David Navarro

“Con el nuevo pliego de condiciones espero que el hotel del estadio se venda”

  • El concejal del equipo de Gobierno considera que la posibilidad de dedicar el 49% de los 17.000 metros cuadrados del espacio a otras actividades permitirá encontrar un inversor antes del 2 de enero

Visión que se tiene desde la esquina de la tribuna con fondo norte de una zona donde se podría situar un restaurante del nuevo hotel. Visión que se tiene desde la esquina de la tribuna con fondo norte de una zona donde se podría situar un restaurante del nuevo hotel.

Visión que se tiene desde la esquina de la tribuna con fondo norte de una zona donde se podría situar un restaurante del nuevo hotel. / Jesús Marín

Comentarios 1

Encontrar un grupo interesado en la adquisición del hotel de la tribuna del nuevo estadio Carranza ha sido durante toda la legislatura uno de los caballos de batalla del equipo de gobierno. La venta de ese espacio de 17.000 metros cuadrados no sólo reportaría a las arcas municipales 10 millones de euros con los que poder acometer nuevos proyectos, sino que permitiría paliar en cierta medida el déficit de camas que padece como un mal endémico una ciudad con varios proyectos hosteleros atascados, como Valcárcel, el hotel de la estación adquirido por Barceló, la Casa del Almirante o este mismo.

El pasado viernes Diario de Cádiz realizó una visita a las tripas de la tribuna del Carranza acompañado del concejal de Hacienda, David Navarro, y varios técnicos municipales. Más allá de la frialdad que aportan las cifras, esos 17.000 metros cuadrados tan cacareados durante los últimos años, la primera impresión que da este espacio diáfano es su amplitud. Hay que recordar que el hotel ocuparía toda esta grada, salvo las instalaciones que se reservó en su día el club cadista y las de un gimnasio de próxima apertura de la primera planta.

La entrada estaría entre las taquillas y la esquina del fondo sur. Ahí se situaría la recepción, cuatro ascensores y las escaleras que subirían a la segunda planta, donde comenzaría propiamente el hotel y que estaba reservada en el proyecto original elaborado por FCC a apartahoteles de hasta 150 metros cuadrados. “En el cuento de la lechera que nos contaba el PP, FCC se quedaba con el hotel para ceder su explotación. Salían 205 habitaciones, más salones amplios y zonas comunes”, dice Navarro mientras avanzamos por un espacio totalmente vacío y luminoso.

Hay un interés renovado de grupos constructores ante las nuevas condiciones

Conforme se asciende las plantas son algo más reducidas, puesto que el esqueleto de hormigón de la tribuna alta se adivina perfectamente con sus escalones y vigas transversales. Desde sus ventanales se divisa la playa Victoria, que apenas si dista del futuro hotel un centenar de metros. Hay anuncios en portales de alquiler que venden como segunda línea de playa un campito en Lebrija, con lo cual, el emplazamiento del hotel del estadio parece ideal para un establecimiento urbano de estas características. “Además estamos frente a uno de los mejores tramos de playa de la ciudad”, apostilla el edil de Podemos.

Las habitaciones tendrían unos 25 metros cuadrados, que se irían reduciendo en las dos últimas plantas. Todas darían a la plaza Madrid, aunque en el proyecto podrían incluirse varias suites con terraza en las esquinas. En estas zonas, muy amplias, Navarro cuenta que podrían instalarse “restaurantes desde los que podría presenciar el terreno de juego. Además, en ambos casos existe una gran terraza triangular que podría aprovecharse sobre todo en el periodo veraniego”.

David Navarro, en un momento de la visita realizada al futuro hotel del estadio. David Navarro, en un momento de la visita realizada al futuro hotel del estadio.

David Navarro, en un momento de la visita realizada al futuro hotel del estadio. / Jesús Marín

Navarro confía que el nuevo pliego les permita “desprendernos de un activo que nos encontramos heredado y que nos costó y nos sigue costando a los gaditanos 38 millones de euros, que se vendió como que era a coste cero y que nos está costando sangre, sudor y lágrimas pagar una obra faraónica que, a mi entender, no era necesaria”.

Revitalizar todo un barrio

“Entendemos –continuó– que no podemos tener un activo inmobiliario de 17.000 metros cuadrados sin ningún tipo de uso. Esto quiere decir que se han hecho las cosas muy mal. Además encontrar comprador para este inmueble supondría revitalizar todo el barrio de La Laguna, crear puestos de trabajo y generar riquezas. Estamos viendo que la demanda de plazas hoteleras en la ciudad es tremenda, eso se convierte en un problema cuando hay fiestas o eventos que atraen a los visitantes, que se tienen que ir a hoteles de la Bahía porque Cádiz no da a basto. Este proyecto es una pieza básica para que la ciudad siga creciendo y se sitúe donde tiene que estar. Si la ciudad en breve va a ser puerto base de cruceros, si va a seguir expandiéndose y si, como todo el mundo coincide, está de moda, la construcción de este hotel no es sólo por dar un servicio sino también para beneficio de los propios gaditanos. Ya toca que de alguna forma esos 10 millones de euros nos den la posibilidad de poder invertir en otros proyectos que tenemos en cartera y que la ciudad demanda, y que por cierto no son ni mamotretos ni pérgolas inservibles”, indicó.

El nuevo pliego de condiciones tiene como fecha tope para la venta del hotel el 2 de enero. Navarro espera que antes pueda concretarse una operación ventajosa para todas las partes. “El pliego que el PP defendió era demasiado rígido. Por el contacto que he tenido con los numerosos grupos inversores a los que he enseñado estas instalaciones, el hecho de que no soportara ningún tipo de flexibilidad a la hora de diseñar un proyecto que fuera viable y atractivo a medio plazo les echaba para atrás. Ahora le hemos dado una vuelta después de escuchar las inquietudes e intereses de todos estos grupos que han ido desfilando por este hotel y creemos que nos queda una gran superficie que podría dedicarse por entero a plazas hoteleras, o como mínimo un 51% de esa superficie, pero el 49% restante se puede utilizar igualmente para otras actividades comerciales, como pudieran ser franquicias de toda índole en una zona con mucho potencial”.

Navarro cree que es una operación bastante interesante y que ahora que el mercado inversor está más activo le hace “ser optimista. Espero que haya ofertas y que además Cádiz pueda ofertar diferentes alternativas hoteleras a las que maneja en la actualidad”.

En caso de no concretarse ninguna oferta en el próximo mes y medio se tendría que sacar de nuevo una licitación y dar todos los plazos que la ley obliga. Sería un tercer comienzo para un edificio del que dependen varios proyectos ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios