Informe sobre el transporte en la ciudad. tren

Una queja común: "El tren es muy caro"

  • Los usuarios del servicio de Cercanías de Renfe ven demasiado elevado el precio del billete Destacan la subida en los últimos años y la eliminación de los descuentos por ida y vuelta

Comentarios 12

"El tren es muy caro". Esa es la principal queja de los usuarios del servicio de Cercanías de Renfe. La mayoría está satisfecha con la frecuencia, puntualidad y limpieza de los trenes. Pero no con los precios.

"Para los estudiantes es demasiado caro. Desde que empecé a estudiar en Cádiz hace tres años, han subido el precio. Antes era asequible pero ahora no. Hay compañeros que antes venían en tren y por cuestiones económicas ahora vienen en autobús", afirma Sandra, una universitaria de Jerez que cursa su carrera en el Campus de Cádiz, por lo que todos los días coge el Cercanías. Para ella, lo mejor es la puntualidad de los trenes.

Miriam corrobora las palabras de Sandra. Su caso es el contrario. Ella es de Cádiz y va a estudiar a Jerez. "El billete de ida y vuelta cuesta casi ocho euros porque ya no existen los descuentos por ida y vuelta. Con el bono es un poco más barato, pero si vas todos los días son casi 30 euros todas las semanas, que es lo que cuesta el bono de diez viajes. Y el bono trimestral son casi 300 euros. Es una barbaridad", se lamenta esta joven, quien afirma: "Soy estudiante y no trabajo. Si no tengo una beca, esto me lo tienen que pagar mis padres. Creo que a los que cogemos el tren todos los días deberían compensarnos de alguna manera porque es un dinero fijo que estoy invirtiendo aquí".

Otra pega que esta joven le pone al servicio de Cercanías es la poca frecuencia de los trenes, "sobre todo por las tardes".

Fernando, otro joven jerezano que viene asiduamente a Cádiz porque su novia vive aquí, también cree que deberían aumentar la frecuencia de los trenes, especialmente los viernes y los sábados. "El último tren es muy pronto. Por lo menos, los fines de semana deberían poner trenes más tarde", expresa Fernando, quien se queja del precio del billete y de la eliminación del descuento de ida y vuelta.

Por su parte, Susana, una madre de familia de San Fernando que viene con frecuencia con su hija a Cádiz, señala que el billete "es caro para una capital con tanto paro". Respecto a la puntualidad y la frecuencia, no tiene quejas.

Lo que no le parece bien a Susana es que hayan quitado las ventanillas en las estaciones. "Ahora tengo que venirme con más tiempo porque mi hija tiene una minusvalía y tenemos que comprar un billete especial, por lo que hay que pulsar un botón para que nos atiendan desde la estación central porque el sistema informático de la máquina no está hecho para nuestra situación de una persona minusválida con un acompañante. Antes, cuando nos atendían en ventanilla, era más rápido y fácil", cuenta esta isleña, quien añade que los trenes están muy limpios y los accesos para minusválidos "están muy bien, mejor que en otras ciudades más grandes". Aunque critica la actitud de las personas que van con bicicleta en el tren, "que no dejan sitio a los que vamos con sillita y los revisores no les dicen nada". Otra queja de Susana es que en las estaciones casi siempre están los cuartos de baño cerrados.

Los usuarios de la estación de Segunda Aguada resaltan las goteras que ha habido este invierno los días de lluvia.

Respecto a las máquinas expendedoras de billetes, la mayoría de usuarios no tiene problemas. Sobre todo los jóvenes. Aunque cojan el tren en la estación principal, el billete para el Cercanías lo suelen comprar en las máquinas. "Se entienden muy bien, yo no veo ningún problema y si hay alguno, vas a ventanilla. Aunque es verdad que en las estaciones que no hay ventanilla puede haber algún inconveniente, sobre todo para las personas mayores, a las que les puede resultar más difícil usar la máquina porque no están acostumbradas", expresa Sandra. Fernando apunta que él siempre utiliza la máquina porque "es más rápido y, además, puedes pagar con tarjeta". Él no ve ninguna dificultad.

Rafa López, un gaditano que suele coger el tren para ir a San Fernando, añade que "también te puedes encontrar otras personas en la estación que te pueden ayudar con la máquina".

Este hombre está "encantado" con el tren de Cercanías y con el transporte público en general, aunque reconoce que "todo es mejorable". Él propone que, para hacer un poco más amena la espera, "podían poner música ambiental y paneles informativos en los andenes. Incluso un expendedor de billetes allí. Y que hubiera más frecuencia de trenes, como si fuera un metro. Quizás es pedir demasiado", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios