Cádiz

"Yo no salgo en las pantallas"

Comentarios 2

-¿Usted cree que necesita salir tanto en las pantallas?

-Bueno, es que yo niego la mayor. Teófila Martínez no necesita y además no usa las pantallas. Yo no salgo en las pantallas.

-¿Cómo?

-Perdone, Teófila Martínez no sale en las pantallas.

-Sale como alcaldesa.

-Tampoco, tampoco, tampoco. Sale información municipal y de otro tipo, hasta meteorológica. Creo que acercar la información de los instrumentos de una ciudad de una forma moderna... Es que parece que para algunos aquí lo de las 'smart city' no ha llegado. ¿Queremos ciudades inteligentes o de qué estamos hablando? Cuando en otras ciudades se están haciendo programas de ciudades inteligentes, en Europa... Resulta que porque hayamos eliminado unas vallas publicitarias con las que sólo ganaban dinero algunos, que ensuciaban, que no había espacios, y las hayamos sustituido... Nunca en otra ciudad había más 'mupis' publicitarios que en el gobierno anterior a Teófila Martínez, hasta en aceras que no tenían ni el ancho para poderlas poner. Sustituir todo eso por unas pantallas donde se da información y publicidad moderna, me parece un poco... complicado. Yo no tengo ningún interés en salir en las pantallas, tengo interés en que los ciudadanos sepan que hay unos servicios a domicilio, que hay unas actividades culturales que le están dando a esta ciudad una posición y una proyección turística que da la posibilidad de elevar el nivel social que no tienen otras ciudades. Así que yo creo que el problema de esta ciudad no son las pantallas ni la información que aparece en las pantallas.

-Seguro, pero es un asunto que ha creado debate.

-Bueno, sí, como todo. En una sociedad moderna todo genera debate. Fíjese en el debate que generó el debate del edificio de la Aduana, los ríos de tinta que corrieron, y la perjudicada ha sido la ciudad. Entonces, no tiene ni punto de comparación, vamos. Yo no creo que la modernidad sea un problema.

-No me refería sólo al soporte, sino más bien al contenido.

-No, no, ni al contenido tampoco.

-Hay muchos gaditanos que piensan que usted no necesita salir tanto en esas pantallas y que incluso eso no le hace ningún favor.

-Pero es que como yo no soy consciente de que esas pantallas pongan mi cara todos los días ni la de Teófila Martínez, realmente no me preocupa lo que puedan pensar al respecto. Les agradezco que estén preocupados por mí y que piensen que eso puede ser perjudicial para mí. Porque yo tengo mucho coraje. Y a mí, ni ahora ni nunca me han hecho falta las pantallas ni nada. Porque yo voy a la calle. Y como estoy en la calle para lo bueno y para lo malo, me conocen, saben quién soy. Saben que me emociono, que ando coja cuando me duele el pie, que cuando tengo que ir con muletas lo hago y no me voy a mi casa. Saben todas esas cosas. Saben dónde me tomo el café... Esas cosas. Para lo bueno y lo malo. Pero yo sí, Teófila Martínez, como alcaldesa de Cádiz, creo que esta ciudad se merece ser una ciudad moderna. Cuántas veces me he encontrado a gente que me dice "ay, no he podido ir a ver tal actividad cultural porque no me he enterado".

-¿Por ejemplo?

-Mire, yo comprendo que los medios de comunicación no pueden dedicarle todos los días páginas a contar que hay una exposición maravillosa porque no tienen espacio o porque cada día dan una noticia y no pueden estar recordándola cada día. Fíjese, cuando inauguremos el nuevo yacimiento arqueológico de los fenicios, saldrá una día o dos la noticia, pero para que la gente pueda saber los horarios cada día, uno ha de utilizar los medios que tiene a su alcance. Y no creo que sea ningún crimen. Porque cuando sale una noticia de Andalucía cogida de las agencias, no es de Teófila Martínez ni de Pepito Pérez, es porque creen que es bueno que alguien que no lo ha visto lo vea, pero nada más. Creo que ese es un problema para el que ve fantasmas donde no los hay. Como si me dicen que por qué uso las campañas on-line si no las necesito. Claro, sí, pero es que los demás compiten conmigo con campañas on-line, qué quiere que le diga. O con las redes sociales. Pero ese no es el problema, sino que haya trabajo, atraer a empresarios para invertir, que sea una ciudad atractiva en la que merezca la pena vivir y que la gente pueda ser feliz. No tiene mucha ciencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios