Salud

Un paso más en el apoyo al enfermo oncológico

  • La AECC va a poner en marcha un nuevo programa de voluntariado domiciliario, para el que busca voluntarios

El voluntario Juan Carlos Canto junto a la coordinadora de voluntariado, María Arango, y la coordinadora del nuevo programa, Susana Pedreño, en la AECC.

El voluntario Juan Carlos Canto junto a la coordinadora de voluntariado, María Arango, y la coordinadora del nuevo programa, Susana Pedreño, en la AECC. / Jesús Marín

Hay enfermos oncológicos que, tras recibir el alta hospitalaria, pasan mucho tiempo solos en sus casas, bien porque no tienen familia o porque las obligaciones de sus allegados les impiden estar con ellos todo el tiempo que desearían.

Desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) se dieron cuenta de esta situación y han creado un programa de voluntariado domiciliario que ya funciona en otras provincias españolas y pronto se pondrá en marcha en Cádiz.

Se trata de una extensión de la labor que realiza la entidad en los hospitales

"Es como una extensión del programa de voluntariado hospitalario, donde se hace una labor de acompañamiento y desahogo emocional, pero en otro contexto", comenta María Arango, coordinadora provincial de voluntariado de la AECC.

Susana Pedreño, trabajadora social y coordinadora de este nuevo programa que va a poner en marcha la entidad en Cádiz, señala que el cáncer afecta tanto a los pacientes como a sus familiares "porque desestabiliza el día a día de la familia", por eso las personas que se enfrentan a esta enfermedad necesitan tener un apoyo. Además, afirma que "las instituciones sanitarias abogan cada vez más por que el paciente vuelva rápido a su domicilio y pase la enfermedad en su entono, lo que conlleva una sobrecarga en el cuidador, tanto física como emocional, porque a veces no sabe qué hacer y eso le produce estrés". Esto, unido a que está aumentando el número de personas que viven solas, justifica la puesta en marcha del programa de voluntariado domiciliario.

Pedreño explica que el programa "está pensado principalmente para enfermos de larga duración, personas mayores que viven solas, enfermos paliativos y aquellos cuyo cuidador está saturado". En concreto, los beneficiarios serían pacientes oncológicos que se encuentren en su domicilio con necesidades de compañía y apoyo social, en fase de tratamiento oncológico o paliativo; también sus familiares, para que puedan disfrutar de periodos de descanso y cuenten con la compañía y apoyo emocional necesario para hacer frente al proceso de la enfermedad.

Entre los objetivos que se ha marcado la AECC con el voluntariado domiciliario se encuentran detectar las necesidades de los enfermos, evitar situaciones de aislamiento y deterioro, facilitar la permanencia en el domicilio, fomentar la autonomía, acompañar al enfermo tanto dentro como fuera del domicilio, ofrecer apoyo emocional, orientación sobre recursos y dar un respiro a los familiares.

María Arango quiere aclarar que "en ningún momento, el voluntario va a realizar el trabajo de un profesional. Su función no es sustituir a los profesionales, sino servir de apoyo emocional y de compañía". Destaca que todos los voluntarios serán seleccionados y formados para realizar esta labor, que, además, tendrá una supervisión continua.

Así, detalla que las funciones que realizarán los voluntarios serán acompañar al enfermo y/o familiares en la vivienda y en centros especializados, acompañar al enfermo en salidas del domicilio para dar paseos o realizar otras actividades, apoyar al cuidador principal, entretener y animar al enfermo y/o sus familiares en el domicilio, dar apoyo emocional, ayudar en gestiones y recados, ser una guía hospitalaria con los enfermos que están en régimen ambulatorio, informarles de todos los recursos y servicios de la AECC y comunicar a la coordinadora de voluntariado las necesidades que detecten.

María Arango afirma que ya cuentan con algunos voluntarios para este programa, pero necesitan más personas para poder ponerlo en marcha. Quien esté interesado en realizar esta labor puede acudir a la sede de la AECC en Cádiz para informarse (c/ Brunete, 4. Bajo izquierda), llamar al teléfono 956 28 11 64 o escribir a la dirección de correo electrónico cadiz@aecc.es.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios