El mantenimiento de las fortificaciones en Cádiz El gobierno no descarta pedir la gestión del castillo de San Sebastián

  • El Ayuntamiento considera que, a pesar del alto coste que supone su rehabilitación, será la única forma de parar la degradación del complejo

Deplorable estado en el que se encuentra el arco de la muralla de San Carlos Deplorable estado en el que se encuentra el arco de la muralla de San Carlos

Deplorable estado en el que se encuentra el arco de la muralla de San Carlos / Julio González

Comentarios 4

La recuperación de todas las fortificaciones de la ciudad sigue siendo uno de los temas pendientes de la ciudad. A la evidente importancia histórica que tienen murallas y castillos se le unen el potencial cultural y turístico que ofrecen y que sólo se está aprovechando en casos muy determinados.

La falta de mantenimiento en los últimos años ha incrementado el mal estado de buena parte de estos equipamientos. El último ejemplo ha sido el riesgo de desplome de una parte de la balaustrada del foso del Pelícano, que ha tenido que ser reforzada con una estructura de hierro. A ello se le unen el cierre del castillo de San Sebastián, las obras aún pendientes en Santa Catalina, la culminación de las reformas en el frente de la Puerta de Tierra, la muralla de San Carlos, los baluartes de San Roque y Santa Elena, y los trabajos en toda la circunvalación del casco antiguo.

Sacar adelante todo este trabajo supone contar con un plan integral, ambicioso por el calado de la operación, y, sobre todo, contar con financiación para su desarrollo.

En el primero de los casos, el actual gobierno de José María González ha dado los primeros pasos con la elaboración del primer Plan Integral de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Cádiz, en el que se incluyen también las fortificaciones, a la vez que se está trabajando sobre un documento específico centrado en el frente de Puerta de Tierra.

Lo complicado será lo segundo: contar con financiación para tanto trabajo pendiente. Un ejemplo es que el actual gobierno apenas si ha realizado inversiones en el cuidado de las fortificaciones desde 2015, por lo que tanto documento elaborado no tiene razón de ser si no se pueden acometer las obras que en el mismo se plantean. El gobierno local cerró en septiembre de 2017 un acuerdo con la Compañía Telefónica y la administración regional para instalar en el torreón de Puerta de Tierra el centro 'Andalucía Open Future', centrado en el trabajo colaborativo. Este proyecto incluía rehabilitar esta parte de la muralla. El centro, sin embargo, no se ha puesto en marcha y fue la concejalía de Patrimonio la que hace unas semanas actuó sobre los cerramientos del torreón, que llevaban años sin ser pintados.

En esto del dinero se echa también en falta el apoyo del Estado y de la Junta de Andalucía, y más si tenemos en cuenta que el frente de Puerta de Tierra tiene la categoría de Monumento Nacional. Hay que retroceder a cerca de veinte años cuando, durante la etapa de la alcaldesa Teófila Martínez, se restauró toda la muralla con fondos municipales y aportaciones de la administración central.

El Estado impulsó en 2014 un ambicioso plan de recuperación de la muralla exterior (especialmente la zona de los bloques) que se inició con fuerza pero que rápidamente quedó parada, especialmente tras la llegada al gobierno del socialista Pedro Sánchez.

Tal vez sea el castillo de San Sebastián el mejor ejemplo de la falta de interés que en el cuidado del patrimonio gaditano muestran día a día la Junta y el Estado. La primera, pensando en el Bicentenario de la Constitución de 1812, planteó como es conocido un ambicioso proyecto de rehabilitación integral, que abandonó cuando quedaba por culminar buena parte de las obras; el gobierno central, por su parte, es el propietario de este tesoro gaditano pero nunca ha tenido interés por invertir en el mismo. La última actuación se ejecutó también en la etapa de Martínez, que sí intentó desarrollar un plan para la reforma del castillo desde el Consistorio.

Sólo la UCA ha colaborado con el Ayuntamiento, ubicando en parte del castillo dependencias del Ceimar.Esta inmensa fortificación por si sola tiene un potencial turístico único en la ciudad. Se notó este verano, cuando sus puertas estuvieron cerradas tras el hundimiento parcial del paseo de Quiñones. El Ministerio de Medio Ambiente, encargado de su rehabilitación, terminó las obras en octubre, ya con el estío concluido. La Junta, por su parte, no ha invertido un euro. Hay que tener en cuenta que, según los expertos, mantener el castillo de San Sebastián totalmente en uso supondría una inversión de 3 millones de euros al año. Junto a ello, en Santa Catalina aún quedan por recuperar los lienzos exteriores y los fosos; en San Carlos, hay un importante deterioro de los arcos; también necesita una actuación integral el Arco de los Blanco y en el frente de Puerta de Tierra es necesaria una actuación urgente en los lienzos de la fachada principales pues se producen filtraciones de agua que afectan a los museos Litográfico y Títeres, que ocupan parte de las bóvedas de San Roque y Santa Elena. En ambas zonas hay bóvedas vacías que, en el caso de San Roque, se encuentran en un estado que roza la ruina. En cuanto a los fosos, el del Pelícano se ha convertido en un parque para perros, incluso la zona que no está acotada para esta función; el foso del lateral de San Roque funciona desde los años sesenta como pistas deportivas del IES Columela. Curiosamente, los balonazos que soportan sus muros no han alertado hasta ahora a la Consejería de Cultura, que debería de estar atenta al mantenimiento de los Bienes Culturales de la región.

Con este panorama, las perspectivas de recuperar este patrimonio no son nada halagüeñas. El gobierno de izquierdas asume que este mandato concluirá, apenas quedan cinco meses para las próximas elecciones municipales, sin poder afrontar grandes inversiones públicas en estos equipamientos, aunque sí se seguirá avanzando en los proyectos a ejecutar.

"No podemos olvidar que desde que llegamos al Ayuntamiento, hemos tenido que reordenar el caos económico con el que nos encontramos, con un endeudamiento millonario que nos ha impedido actuar en muchos proyectos. Nos hemos centrado, a la vez, en urgencias ciudadanas, como los servicios sociales, la educación o la mejora de servicios públicos. Ello nos ha impedido centrarnos también en recuperar nuestro patrimonio, aunque a la vez hemos desarrollado una serie de protocolos y planes de los que adolecía hasta ahora", destaca el teniente de alcalde de Patrimonio, David Navarro.

En todo este contexto, el gobierno de José María González trabaja en materia de Patrimonio pensando en un hipotético segundo mandato, tras las municipales de 2019.

El objetivo es que, una vez normalizada la gestión de los presupuestos municipales, se cuente con una partida específica para estos trabajos. A la vez, se trabajará en la consecución de ayudas procedentes de programas de ayudas de la Unión Europea o a través del 1% cultural. Y también se presionará ante las restantes administraciones públicas para que asuman su responsabilidad ante el mantenimiento del Patrimonio.

En este caso, el equipo de gobierno está analizando la viabilidad de asumir la gestión del castillo de San Sebastián, planificando los usos que se le pueden dar a esta enorme superficie y elaborando un calendario de obras a desarrollar, siempre a medio y largo plazo.

"Asumimos que el coste de esta operación sería muy elevada y que estaría muy por encima de las posibilidades financieras que tiene actualmente el Ayuntamiento de Cádiz. Pero con el castillo en manos municipales podríamos buscar con más agilidad financiación privada o de la Unión Europea y, también, poner sobre la mesa planes de actuación para intentar conseguir el apoyo de las restantes administraciones", se destaca desde el gobierno local.

Se asume que asumir esta propiedad supone una inmensa responsabilidad, "pero la ciudadanía debe tener claro que, hoy por hoy, es la única posibilidad de evitar la definitiva degradación de esta fortificación, de la que tanto provecho puede sacar la ciudad. Y, a la vez, se debe de tener claro que su completo desarrollo no se podrá conseguir de un día para otro. Será un esfuerzo incluso de años, porque hay prioridades en la ciudad que no debemos de olvidar. Todo eso debemos de tenerlo muy claro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios