El baratillo de Cádiz centro retorna tras el coronavirus El mercadillo de Correos vuelve al completo este domingo

  • El Ayuntamiento les ha cedido algo más de espacio y les ha impuesto la condición que sus puestos deberán ser sólo de un metro si se quieren poner los 90 a la vez para así cumplir con las normas sanitarias

Imagen de archivo del mercadillo dominical de Correos Imagen de archivo del mercadillo dominical de Correos

Imagen de archivo del mercadillo dominical de Correos / d.c.

Ha sido una guerra con una única batalla. El Ayuntamiento puso sobre la mesa una serie de condicionantes para que los vendedores del mercadillo dominical que se ubica todos los domingos entre Correos y el Mercado de Abastos de Cádiz que hacían del todo imposible su reapertura con la totalidad de los puestos. 

Pedían una separación de metro y medio, tal y como dicta la normativa sanitaria a raíz del covid, tal y como pasa en el Piojito. Pero la dimensión de los puestos y el escaso espacio que podían ocupar hacía del todo imposible que los 90 vendedores se pudieran poner de manera simultánea todos los domingos.

La solución era que cada fin de semana se pusieran tan sólo 30, de manera  que cada vendedor sólo podía abrir su negocio uno de cada tres domingos. Esta situación se hacía insostenible, según declaró en días pasados Andres Hidalgo, portavoz del colectivo de vendedores de este popular y señero mercadillo dominical.

Ante tal situación y ante la negativa de este colectivo de acatar las condiciones que se les imponían desde el edificio de San Juan de Dios, llegaron incluso a amenazar al Ayuntamiento de que se pondrían sí o sí el domingo los 90 vendedores "y si hace falta que nos saquen de allí como a perros".

Pero finalmente no ha sido necesaria ni la violencia ni la insurrección gracias a la flexibilidad mostrada por ambas partes, David Navarro, como concejal de Comercio, y los vendedores. El Ayuntamiento, por su parte, ha ofrecido ha puesto sobre la mesa como condición sine qua non el cumplimiento de las normas sanitarias para evitar así posibles contagios innecesarios que pudieran suponer un retroceso en la recuperación tras la crisis sanitaria del covid. A pesar de ello, en compensación, Navarro les ha ofrecido una ampliación del espacio en el que podrán colocar sus puestos a cambio de que éstos no midan más allá de un metro de longitud. Y aún así, la imposición de la separación del metro y medio sigue en pie. 

Este ofrecimiento fue recibido de manera positiva por el colectivo de vendedores de este mercadillo dominical, de manera que nos sólo han querido expresar su agradecimiento al Ayuntamiento por su gesto y comprensión, sino que han anunciado que este mismo domingo volverán los 90, por fin, a colocar sus baratillos de productos de segunda mano al entorno del Mercado de Abastos.

Esta misma mañana, técnicos del Ayuntamiento se han ocupado personalmente del pintado de la zona que van a ocupar los puestos dominicales y todo apunta a que, sin este fin se aprueba definitivamente en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento, todo volverá a la normalidad y los puestos volverán a su sitio aunque éstos sean algo más pequeños.

Cabe recordar que los vendedores de este mercadillo defienden que su presencia dinamiza ese espacio que queda vacío los domingos, al no haber plaza, algo que agradecen el resto de establecimientos, sobre todo de hostelería del lugar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios