Hostelería

La histórica peña El Charpa, en La Viña, se convertirá en un restaurante-pizzería

  • Daniele Conca abrirá el 8 de diciembre L'Italiano de La Palma

Daniele Conca ante el local de la peña El Charpa que será su restaurante. Daniele Conca ante el local de la peña El Charpa que será su restaurante.

Daniele Conca ante el local de la peña El Charpa que será su restaurante. / Jesús Marín

La calle La Palma verá completada muy pronto su oferta gastronómica con un restaurante italiano-pizzería. El negocio hostelero ocupará un local de referencia donde durante varias décadas estuvo la peña El Charpa, que llevaba el apodo de un célebre comparsista, Antonio Pérez Campos, componente de grandes agrupaciones y director en 1965 de 'Los escarabajos trillizos', que para el mundo entero se convertirían en 'Los Beatles de Cádiz'.

Es jueves por la mañana y La Palma se despereza. Las mesas empiezan a alinearse en las terrazas y dos hombres ponen a punto la fachada de la citada peña. Al rato aparece Daniele Conca, el italiano que se ha embarcado en esta aventura para darle un uso culinario a un sitio donde se cantaron tantas coplas y de donde salieron buenos coros. Le ha costado lo suyo cumplir este anhelo, pero lo ha conseguido. El 8 de diciembre, día de la Inmaculada, abrirá el restaurante-pizzería L' Italiano de la Palma. “Tiene un significado especial para mí como italiano y como creyente. Allí la Inmaculata es una fiesta grande”, explica.

Daniele tenía tres negocios hosteleros en Italia antes de recalar en Cádiz para trabajar como cocinero en la pizzería Los Napolitanos, en la calle Corneta Soto Guerrero. Luego decidió abrir un negocio por su cuenta y se enamoró de un local de la calle La Palma. Él ya estaba prendado de La Viña y su playa de La Caleta, tan cercanos lugares a su domicilio en Portería de Capuchinos, que le recuerdan a su lugar de origen: Miturno, en la provincia Latina de la región del Lacio.

Daniele Conca respetará en la fachada el rótulo de la peña El Charpa

Alquiló el local en marzo de 2018 y desde entonces, pagando religiosamente, ha aguantado el tirón de los malos momentos y la espera burocrática de los permisos municipales. Pero la paciencia ha servido para ver su sueño hecho realidad. Para subsistir estuvo trabajando en verano en la taberna El Marqués de Cádiz. Y parte de la obra es suya, pues no le hace ascos a los trabajos de albañilería. “Aquí he invertido mi vida”, dice entre la solemnidad y la emoción. Su próximo proyecto: traerse a Cádiz a su mujer y a su hijo.

Conca ha tenido a bien respetar el recuerdo de la peña, cuyo azulejo, acompañando al rótulo del restaurante, permanecerá en la fachada, así como la piedra ostionera que rodea la puerta y la ventana a la calle. También guarda un pesado mármol que encontró cuando arrendó el local, donde está grabado el escudo de aquella peña que organizaba, junto a la peña Nueva Gades, el pintoresco trofeo de mus sobre la piedra 'cuadrá' de La Caleta. .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios