Cádiz le toca esperar hasta que regrese la actividad deportiva a El Rosal. Al Cádiz le toca esperar hasta que regrese la actividad deportiva a El Rosal.

Al Cádiz le toca esperar hasta que regrese la actividad deportiva a El Rosal. / FITO CARRETO

La Real Sociedad y el Fuenlabrada han sido los primeros clubes del fútbol español que ya saben como está siendo de riguroso el Gobierno con el 'parón' obligado como consecuencia de la crisis sanitaria. Estos dos equipos han tratado esta semana de dar un leve paso para acercar la vuelta de los jugadores al trabajo y la reacción del Consejo Superior de Deportes (CSD) ha sido inmediata poniendo por delante la prohibición.

No cabe duda que el mensaje ha calado bastante hondo en el resto de conjuntos del balompié nacional para aquellos casos en los que se estuviera debatiendo en algún momento la posibilidad de ganar tiempo al tiempo con algún tipo de medidas similares a las del cuadro vasco y el madrileño.

La Real Sociedad anunció a última hora de la tarde del pasado sábado que este martes volvían a los entrenamientos, decisión que desautorizó a las pocas horas el Gobierno a través del Consejo Superior de Deportes, que se dirigió por escrito al club para aclararle que el decreto sobre el estado de alarma prohíbe la apertura de cualquier instalación deportiva. El contacto entre el CSD y la Real Sociedad se llevó a cabo a través de Irene Lozano, presidenta del CSD, y Jokin Aperribay, su homólogo en el club vasco. Ambos mantuvieron una conversación telefónica en muy buenos términos en la que Aperribay se ofreció un talante comprensivo y dispuesto a cumplir el espíritu del Real Decreto.

La Real Sociedad anunció su intención era reabrir sus instalaciones de Zubieta este martes para que los jugadores del primer equipo que lo desearan pudieran desarrollar un trabajo individual, nunca grupal. Según el club, los futbolistas que hubieran decidido acudir a Zubieta lo hubieran hecho de “forma individual y escalonada” y siguiendo “los protocolos establecidos” y las medidas de seguridad dictadas por las autoridades sanitarias.

Por su parte, el Fuenlabrada no ha podido llevar a cabo finalmente los controles de medición de grasa y de pesaje que había previsto para la jornada de ayer para su plantilla tras advertirle el Consejo Superior de Deportes que incumplía la ley, aunque el club madrileño dejó claro que no iba a abrir “al público” sus instalaciones deportivas.

Tanto la Real como el Fuenlabrada han sido respetuoso con la orden del Gobierno, si bien de manera interna han dejado entrever cierta crispación al entender ambas entidades que no se iba a producir la apertura al público de un recinto deportivo, así como que la llegada de jugadores iba a ser de manera escalonada para cumplir con lo estipulado.

Lo que ha sucedido con la Real Sociedad y el Fuenlabrada es el mejor ejemplo de que la situación actual de paralización de la competición puede ir para largo, ya que ni siquiera se ha permitido un gesto tan poco significativo como un control médico en el caso del conjunto madrileño.

Si el Cádiz o algún otro conjunto ha llegado a contemplar alguna situación similar, ya sabe que la negativa será la respuesta mientras perdure la actual alerta por el Covid-19. Cinco semanas después del último partido de Liga y un mes desde que se acabaron los entrenamientos, el cuadro cadista debe seguir armándose de paciencia porque tal y como ha quedado demostrado con estos dos casos, el CSD, por orden del Gobierno, no está dispuesto a dar ningún tipo de concesión a los clubes de fútbol, como seguramente sucederá con entidades de otros deportes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios