Cádiz

El viejo oficio del arreglo de las artes de pesca

En unos días va a comenzar un curso para la confección y arreglo de las artes de pesca. La Junta ya ha dado la autorización a Alberto Arlándiz, gerente de la empresa Sucesores de Pepiño, que pretende con ello que no desaparezca un viejo oficio relacionado con el mundo de la mar y que cada vez cuenta con menos mano de obra.

Alberto Arlándiz forma parte de la cuarta generación de una familia que lleva unos 70 años encargada de la elaboración de las artes de la pesca de arrastre. En los buenos tiempos, cuando su abuelo regentaba el negocio, llegó a contar con una plantilla de 20 personas. Hoy, la única empresa de estas características que funciona en el sector en Cádiz, aguanta con seis trabajadores de los que tres ya han superado los 60 años; incluso uno ya cuenta con 69, pero quería mantenerse activo por lo que se llegó a un acuerdo con la administración laboral.

Arlándiz teme por el fin de esta actividad laboral por falta de personal preparado, que no por carga de negocio que sigue existiendo, y mucha. Por eso lo del curso que va a iniciar y que espera contar con una decena de alumnos y, espera, futuros trabajadores expertos en la elaboración de las artes de pesca.

"Ahora que no existe una flota de pesca en Cádiz trabajamos mucho para la flota marroquí (donde funcionan muchas empresas mixtas, con capital español). Desde allí nos piden el material. Antes, cuando los pesqueros amarraban en el muelle gaditano, se les atendía directamente, ahora el material hay que transportarlo en camiones". Lo bueno es que hay trabajo. Eso sí, Arlándiz aún recuerda aquellos tiempos es que se trabajaba en varios turnos durante las 24 horas del día para atender a tantos pedidos.

Es éste un oficio puramente artesanal. "Todo se hace a mano, incluso las artes cambian según sea el barco al que se destina, pues depende del motor con el que se trabaje. La evolución sí ha llegado en los aparejos. Ahora las redes son de polietileno y antes de algodón, a la vez que el tamaño se ha ido incrementando. Pero todo, siempre, a mano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios