Cádiz

El hotel del Carranza ya incluye plazas de aparcamiento

  • Hasta 104 vehículos podrán utilizar el subterráneo mediante un acuerdo entre el adjudicatario de la subasta y Emasa

La venta de la zona hotelera del Carranza estaba en los presupuestos de 2020.

La venta de la zona hotelera del Carranza estaba en los presupuestos de 2020. / Jesús Marín

La enésima subasta del módulo hotelero del estadio Ramón de Carranza incluye una importante novedad que la diferencia de las anteriores: el adjudicatario podrá disponer de plazas de aparcamiento en el subterráneo de esta parte del estadio que colinda con la Plaza de Madrid. El expediente de la subasta que previsiblemente aprobará este viernes el Pleno del Ayuntamiento incorpora el acuerdo de la empresa municipal de aparcamientos, Emasa, de reservar hasta 104 plazas para el inversor que resulte adjudicatario de la subasta.

En concreto, los futuros propietarios de este módulo del Carranza podrán disponer de hasta 40 plazas de aparcamiento para el hotel, otras 21 reservadas al uso comercial que también plantea el pliego de condiciones y las 43 restantes para el uso terciario (previsiblemente enfocado a la hostelería y el ocio). Eso sí, será Emasa la que establezca las condiciones de uso y explotación de ese centenar de plazas que de manera indirecta se incorporan a la oferta del estadio, así como la localización exacta de esas plazas.

Este acuerdo ha sido adoptado hace pocos días por el consejo de administración de Emasa, después de incorporar recientemente a su patrimonio las 228 plazas de ese estacionamiento valoradas en 3,9 millones de euros fruto de una encomienda de gestión del propio Ayuntamiento.

Por tanto, este centenar de plazas de aparcamiento a disposición del adjudicatario del módulo hotelero del Carranza es una novedad que puede ser clave a la hora de que la operación salga adelante. En este sentido, conviene recordar que en el año 2018 el pliego de condiciones ya sufrió una variación importante para que en lugar de destinarse toda la superficie a uso hotelero, esta actividad compartiera equipamiento con el uso comercial y el terciario, que nunca podrían sobrepasar un 49% de la superficie total que se enajena.

El módulo que sale a subasta cuenta con un total de 17.484,20 metros cuadrados de superficie, repartidas en hasta siete plantas de altura y dos de sótano con distintos usos y servicios previstos en el pliego de condiciones que regirá la subasta. Es en las plantas tercera, cuarta, quinta y sexta donde coinciden las mayores superficies para el desarrollo hotelero, comercial y terciario, con entre 2.307 y 3.618 metros cuadrados por cada planta. En las plantas inferiores (sin contar la segunda, que sólo reserva un espacio de 20 metros cuadrados para la escalera que comunica toda la Tribuna) se contemplan distintos servicios y dependencias vinculadas a esos usos previstos, con superficies de entre 798 y 326 metros cuadrados. Y a todo ello se unen unas terrazas en la planta sexta y en la octava que pueden tener diversos usos.

Desde el 1 de julio del pasado año llevaba la Tribuna del Carranza sin estar en el mercado inmobiliario; ese día culminó el plazo dado por el Ayuntamiento para recibir ofertas, después de que la última subasta quedara desierta (como todas las anteriores) en abril de 2019. Transcurrido este plazo, el Ayuntamiento aspira de nuevo a encontrar un inversor que se convierta en propietario de esa parte del estadio para construir un hotel de al menos tres estrellas, así como otros posibles usos que van desde la hostelería a las oficinas, pequeños y grandes comercios, salas de espectáculo, discotecas, salas de juego o supermercados, según el expediente municipal. Siempre y cuando el uso de hospedaje alcance como mínimo el 51% de la superficie (es decir, que el hotel tenga al menos 8.916,94 metros cuadrados de superficie).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios