Cádiz

"Un legado hay que planificarlo con tiempo"

  • A falta de un centro que sea la memoria de la celebración, se pretende una ruta constitucional

El Bicentenario no iba ser únicamente un recuerdo para Cádiz guardado en las hemerotecas. Su legado también iba a ser material, con la creación de un equipamiento que funcionaría como museo, centro de investigación y otras cuestiones nunca definidas. Aunque se venía hablando desde hacía años, nada de ello se ha llevado a cabo e incluso el Centro de Interpretación del Oratorio funciona a medio gas.

Para el último gerente del Consorcio, Pedro Flores, para sacar adelante este legado "hubiera sido necesario planificarlo con tiempo. Crear una entidad pública (para su gestión) exige una planificación y no decir que se va a crear y nada más. Hay que tener las ideas y los objetivos claros sobre lo que se quiere emprender". En todo caso, Flores considera que no está todo perdido, mencionando las reuniones que ya están celebrando representantes de ayuntamientos y administraciones de la zona para organizar una ruta sobre los lugares constitucionales. "Ahora cada administración debe definir el modelo que quiere seguir".

Una de las paradas de esta futura ruta será lógicamente el castillo de San Sebastián. Cuando llegó al frente del Consorcio estaba ya más que claro que el equipamiento no iba a ser el centro del Doce, como se quería desde la Junta de Andalucía que proyectó ayer un gran centro de encuentro entre España y América. "El centro de la conmemoración fue el Oratorio de San Felipe Neri, que estaba perfecto para su uso cuando comenzaron las celebraciones. En el castillo las obras no estaban ni recepcionadas, incluso cuando se abrió al público en verano, que no había ni luz ni agua. Con estas condiciones hubiera sido una temeridad abrirlo todo el año. Eso sí, unimos fuerza con el Ayuntamiento de Cádiz para que la gente pudiese conocer lo que se había ejecutado hasta ese momento".

Menciona también Flores el papel esencial del Bicentenario en la relación con Iberoamérica. "Cuando llegamos, el Consorcio no tenía esa orientación, que sí impulsó el nuevo Gobierno para el que era una estrategia fundamental enlazar con estos países, un proyecto en el que el Ayuntamiento de Cádiz ya estaba realizando un trabajo muy interesante".

Con esta idea, se optó por dedicar la segunda parte del año del Bicentenario a la relación de Cádiz y España con Iberoamérica, con el cierre de lujo que fue la celebración en la capital gaditana de la Cumbre de Jefes de Estados.

De cara al futuro más inminente considera Pedro Flores que Cádiz debe jugar un papel esencial en esta nueva relación económica y social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios