Gastronomía

Un ronqueo en mitad del súper

  • La tienda Maxi DIA de la plaza de Madrid acogió un despiece de un atún de 180 kilos ante una nutrida clientela que disfrutó de la experiencia

Manuel Vicente, gestor de pescaderías de DIA, introduce el micrófono en el atún para que se escuche el ronqueo. Manuel Vicente, gestor de pescaderías de DIA, introduce el micrófono en el atún para que se escuche el ronqueo.

Manuel Vicente, gestor de pescaderías de DIA, introduce el micrófono en el atún para que se escuche el ronqueo. / Joaquín Hernández 'Kiki' (Cádiz)

No era un lugar habitual para un ronqueo, pero despertó gran expectación entre los clientes. En mitad de la zona de pescadería de la tienda Maxi DIA de la plaza de Madrid lucía un enorme atún rojo de 180 kilos. Capturado el pasado miércoles en aguas del Estrecho había llegado al establecimiento para ser protagonista de una iniciativa que el Grupo DIA, al igual que hiciera en años anteriores, también realizará en 57 localidades españolas hasta el próximo 20 de septiembre.

Es el primer distribuidor de alimentación nacional e internacional que realiza esta acción en sus tiendas y esto no suele pasar desapercibido por la clientela. De hecho, más de 80 personas se congregaron en el supermercado para seguir las evoluciones del despiece. Manuel Vicente, gestor de Pescadería de DIA en Andalucía Occidental, ejercía de maestro de ceremonias micrófono en mano. Jesús y Fernando, de esta misma empresa, se encargaban del ronqueo.

Manuel Vicente, gestor de Pescaderías de Andalucía Occidental, colocó el micrófono en mitad del corte central para que se escuchase ampliado el ronqueo

Tras descabezar al pez, sacaron morrillo y morro. Luego fueron la parpatana, la ventresca, el lomo negro, el lomo alto o la cola. Los espectadores abrieron especialmente los ojos cuando Manuel Vicente colocó el micrófono en mitad del corte central para que se escuchase ampliado el ronqueo, que no es otra cosa que el sonido que hace el cuchillo al pasar por las espinas del atún. Una cliente se le acercó para decirle que “tienen unos profesionales maravillosos”. Así era. En media hora estaban los trozos expuestos con una pinta más que atractiva. Las previsiones eran vender el atún entero, como en años anteriores. “Está barato para la calidad que tiene”, apuntaba Anabel, una pescadera.

Y antes de que los clientes se avalanzaran para comprar todo lo aprovechable del pez la suerte fue para Mari Carmen Campos, que ganó, en sorteo con urna y papeletas, un kilo de lomo del atún ronqueado. Que aproveche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios