Cádiz

Los estibadores califican el plan de futuro del puerto de "rodillo"

  • Los portuarios sospechan que sus gestores descuidan la carga a favor del crucero, "con una terminal de contenedores que nacerá asfixiada"

Representantes del sector de la estiba del puerto de la Bahía de Cádiz miran con recelo el Plan Estratégico del Puerto que a día de hoy se ultima. Se trata de un documento elaborado por los gestores del muelle de Cádiz que plasma la planificación que orientará su desarrollo durante las próximas décadas.

Juan Pablo Bermúdez, Rafael Real y Fernando Aragón contactaron ayer con este Diario con datos que ellos califican de "escalofriantes" y que consideran que dibujan no sólo el futuro del sector de la estiba sino del propio puerto de Cádiz.

"No acertamos a adivinar los porqués. Tan sólo vemos como los gestores del puerto llevan desde hace años haciendo todo lo posible por cargarse el tráfico de carga del muelle gaditano, algo que a nosotros, los portuarios, nos da la vida".

Ellos se remontan a 2005, cuando el puerto de Cádiz se sostenía sobre un tráfico de mercancías, ya sean graneles, contenedores o carga rodada (ro-ro), que alcanzó los 595 buques, mientras que en 2014 tan sólo fueron 109 los barcos que entraron en las dársenas gaditanas con carga.

Ellos son especialistas en mover carga. Sin ella, su profesión no tiene razón de ser. Es por ello que vaticinan que si los planes de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz salen adelante, en la dársena comercial no entrará ya jamás ni un solo estibador.

La gota que ha colmado el vaso de estos operarios ha sido la colocación del nuevo cerramiento que separa la zona de seguridad más cercana al cantil del resto del suelo portuario. "Nos dijeron que iban a cerrar sólo el Muelle Ciudad, pero en pocos días han cerrado ya todo el perímetro de la dársena, haciéndonos más complicado, si no imposible, el acceso y desarrollo de nuestras labores", comenta Juan Pedro Bermúdez, uno de los estibadores más experimentados del puerto.

La realidad es que según ellos, en el puerto de Cádiz, en 2005, existía una plantilla de 120 estibadores (o portuarios como también se les conoce), mientras que a día de hoy son sólo 49. "Y esto es sólo el principio, ya que los gestores del puerto han elaborado un plan que va a significar un auténtico rodillo que pondrá en peligro el futuro de la Bahía".

"No están haciendo nada por preservar los tráficos más allá de los cruceros, cuando realmente el impacto socioeconómico de la carga es siempre superior al de los cruceros, tal y como demuestran estudios encargados por la propia Autoridad Portuaria", según Fernando Aragón.

Estos trabajadores no se creen ni el plan de futuro ni lo que dicen que significará para el puerto la futura terminal de contenedores, "una infraestructura, en la que aún no saben ni por dónde irá el tren, que nacerá plagada de deudas y dudas", afirma Rafael Real, otro de los estibadores que estiman que se echan a temblar cuando ven la falta de reacción por parte de los responsables del muelle cuando ven como se "nos va la carga para Sevilla, Huelva o Algeciras". Creen que no se les ve voluntad para utilizar las propias herramientas que les otorga la Ley de Puertos, como las tasas o bonificaciones, para atraer nuevos tráfico. "Algo incomprensible", confiesan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios