La desescalada del confinamiento

La normalidad empieza a instalarse en Cádiz con la llegada de la fase 2 de la desescalada

  • La apertura de los grandes centros comerciales y los negocios de hostelería o la eliminación de la restricción horaria para hacer deporte se notan en la calle desde primera hora de la mañana

Varios clientes usan las escaleras mecánicas de El Corte Inglés. Varios clientes usan las escaleras mecánicas de El Corte Inglés.

Varios clientes usan las escaleras mecánicas de El Corte Inglés. / Julio González

La nueva normalidad comienza a instalarse en Cádiz. La ciudad ha dado esta mañana un paso más dentro de la desescalada al entrar en fase 2, con los importantes cambios que esto supone en la rutina de los gaditanos. Y es que, a partir de hoy, la vida regresa poco a poco al lugar en donde se paralizó con el inicio del estado de alarma.

Una de las principales noticias del día es la reapertura de los grandes centros comerciales. En la capital gaditana, la superficie afectada es el Centro Comercial Bahía de Cádiz, de El Corte Inglés, que, aunque no ha cerrado al albergar el supermercado Hipercor en su interior, vuelve a la rutina al volver a estar disponibles todas las secciones. 

Precisamente, lo que se respiraba dentro de El Corte Inglés era normalidad en la afluencia de público, aunque totalmente adaptado a las normas impuestas para evitar la expansión del coronavirus. Una de las imágenes más claras se veía con el uso de las mascarillas tanto por parte de los clientes como por parte de los trabajadores. 

Asimismo, en todos los puntos de venta se han instalado mamparas, al igual que está sucediendo en todos los comercios. Uno de los aspectos en los que El Corte Inglés está prestando más cuidado es en la desinfección de la ropa tras probársela los clientes. Para ello, cuentan junto a los probadores con un módulo en el que se procede a desinfectar la ropa con una plancha de vapor y rayos ultravioleta. 

Otro de los cambios más notorios se puede ver en las secciones de cosmética y perfumería. En ellas, se han eliminado todas las muestras, por lo que, de momento, no se podrá probar un maquillaje o un perfume antes de comprarlo. Asimismo, se ha aumentado la distancia entre las estanterías y los percheros con el objetivo de que se pueda respetar la distancia entre los consumidores en el interior del recinto. 

Respecto a los locales de hostelería, la cafetería propia de El Corte Inglés ya está abierta al público, pero cumpliendo con las restricciones de aforo impuestas por el Ministerio de Sanidad. Por su parte, el rincón gastronómico La Plaza, situado en la segunda planta, reabrirá al público la próxima semana.

Fuera del centro comercial, la nueva normalidad ya también se puede constatar con la apertura de cada vez más locales de hostelería una vez que ya se puede utilizar el interior de los locales, pero con la limitación del aforo en un 40%. 

Por su parte, también se ha comenzado a ver esta mañana a deportistas fuera del horario que hasta este domingo restringía el deporte hasta las 10 de la mañana en su turno matinal. Varios corredores han aprovechado las vías más espaciosas de la ciudad para realizar la actividad física, aunque el fuerte viento de levante y las altas temperaturas han provocado que no sean muchos los atletas que hayan salido más allá de las 10 horas.

En donde también regresa poco a poco la actividad es en las instalaciones deportivas municipales. Por ejemplo, esta mañana los primeros usuarios se han atrevido a volver a nadar en la Piscina de Astilleros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios