Cádiz

El obispo de Cádiz: “El hambre en el mundo es un escándalo que no podemos tolerar”

  • Rafael Zornoza invita a “moderar el consumo y limitar el uso de recursos no renovables” con motivo de la campaña de Manos Unidas

El obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza El obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza

El obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza / Kiki

La Iglesia celebra este viernes el día del Ayuno Voluntario como gesto de apoyo a los 821 millones de personas que sufren el hambre en el mundo y dedica este próximo domingo a Manos Unidas, a cuya campaña contra el hambre se destinarán las colectas de las misas de todas las iglesias. Por eso, el obispo diocesano, Rafael Zornoza, ha publicado un mensaje en el que ha calificado el hambre en el mundo como “un escándalo que no podemos tolerar con indiferencia, como si no fuera con nosotros, y una lacra que no tiene por qué existir”. Por eso, ha invitado a la ciudadanía “a participar y ser muy generosos” con esta campaña de Manos Unidas, alentando a que “nos pongamos en marcha con entrega y audacia” para luchar contra el hambre y aplaudiendo la labor de esta entidad y sus voluntarios.

El lema de la campaña de este año de Manos Unidas es Quien más sufre el maltrato del planeta no eres tú. Y al hilo de este mensaje, Zornoza ha puesto de relieve que la crisis medioambiental “afecta más a aquellos que viven en regiones vulnerables”. Y por eso, ha lamentado la “cultura del descarte”. “El hombre actual está ensimismado con el materialismo y su supuesta capacidad ilimitada de transformación técnica de la realidad”, sin preocuparse del aprovechamiento de los recursos.

Ante este escenario, el obispo invita a “moderar el consumo y limitar el uso de recursos no renovables”, lamentando que esto es algo que “al parecer no estamos dispuestos a tolerar pues supondría un cambio de hábitos de vida en las sociedades del bienestar”. “Bienestar de unos pocos a costa de muchos”, ha precisado en su mensaje Rafael Zornoza. “De algún modo se nos ha convencido de que el desarrollo económico y el bienestar social dependen exclusivamente del nivel de consumo y la capacidad de explotación de lo real, sin más criterio casi que el de tener cada vez más”, sigue afirmando un obispo crítico con el consumismo de la sociedad actual y preocupado por las cuestiones medioambientales y relacionadas con el cambio climático, que vincula directamente al hambre en el mundo.

“Los cambios medioambientales están entre las causas más destacables para el aumento del hambre en el mundo, ya que dificultan la obtención de recursos necesarios para la subsistencia y en algunos casos hacen inviable la vida de las personas. El resultado es el incremento de la pobreza y del fenómeno migratorio”, alerta Zornoza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios