Cádiz

Los palafitos efímeros

EN una ciudad con el término municipal colmatado y que no puede crecer por ningún lado, el equipo de Gobierno creía haber encontrado la piedra filosofal al utilizar una zona situada en la parte industrial de Cortadura para construir 500 viviendas para jóvenes que irían sobre unos palafitos y bajo cuyos edificios irían una serie de canales. Buscaban el modelo que hay en otras ciudades centroeuropeas.

La alcaldesa Teófila Martínez lo tuvo como una de sus banderas durante algunos años, desde 2006 que fue cuando anunciaron sus intenciones, en plena redacción del Plan General de Ordenación Urbana, hasta su entierro casi definitivo en enero de 2010.

En esa fecha la Consejería de Medio Ambiente consideró totalmente inviable el que se consideraba como uno de los proyectos estrella del nuevo PGOU, ya que el informe de evaluación medioambiental del documento urbanístico eliminaba todos los proyectos municipales que afectaran a rellenos o actuaciones costeras.

Literalmente aquel informe decía que "el nuevo sector de uso residencial en el saco interno de la Bahía de Cádiz, dentro del dominio público marítimo-terrestre, afecta a terrenos denominados llanos fangosos y arenosos que no están cubiertos de agua cuando hay marea baja, considerados de interés comunitario". Por ello, se advertía que esta zona era declarada Lugar de Importancia Comunitaria, siendo por ello "prioritaria su conservación.

Y si todavía quedaban dudas, se reflejaba en el informe de la Junta de Andalucía que la urbanización de la zona alteraría la dinámica litoral, sobre todo en lo relacionado con los flujos de las corrientes mareales".

Con este informe tan contrario, el Ayuntamiento podía dar un carpetazo definitivo al tema y así parece que ha sido, porque desde hace tres años no se ha vuelto a hablar del tema y nunca más se han visto las recreaciones que se habían hecho desde el equipo de Gobierno para que nos hiciéramos una idea de cómo podía quedar el proyecto.

A pesar de que ha quedado aparcado, el proyecto se ha mantenido en el nuevo PGOU como suelo de oportunidad, aunque pendiente de que se llegue a un acuerdo entre las distintas administraciones, algo que parece improbable. Teófila Martínez llegó a quejarse de que en Sotogrande se había aprobado un proyecto similar y en Cádiz no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios