Asuntos Sociales

Los expulsados del albergue municipal de Cádiz pasan la noche a las puertas del centro

Algunos de los afectados por la culminación de la Campaña del Frío, a las puertas del albergue.

Algunos de los afectados por la culminación de la Campaña del Frío, a las puertas del albergue.

"Tengo úlceras varicosas en las piernas que se están gangrenando por no tener donde descansar, tengo que dormir en un banco elevado porque con los reumas y dolores de hueso no puedo acostarme y levantarme del suelo con facilidad, y la incontinencia urinaria grave que la resuelvo como puedo". Cristina R., de 66 años, es una de las 13 personas sin hogar que la noche de este lunes tuvieron que volver a dormir en la calle tras culminar la Campaña de Frío y que se redujeran las plazas para pernoctar dependientes del Ayuntamiento de Cádiz destinadas a estas personas.

Una campaña que, según denunciaba este 1 de abril Adelante Izquierda Gaditana, se ha ampliado en otras ocasiones y cuya culminación ha desembocado en más de una decena de personas expulsadas del centro de la plaza Macías Rete y de la pensión de la calle Soledad que decidieron registrar una solicitud formal al Ayuntamiento de Cádiz para pedir una solución a su situación ya que no quieren volver a dormir a la intemperie.

Personas que, como tantas otras, ya a las 18.00 horas de la tarde de este lunes esperaban a las puertas del albergue municipal para saber si podrían disfrutar de una cama esa noche. Entre quienes no vieron  renovada su estancia se encontraba Cristina R., una mujer con numerosas patologías que junto a otros compañeros que no consiguieron entrar en el albergue decidieron instalarse en un tenderete improvisado en la puerta del centro. "Estoy intentando ahorrar para poder acceder a una vivienda, pero mientras tanto necesito un sitio donde vivir, no puedo estar en la calle", explica la afectada.

"El Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Cádiz está saltándose a la torera la Ley 9/2016 de Servicios Sociales de Andalucía, que fija explícitamente el  Alojamiento Alternativo como una prestación garantizada, exigible y de provisión obligatoria", denuncia Miki Carrera, voluntario de una organización social que ha ayudado a estas personas a tramitar la solicitud con el Ayuntamiento y que les ha acompañado esta noche. "Los trabajadores del Albergue nos dicen que ellos no pueden hacer nada. Esperamos que el señor Pablo Otero (concejal del ramo) rectifique este desaguisado y les realoje mañana mismo, parece que no hay nadie a los mandos del Área de Bienestar Social", apunta sin que, por ahora, haya obtenido respuesta municipal.

Una de las personas sin hogar bajo el toldo que han instalado en Macías Rete. Una de las personas sin hogar bajo el toldo que han instalado en Macías Rete.

Una de las personas sin hogar bajo el toldo que han instalado en Macías Rete.

Todos los usuarios de estos servicios fueron expulsados el lunes

Miki Carrera, que hace unos años también pasó por situación de calle y que conserva "muchos amigos" en los centros y comedores, también relata la "irregularidad" que supone que "todos los usuarios, absolutamente todos en bloque sin analizar las circunstancias individuales, si llevaban más o menos tiempo" fueran expulsadas este lunes de los alojamientos.

"Después se les citó a las seis de la tarde en las puertas del albergue y se decidió allí quién entraba y quién se quedaba fuera, tampoco sabemos muy bien con qué criterio, así que hubo cierta tensión pero, bueno, más de una decena de personas que se quedaron fuera pues decidieron quedarse aquí a las puertas, algunos durmiendo en este tenderete que montaron, otros en los bancos, en los patios... Y así se ha pasado la noche. Son gente, como podéis ver, algunas con patologías importantes y problemas de salud, pero es que no se mira nada", lamenta el activista y vecino de Cádiz.

Carrera también lamenta el "poco tiempo" para "posibilidad de réplica" que tuvieron a esta situación generada desde el Ayuntamiento de Cádiz, cuyos responsables todavía no se han pronunciado. Y es que, según relata, fue "el Miércoles Santo" cuando a las 13 personas que estaban en la pensión de la calle Soledad le fueron avisando que el lunes ya se tenían que ir.

"Yo me enteré entonces, hicimos la solicitud al Ayuntamiento corriendo en nombre de esas 13 personas para que se les diera una solución, amparándome en la Ley de Servicios Sociales de Andalucía, que habla de esa obligatoriedad de dar alojamiento alternativo, y también del propio reglamento de funcionamiento del albergue municipal que recoge la posibilidad de prolongar la estancia hasta el máximo de un año. Pero con el jueves y el viernes fiesta y el fin de semana por delante pues habría vacaciones en el Ayuntamiento y no hubo respuesta, aunque el lunes tampoco les ofrecieron ninguna, sólo todos a la calle", asevera.

"Imagina que se incendia un bloque de viviendas en Cádiz y 40 vecinos se quedan en la calle. ¿No crees que se les daría una alternativa habitacional, como es normal, a estas personas? Un pabellón, lo que fuera... Pues las personas sin hogar también son personas y tienen sus derechos, pero es que la mayoría ni los conocen. Y lo peor de todo es que estamos hablando de poco más de diez personas que, como siempre decimos, el número de personas sin hogar en Cádiz es una cifra bastante manejable para darle solución", clama Miki Carrera que, además de esta situación concreta de desamparo, reconoce que "hay mucho que mejorar" en los servicios públicos destinados a este colectivo. 

"Una semana bajo techo y tres meses en la calle". "Ahí tienes que estar muchas veces con la cabeza gacha dependiendo del trabajador que te toque y se quiera enrollar contigo". "Es como si no tuvieras derecho a nada, y en plan esto es lo que hay...", van sumando algunos de los afectados que quieren hacer oír su voz también con carteles alusivos a la situación que están viviendo cuando las bajas temperaturas todavía no han abandonado la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios