Seguridad

Un desastre de Comisaría

  • El sindicato Jupol denuncia la precariedad de la Policía Nacional que se ha agravado con la jubilación de agentes y la marcha de los que estaban en prácticas el 15 de junio

  • "Es una vergüenza que una ciudad como Cádiz, capital de una provincia, tenga a su Policía Nacional en unas condiciones tan pésimas", dice su secretario provincial

Entrada de la vieja Comisaría Provincial de la avenida de Andalucía. Entrada de la vieja Comisaría Provincial de la avenida de Andalucía.

Entrada de la vieja Comisaría Provincial de la avenida de Andalucía. / Jesús Marín

El Sindicato Jupol ha denunciado este lunes la situación de la Comisaría Provincial de Cádiz, que consideran que "es cada vez más preocupante". Según Antonio Rojas, secretario provincial del sindicato, "el principal problema desde hace años, la falta de personal, se ha visto agudizado este año por la marcha de muchos policías, en algunos casos por jubilación de los mismos, en otros por petición de otros destinos. Esto, unido a la marcha también de los policías en prácticas el pasado 15 de junio, ha provocado un caos total en la organización de la plantilla, hasta el punto de que están viniendo a prestar servicio en Cádiz policías de otras comisarías como la de Jerez y El Puerto".

Jupol considera que estas otras comisarías, por apoyar a sus compañeros de la capital, están viendo mermadas también sus respectivas plantillas, "dejando en cada una de ellas dos indicativos Zeta, muy pocos para dos ciudades con la amplitud y la delincuencia que tienen ambas. Desvestir a un santo para vestir a otro". "Algunos policías que vienen de esas comisarías prestan servicio en la calle y otros en la Sala del 091", prosigue Rojas.

Asimismo, según Jupol, policías de Cádiz trabajan igualmente en la calle, en la Sala, en puestos fijos de Seguridad de edificios o en las conducciones de los detenidos. "Un desbarajuste organizativo que tiene a los componentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana en un constante malestar por tanto cambio de puestos para los que en muchas ocasiones les falta preparación". "La desmotivación es tal que algunos policías ya han pedido por ello cambio de destino a otras comisarías en los últimos años, y el que viene se espera que pase lo mismo, agravado incluso por los últimos acontecimientos", continúa.

Hay que destacar que la mayoría de los días, "y mientras que reciben apoyo de los compañeros de las localidades vecinas, los policías de los patrulleros se encuentran con un sólo vehículo, o en ocasiones ninguno, para toda la ciudad. Estamos hablando de una capital de provincia, con una población aumentada por el turismo ahora en verano. En ocasiones la comisaría se cierra por las noches para que el policía de Seguridad salga a patrullar y pueda así haber una dotación más en la calle".

También resulta sangrante para el sindicato policial que la Sala CIMMACC, el 091 de toda la vida y donde se reciben todas las llamadas de los ciudadanos con problemas, "lleve más dos años con una escasez de personal que provoca que aparte de que los policías que trabajan en ella estén saturados física y mentalmente, muchas de esas llamadas no puedan ser atendidas por no tener personal suficiente".

"Toda la comisaría en general está en esta situación", afirma Jupol. "Los grupos de investigación no pueden investigar lo que debieran porque no tienen gente, Extranjería sólo puede dedicarse a tramitar peticiones de asilo, el plan nacional de tiro no se puede cumplir, la UPR sólo libra un fin de semana al mes entre otras situaciones y problemas que les está tocando vivir... Un desatre de comisaría. Y todo ante la pasividad de la administración y de la Dirección General de la Policía, la cual tras las constantes peticiones de este Sindicato y de la Jefatura de la Comisaría Provincial para que se amplíe la plantilla, rechaza todas las propuestas y opciones que para ello se vienen haciendo desde hace mucho tiempo. Ni siquiera autorizan partidas presupuestarias para la realización de servicios extraordinarios".

Jupol incluso afirma que tampoco desde la Jefatura Superior de Andalucía Occidental "parece haber mucho interés por lo que sucede en la capital gaditana. Y todo eso sin añadir que después de cuatro años la comisaría aún sigue ubicada en el Pirulí, edificio que no cumple con las condiciones necesarias para albergar una comisaría, y que la vieja, la de la avenida de Andalucía, no tiene prevista de momento la finalización de sus obras, ni siquiera a medio plazo. De hecho se han paralizado las obras por diversas irregularidades que se están cometiendo en las mismas".

Antonio Rojas considera que "es una vergüenza que una ciudad como Cádiz, capital de una provincia, tenga a su Policía Nacional en unas condiciones tan pésimas. Ni comisarías locales de mucha menor entidad se encuentran en situación parecida. A ver el tiempo que aguantan los policías en estas circunstancias, ya que a muchos dicha situación les está pasando factura a nivel personal y profesional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios