Cádiz

Una nueva ordenanza pondrá coto al espacio de las terrazas de los bares

  • Quieren que el uso que hagan los establecimientos hosteleros sea también compatible con los espacios libres para los peatones

Retirada de sillas en uno de los bares de la capital gaditana. Retirada de sillas en uno de los bares de la capital gaditana.

Retirada de sillas en uno de los bares de la capital gaditana. / joaquin pino

Comentarios 11

El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la Delegación de Vía Pública, ha elaborado un borrador de la ordenanza reguladora de la ocupación de mesas y sillas de hostelería en la vía pública para tratar de regular de una vez por todas y de manera concreta este asunto. De este modo, el borrador va a ser presentado hoy a diversos colectivos y agentes sociales de la ciudad, con objeto de recibir aportaciones e impresiones, y posteriormente elevarlo a Pleno. A dicha reunión se ha convocado a Agadi, Facua, Horeca, la Asociación de Peatones La Zancada, ONCE y la Federación de Asociaciones de Vecinos 5 de Abril.

El concejal delegado de Vía Pública, Martín Vila, defiende que "garantizar los espacios públicos es clave para generar en la ciudad entornos amables para poder disfrutarla, y ello haciéndolo compatible con los negocios de hostelería". "Hacer de Cádiz una ciudad accesible, más amable, revierte primero en mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, pero también en quienes nos visitan, mejorando por tanto la imagen turística de la ciudad y viéndose beneficiados los negocios vinculados a la hostelería y al turismo", expone el edil.

El borrador se va a presentar hoy a diversas entidades para que puedan aportar cosas

En este sentido, explica que "por primera vez se va a regular mediante ordenanza en este Ayuntamiento la colocación de mesas y sillas de hostelería en la vía pública (espacios de uso público), bajo el criterio de garantizar el uso colectivo y comunitario de los espacios públicos, así como el paso de peatones por las calles y plazas de la ciudad, y la accesibilidad universal en todos los acerados de la ciudad, haciéndolo compatible con el negocio de la hostelería". Además, apunta que los plazos que se manejan en la Delegación de Vía Pública es que esta ordenanza esté en vigor a partir de 2018. Lo que se quiere poner coto a una excesiva ampliación de las terrazas que acaba en muchos sitios invadiendo el espacio público.

Igualmente, apunta que la normativa dará "seguridad jurídica", ya que hasta ahora no hay norma a la que pueda recurrir un vecino o un hostelero para conocer criterios que regulen la colocación de mesas y sillas, lo cual "genera incertidumbre a ambos, especialmente al hostelero a la hora de plantearse llevar a cabo la actividad". Así, con esta ordenanza conocerá de antemano cuáles son las posibilidades de ocupación en función del local, anuncia el equipo e Gobierno en una nota de prensa.

El criterio principal que rija la ordenanza será garantizar los espacios públicos y la accesibilidad, y en caso de duda prevalecerá el uso público frente al privado. Se exigirá en todos los acerados el preservar, como mínimo, 1,80 metros libres de obstáculos. Y si no es posible la colocación en acerado por no garantizarse ese mínimo, se trasladará la posibilidad de ocupación con mesas y sillas a zonas reservadas de aparcamiento para vehículos a motor, con el objetivo de garantizar acerados accesibles.

Asimismo, en calles peatonales, semipeatonales y/o elevadas a plataforma única deberá garantizarse un mínimo de 3 metros libres de paso de peatones y de paso de vehículos de emergencia.

Y también deberá garantizarse un porcentaje mínimo de espacio libre en plazas para juego de niños y niñas. Se establecerá un máximo de metros cuadrados por terraza en cualquier circunstancia. No obstante, para las plazas se realizarán planes de regulación de espacios pormenorizados bajo distintos criterios.

En el borrador también se especifica la obligación del hostelero de señalizar os límites de ocupación mediante roseta de acero inoxidable de 6 centímetros de diámetro, enrasada en la solería, lo que facilitará la inspección y el control de que se cumplen los límites. También recoge la prohibición de apilar sillas y mesas con el fin de reducir el impacto de ruido a la hora de su colocación, y la obligación de instalar papeleras y ceniceros en los veladores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios