Consumo

"El pez espada ha tenido mercurio siempre"

  • Los pescaderos de la Plaza de Cádiz ni se inmutan ante la recomendación del Ministerio de Sanidad

Un puesto del Mercado Central con atún y pez espada. Un puesto del Mercado Central con atún y pez espada.

Un puesto del Mercado Central con atún y pez espada. / Jesús Marín

Los pescaderos del Mercado Central quitan hierro (y mercurio) a la recomendación del Ministerio de Sanidad sobre el consumo de especies como el pez espada, el atún rojo o el cazón, que puede ser perjudicial para embarazadas, mujeres lactantes y niños menores de diez años por el alto contenido en mercurio que presentan. “Eso no es nuevo. ¿Hace 50 años no tenían mercurio? Los mayores están mejores que nosotros, tienen más fuerza”, dice Juan Manuel Cano, de la Pescadería Manolito. Una clienta apoya su tesis: “Yo tengo un vecino con más de 90 años”. Cano lamenta que “ahora nos toca a nosotros, mañana a los carniceros, el otro a los recoveros...”. “Eso, ¿qué comemos entonces con tantas prohibiciones?”, añade la clienta. El pescadero recuerda que “mientras a las gallinas o a los cerdos tú les das de comer, a los peces en el mar no. No se puede hacer nada”.

Sanidad propone también limitar el consumo de las citadas especies en niños de entre 10 y 14 años a 120 gramos al mes. Igualmente, en cuanto a la población general pide limitar la ingesta de cualquier especie de pescado a 3 o 4 raciones por semana en la población general, y siempre procurando variar entre pescados blancos y azules. “Todo es muy exagerado, como cuando el anisakis. Meten mucho miedo, pero el pez espada ha tenido mercurio siempre”, dice Faly Verdugo, del puesto Faly El Chicla. Con arte apunta que en Cádiz no habrá problemas para comer atún y pez espada con moderación. “A nadie se le ocurre comer todos los días pez espada... ni se lo puede permitir, claro”. Verdugo tenía claro que a partir de este jueves iba a comenzar a interrogar los clientes por este asunto. “No me extrañaría que me preguntaran si este pescado tiene mercurio”, admite señalando el género.

"A nadie se le ocurre comer todos los días pez espada... ni se lo puede permitir, claro”

“Asustan a la gente y de camino nos j... a nosotros”, indica Julio Martínez. Muy cerca, en el puesto 147, Francis Chicla interpela al redactor: “¿Tu padre no te daba de comer pez espada y atún?. Eso se ha comido toda la vida y siempre se ha sabido que tienen mercurio”. Este pescadero es partidario del control de los alimentos “pero no de las pamplinas”. Asegura que los mismos clientes le van a decir “anda ya con las tonterías”.

Chuli Galán, del puesto de Paco de la Rosa, contesta a la pregunta “¿No tiene usted nada con mercurio?” con una respuesta de traca: “el termómetro nada más”. Risas. Critica que “ahora que está la economía chunga el pescado está malo. Tiene guasa”. Para Antonio Muñoz, del puesto El Vega, “nadie se ha muerto por comer pez espada”. Se pregunta “¿qué quieren?, ¿que no vendamos?” y reflexiona: “no tiene que ser muy malo cuando ahora la gente se muere más tarde”.

Acostumbrados a las alertas sanitarias, los pescaderos de la Plaza de Cádiz no parece que estén muy preocupados. Todo parece indicar que los gaditanos seguirán comprando las especies con mercurio. La clave está en el consumo moderado. El precio de las mismas, como apunta Faly Verdugo, no permite su ingesta masiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios