Memoria Histórica

El fiasco de la consulta sobre el nuevo nombre del estadio Carranza

Estadio Ramón de Carranza.

Estadio Ramón de Carranza. / Julio González

La consulta ciudadana para buscar el nuevo nombre del estadio de fútbol, una vez que el actual de Ramón de Carranza debe ser eliminado por estar incluido dentro de la Memoria Histórica, va camino de ser un fiasco, si no lo es ya.

Han pasado tres semanas desde que concluyó la consulta, que se realizó a través de una página web de Onda Cádiz a lo largo de siete días.

Los participantes podían votar a tres de las ocho candidaturas que habían sido elegidas previamente y de las que se habían eliminado los nombres propios, incluyendo el propio de Ramón de Carranza.

La participación se limitó a los vecinos mayor de edad empadronados en la capital. Quedaban fuera los socios del equipo de fútbol residentes en otras ciudades.

El Ayuntamiento se comprometió a dar los resultados de la consulta apenas unos días después del final del periodo de votación, por cuanto necesitaba un tiempo para cotejar si todos los participantes estaban empadronados en la ciudad.

Tres semanas después aún se desconoce el resultado, en un proceso que se alarga más en el tiempo que las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Durante toda la jornada de ayer, este periódico reclamó al gobierno municipal información sobre cuándo se dará a conocer el nuevo nombre del estadio, sin obtener respuesta alguna.

Lo cierto es que todo este proceso va acumulando numerosos despropósitos. Se inició con la propia votación, por cuanto el Ayuntamiento tiene la potestad de cambiar el nombre a un edificio de su propiedad sin necesidad de recurrir a una consulta popular, consulta que no se ha organizado en otros cambios, como en el caso del Teatro Pemán, de la avenida Juan Carlos I o de la propia avenida Ramón de Carranza cambiada en 2017. Después se eliminó el nombre de Ramón Carranza del listado sobre el que había que votar, pese a ser la propuesta más votada por los ciudadanos participantes. Y tras la semana de celebración de este peculiar referéndum desde la oposición se ha planteado la paralización del proceso a la espera de elaborar una nueva ordenanza para el cambio del nomenclátor en la ciudad.

A la vez, un colectivo ciudadano trasladó una denuncia al Consejo de Transparencia y Protección de Datos de Andalucía, al considerar que “no se pueden consultar datos de ningún ciudadano en el padrón como consecuencia de la recepción en una página web de un número del DNI”.

Por si fuera poco, el propio equipo de gobierno denunció “intentos de sabotear esta votación con votaciones automatizadas por máquinas dedicadas a proporcionar votos uno detrás de otro”, acusando incluso a grupos de la ultraderecha de estar tras esta acción.

Se aclare o no el resultado de la votación, el Ayuntamiento de Cádiz ya ha dejado claro que no habrá marcha atrás en el proceso de eliminación del nombre del actual nombre del estadio de fútbol cumpliendo con la Ley de Memoria Histórica, aunque finalmente sea una decisión directa del gobierno municipal y no mediante esta consulta que se ha ratificado como un auténtico fiasco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios