Urbanismo en Cádiz

El derribo del barrio de Santa María: en el peor momento, en el peor lugar

  • Santa María "sobraba" cuando se inició la urbanización de extramuros debido a su imagen "antihigiénica"

  • La reforma tardó décadas en iniciarse

Una cocina comunitaria a principios de los años 90. Una cocina comunitaria a principios de los años 90.

Una cocina comunitaria a principios de los años 90. / Julio González

Cuando comenzó el derribo del frente de la Puerta de Tierra, al inicio de la II República, y la posterior urbanización y crecimiento de extramuros, el barrio de Santa María se encontraba en el peor sitio posible y en el peor momento.

Nacido como el arrabal de la ciudad medieval, barrio de pescadores y de gitanos, todos de clase humilde hacinados en edificios muchos insalubres, la expansión de la ciudad hacia el Cádiz moderno se encontrará a Santa María en medio del camino, como un muro que había que tirar como en 1906 comenzó el derribo de las murallas junto al muelle.

Antes de que José León de Carranza trasladase al general Franco la petición de ayuda para demoler buena parte de Santa María y la Merced, y dar continuidad a la avenida López Pinto, ya algunos habían puesto en duda la necesidad de mantener en pie un barrio con tanta historia pero, a la vez, con tanta pobreza.

Uno de los diseños para el nuevo barrio frente a la muralla. Uno de los diseños para el nuevo barrio frente a la muralla.

Uno de los diseños para el nuevo barrio frente a la muralla. / D.C.

En 1939, con el primer proyecto urbanístico para extramuros y en especial de la zona de los glacis, los promotores privados que iban a encargarse de esta operación, centrada inicialmente en Santa María del Mar y en Bahía Blanca, ya pusieron sobre el papel que el barrio no estaba en el lugar adecuado.

Así, se planteaba el uso exclusivo de la vecina playa de Santa María del Mar a los nuevos inquilinos de las viviendas que se iban a levantar en esta zona, evitando el paso a los residentes del viejo barrio "porque se sienten molestos con la gran promiscuidad y abandono de otros elementos menos cultos".

Unos años más tarde, tras el fracaso de esta privatización y la continuidad de Santa María, Carranza afirmaba en un discurso ante sus concejales: "Al romper las murallas y expansionarse nuestra ciudad hacia el exterior han quedado al descubierto dos barrios superpoblados que por su antigüedad y hacinamiento constituyen verdadera lacra, estando en el obligado punto de penetración para cuantos nos visiten y, siendo muchos los que del extranjero entran en nuestra Patria por Cádiz, queda en ellos como primera impresión del contacto esta visión de la antihigiene que forma mosaico entre dos barrios de clases pudientes en peor contraste del mal".

Como en otras cuestiones relacionadas con la vivienda, el Ayuntamiento de Carranza fracasó en su intento de que fuese el Estado el que pusiese los 50 millones de pesetas que costaba esta operación. Teniendo en cuenta que a final de 1952, meses antes de este discurso, la administración local apenas tenía en caja 239.102 pesetas, era una inversión imposible de acometer sin el patrocinio estatal.

Éste nunca llegó. En la correspondencia privada de Carranza, desvelada hace cinco años por este diario, el alcalde dejaba clara su mala relación con el Ministerio de la Vivienda y en especial con el director general: "No quiero ir al Ministerio para no toparme con el director", reconocía en una de estas misivas.

Lo cierto es que en uno de sus últimos discursos como alcalde, antes de su muerte en 1969, José León de Carranza reconocía algunos errores en la política urbanística de la ciudad, destacando la imposibilidad de haber saneado el barrio de Santa María, al haber sido imposible el traslado de las miles de familias afectadas. En todo caso, en su largo mandato tampoco el Ayuntamiento afrontó planes de mejora interior del barrio: ni exigió a los propietarios de las fincas su arreglo, ni renovó la red de saneamiento o el propio acerado de sus calles.

Un aseo en una finca de Santa María a principios de este siglo. Un aseo en una finca de Santa María a principios de este siglo.

Un aseo en una finca de Santa María a principios de este siglo. / Julio González

Unos años antes el obispo Antonio Añoveros había encargado un estudio a todas las parroquias gaditanas sobre el problema de la vivienda. Dos casos mencionados por el documento: "Número de familias, 40; 19 con una sola habitación, 19 con dos habitaciones y solo una con tres habitaciones. Hasta diez personas en una sola habitación. Número de servicios: tres aseos para toda la finca, estando el del piso bajo inutilizado. Número de habitaciones que no tienen más luz natural ni ventilación que la puerta de entrada: 18. Una madre enferma del pulmón y tiene que convivir con diez personas más en una habitación de 9,41 metros cuadrados, donde sólo hay dos camas y una puerta como ventilación".

Todo ello quedó reflejado en un extenso reportaje que Diario de Cádiz publicó en 1976, en sus grandes páginas tamaño sábana.

Los reporteros recorrieron calle por calle y casi finca por finca todo el barrio. "En un edificio viven 30 familias para las que sólo hay tres aseos y una cocina comunitaria. Otro inmueble está plagado de ratas..." Ese año aún hablaban del posible derribo del barrio.

A los problemas estructurales del barrio se le unió la llegada de la droga y la presencia de camellos. Cuando la situación ya era insostenible los vecinos decidieron salir a la calle, realizando guardias para evitar que se vendiera heroína. La presión vecinal fue esencial para eliminar este cáncer.

A la vez, la llegada de los ayuntamientos democráticos permitió el inicio de la recuperación del barrio. Primero mejorando las redes de abastecimiento y arreglando las calles destrozadas. El Plan Urban aportó las primeras inversiones en la recuperación de la trama urbana, aunque será el Plan de Rehabilitación del Casco Antiguo el que solucione, de una vez por todas, la mayor parte de los problemas de vivienda que Santa María venía sufriendo desde hacía décadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios