Cádiz

1,6 millones de nuestro bolsillo

  • El préstamo municipal para pagar la tribuna supone un coste millonario cada año

Un folleto publicitario editado por el Ayuntamiento sobre la ejecución de diversos proyectos en la ciudad anunciaba, con gran alarde tipográfico, el proyecto de construcción de un nuevo estadio de fútbol, en sustitución del achacoso Ramón de Carranza.

El titular del folleto era claro: "El Ayuntamiento construye un nuevo estadio sin costes para los gaditanos", anunciando en el texto que lo acompañaba que era "un proyecto que financia en su totalidad el Consorcio de la Zona Franca, lo cual no supone ningún coste para los gaditanos".

Once años más tarde de la edición de este folleto, y con el estadio ya concluido, la realidad choca con el compromiso del Ayuntamiento, pues no todo el nuevo campo ha sido financiado por la Zona Franca a la vez que los gaditanos sí están asumiendo, con sus impuestos municipales, el pago de una parte de este polémico equipamiento.

La obra del nuevo Carranza, utilizado cada quince días por un equipo de fútbol que milita desde hace unas temporadas en la Segunda División B, ha supuesto un coste de 69 millones de euros, siendo una de las obras públicas más costosas de las realizadas en la ciudad en toda su historia.

Es en la tribuna, que funciona desde hace dos años, donde el Ayuntamiento se ha visto obligado a poner dinero de su bolsillo para afrontar la financiación, por un montante de 26 millones de euros. Aunque en un primer momento la intención era que la Zona Franca comprase este edificio, la recesión del mercado inmobiliario, la dificultad a la hora de encontrar una firma hotelera dispuesta a gestionar las instalaciones previstas en ella y la propia situación financiera del Consorcio, obligaron a esta institución a congelar la ejecución del acuerdo que en su día habían firmado con el Ayuntamiento para sacar adelante el proyecto del estadio.

Fue en junio de 2009 cuando el Ayuntamiento de Cádiz cerró un préstamo con cinco grandes bancos por un montante de 37.583.676, 76 euros, para financiar la construcción de la tribuna del estadio Carranza y, también, para dejar un remanente para otras inversiones en la ciudad si el coste final del proyecto estaba por debajo de esta cantidad, como finalmente sucedió.

De esta forma, desde junio de 2009 el Ayuntamiento está pagando el capital y los intereses producto de este elevado préstamo, una de las principales causas del importante crecimiento experimentado en los últimos años en el endeudamiento municipal.

Según los datos aportados por la concejalía de Hacienda, desde el 30 de junio de 2009 ya se han abonado 3.089.799 euros por los intereses del préstamo y otros 5.399.277 euros por el capital del mismo. Todo ello supone que en apenas cinco años se han destinado cerca de 8 millones y medio de euros a la devolución de este préstamo (quedan 29 millones), o lo que es lo mismo: 1,6 millones de euros al año.

El teniente de alcalde de Hacienda, José Blas Fernández, destacó a este diario el esfuerzo que se realiza desde el Ayuntamiento para hacer frente a este compromiso económico, indicando que, en todo caso, todos ellos se pagan en tiempo y forma gracias al ahorro que se está logrando en el gasto corriente que se genera en las propias áreas de la administración local.

Constata que desde un principio "se están realizando contactos" para poner en el mercado tanto la zona de la tribuna que está destinada a uso hotelero como los bajos dedicados a locales comerciales, asumiendo que "hasta que no se produzca el despegue económico", será complicado sacar adelante ambos proyectos. En el momento en que se logren, el dinero que se ingrese permitirá pagar en todo o en parte el dinero aún pendiente de abono del millonario préstamo bancario.

El Ayuntamiento vendió en su día la construcción del nuevo estadio como un motor para la dinamización económica del barrio de Puntales, donde se ubica, y del vecino polígono exterior de la Zona Franca, aún pendiente de remodelación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios