Cádiz

El empresario gaditano Jenaro Jiménez, detenido en Barajas

  • El desaparecido hace 16 meses se encontraba en Paraguay y decidió volver voluntariamente · La policía tuvo indicios pronto de que era una huida más que una desaparición

Jenaro Jiménez Hernández, el empresario gaditano de 42 años que desapareció en abril de 2008 mientras hacía supuestamente pesca submarina en la playa de Los Alemanes, fue detenido en la mañana de ayer en el aeropuerto de Barajas por la Policía Nacional. Jenaro Jiménez se disponía a hacer su entrada por la Terminal número Cuatro procedente de Brasil con su documentación reglamentaria y en ese momento fue capturado por los agentes. Sobre él pesaba una reclamación judicial del Juzgado de Instrucción Número Dos de Algeciras por los presuntos delitos de estafa, apropiación indebida y falsedad documental. Hace pocas fechas, se ha presentado también contra él una denuncia por estafa y apropiación indebida en el juzgado número 2 de Cádiz. De todas formas, por tiempo, es imposible que esta denuncia haya tenido ningún efecto en la detención.

Pero la vuelta de Jenaro Jiménez no ha sido casualidad. El empresario, que ha estado durante todo este tiempo viviendo en Paraguay, había pactado su vuelta para entregarse voluntariamente a la Policía y hacer frente a las consecuencias tanto personales como empresariales de su ausencia.

Jenaro Jiménez desapareció el 13 de abril de 2008. Sólo se sabía que había salido a hacer pesca submarina a la playa de Los Alemanes en Tarifa. Su vehículo apareció abandonado y con la documentación dentro. Después todo era una incógnita. Se organizó un fuerte dispositivo de salvamento para tratar de encontrarlo, pero no tuvo éxito.

Ahora, se ha sabido que salió con rumbo a Suramérica vía Gibraltar. Según las fuentes consultadas por este periódico, Jenaro Jiménez estaba metido en multitud de negocios cuando llega la crisis y ve imposible hacer frente a numerosos pagos a corto plazo. la situación se le hace un mundo y decide desaparecer. Aunque se ha especulado que se fue con 80.000 euros al extranjero, este periódico ha podido saber que la cantidad fue mucho menor.

La familia no sabía nada de los planes de Jenaro, ni siquiera su mujer, que se encontraba a punto de dar a luz a un hijo de la pareja.

No obstante, la Policía Nacional, tal y como señaló ayer en un comunicado, tenía "múltiples indicios" que señalaban que lo que realmente se había producido era "una desaparición voluntaria" de Jenaro Jiménez Hernández. Por ello, los policías encargados de la desaparición nunca descartaron que el empresario realmente estuviera vivo y en paradero desconocido. Incluso la policía relata que la rumorología popular colocaba a Jiménez en distintos países de Suramérica, como ha resultado finalmente, y en África.

En todos estos meses se conoció que Jenaro había suscrito pólizas de seguro de vida poco antes de desaparecer, e intentado ampliar sus coberturas hasta cantidades desmesuradas, por encima de los 200.000 euros. Ninguno de sus familiares, no obstante, ha cobrado ninguna. Por otra parte, al poco de su desaparición, unos dos meses después, empiezan a desfilar por la comisaría de Cádiz personas que aseguran que Jenaro les ha dejado deudas pendientes.

El supuesto desaparecido empieza a dar señales de vida por primera vez hace algo más de un mes. Jiménez intenta entrar en contacto con su círculo de amistades lo que arrojó la luz sobre la posible localización del detenido. Ahí tanto ese círculo como la propia familia a través de terceros y la policía conocen que Jenaro Jiménez afirma que ha sido un error su desaparición y muestra su intención de presentarse ante la autoridad judicial para resolver todas las causas que tuviera pendiente.

Desde la primera toma de contacto, su familia ha colaborado totalmente con la Policía en convencer a Jenaro de la necesidad y conveniencia de su retorno a España. Los investigadores están convencidos de que los parientes eran ignorantes de las intenciones previas y de la huida voluntaria de Jenaro hacia tierras americanas para emprender una nueva vida lejos de sus deudas.

La vuelta era tan esperada que había funcionarios de la Policía Nacional esperándolo en el aeropuerto de Jerez para detenerlo y conducirlo al Juzgado de Alegeciras. Sin embargo, unos cambios en el itinerario del vuelo hicieron que la detención se produjera en Madrid en el control de acceso de viajeros procedentes de vuelos internacionales.

Como prueba de que la vuelta ya estaba pactada, está que la llamada de cortesía que dejan hacer a los detenidos la realizó Jenaro Jiménez a uno de los inspectores de Policía que se encontraban en el aeropuerto de Jerez debido a los cambios repentinos de planes.

Hoy pasará a disposición judicial en el Juzgado de Guardia de los de plaza Castilla en Madrid y, con casi total seguridad, será enviado posteriormente al de Algeciras, donde tiene las distintas causas pendientes.

Según las fuentes consultadas por este diario, Jenaro Jiménez viene con un aspecto físico bastante desmejorado y entre sus temores está saber la reacción que tendrá entre sus más allegados su desaparición, que han tenido que soportar más de un año de incertidumbre y dolor. No obstante, personas que le conocen aseguran que viene dispuesto a hacer frente a lo que haga falta, incluido las deudas que dejó pendientes.

En la tarde de ayer la esposa de Jenaro Jiménez, "harta de preguntas" según algunos de los presentes, no se encontraba en la tienda que regenta en las cercanías de la iglesia de San José, aunque sí su madre, que no quiso hacer declaraciones sobre la vuelta del empresario.Tampoco nadie de su familia paterna que, según ha podido saber este periódico, se llevó una gran sorpresa cuando se supo que su hijo se encontraba vivo. De hecho, en unas declaraciones realizadas en marzo pasado a este periódico, el padre de Jenaro calificaba de "mala uva" y carentes de "caridad" los rumores de que su hijo había desaparecido voluntariamente.

El abogado de la familia, Alfonso Jiménez, confirmó ayer a este periódico que la vuelta de su cliente fue voluntaria y expresó su confianza en que hoy por la mañana sea puesto en libertad y enviado a declarar al juzgado de Algeciras, puesto que el de Madrid "no es competente".

Alfonso Jiménez dijo desconocer la cuantía a la que asciende la denuncia por estafa que originó la orden de busca y captura de su cliente y que espera conocer más detalles en cuanto hable con su cliente a su regreso a Cádiz. Incluso especuló con la posibilidad de que se hubiera retirado aquella denuncia. El próximo capítulo de esta increíble historia empezará a escribirse hoy mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios