Cádiz

El reconocimiento a una heroínas anónimas que hacen mejor el mundo

  • El Ayuntamiento de Cádiz homenajea a varias mujeres trabajadoras

Hay heroinas anónimas cada día entre nosotros que no salen casi nunca en los medios de comunicación, que son desconocidas para buena parte de los ciudadanos, pero que hacen que el mundo que gira a su alrededor sea mejor. De esfuerzo, superación, dedicación, compromiso, solidaridad, integración y educación saben mucho cada una de las mujeres, heroínas anónimas, que recibieron ayer el homenaje a la mujer trabajadora por parte del Ayuntamiento de Cádiz en el auditorio del Palacio de Congresos, en un acto presidido por la alcaldesa Teófila Martínez.

A Lourdes Acuña Guirola le tocó heredar la gestoría de su padre hace más de 40 años en una actividad que estaba completamente dominada por los hombres. Hoy sigue en activo ofreciendo los servicios a sus clientes y recomendando a todas las mujeres "que empiecen a trabajar ya".

Las palabra esfuerzo y superación van unidas a Matilde Domínguez Herrera. La adversidad y la tragedia de perder a un hijo lo transformó esta mujer en un afán por formarse y en el centro de formación de Puntales, entre muchos jóvenes, aparece Matilde cursando sus estudios del grado técnico superior de integración social, algo que va unido a su sueño de convertirse en una universitaria en Trabajo Social. Ella ya sabe de qué van los homenajes porque recibió un premio municipal a la mejor trayectoria académica.

Con la pintura como pasión, la vida de Mari Paz Fuentes Betanzos derivó en un establecimiento hostelero que regenta con su familia, El Telescopio, y una idea muy clara: "Todo lo que te propongas lo puedes hacer".

Mucha gente desea que llegue la jubilación para tener más tiempo para sí mismo. En el caso de Concepción García González, presidenta provincial de Cruz Roja, ocurrió todo lo contrario y decidió que ese tiempo libre iba a servir para ser solidaria "porque ayudando a otras personas también se disfruta de la vida".

De solidaridad y de tener compromiso para tener una sociedad más justa y solidaria también sabe mucho Josefa García Díaz, acompañando y asistiendo a los mayores de la ciudad o desde la Fundación Dora por ejemplo.

Y hay heroínas que se convierte en colectivo para aquellos que tienen algún tipo de discapacidad. Son las mujeres que forman el equipo terapéutico de Aspademis y es que como ellas mismas dicen, cuando un familiar está desorientado ante los problemas que presenta su hijo "aterrizan en Aspademis y empiezan a ver la luz".

Y hay otra que tienen la llave del saber, la que transmiten su sabiduría en chicos que van a ser parte de nuestro mañana, como la historiadora y profesora en el Instituto Columela, Inmaculada Gavira Vallejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios