José Luis Blanco | Presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz

“Lo que no haré es dejar suelo libre para que se posen las gaviotas”

  • José Luis Blanco asegura que la integración entre el puerto y la ciudad es ya una realidad evidente

José Luis Blanco, durante su reciente participación en un desayuno informativo organizado por Grupo Joly. José Luis Blanco, durante su reciente participación en un desayuno informativo organizado por Grupo Joly.

José Luis Blanco, durante su reciente participación en un desayuno informativo organizado por Grupo Joly.

Comentarios 1

–¿Le han quitado de encima un peso con el anuncio del hotel en Puerto América?

–El peso me lo quitaré realmente de encima cuando empiece la obra. Faltan aún muchos papeles, autorizaciones. Ahora toca descatalogar el edificio y, por parte nuestra, conseguir la autorización del Consejo de Ministros, que ya estamos en ello.

–¿La inundación del túnel de la nueva terminal es otro peso que está loco por quitarse de encima?

–A ese respecto, la jueza tiene que nombrar ahora a un perito para que nos autorice a hacer la pantalla de pilote secante que cierre el agujero por el que entra el agua. Le recuerdo que el túnel está listo al 80%.

–¿Usted tiene claro de quién es la culpa?

–Eso lo dirá el juez. Nosotros lo tenemos claro pero será el juez quien dictamine.

–¿Y qué opina Concasa de todos estos obstáculos?

–Concasa tiene aún dos años y pico por delante de concesión en su actual ubicación. Si quisiera trasladarse ya mismo, tenemos acordada la posibilidad de un paso en superficie sobre suelo de Navantia. Concasa se puede ir cuando quiera para allá, otra cosa es que aún no les interese.

–Pero sea por lo que sea, no se van aún.

–No, aún no. Su preocupación fundamental ahora mismo es el dragado de la canal. Esa sí que es una necesidad urgente.

–¿Y hay dinero para eso?

–Ahora mismo está en evaluación de impacto ambiental Y sí hay dinero. Teníamos 60 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones y hemos usado sólo 30, así que hay un remanente para futuras actuaciones.

–¿El horizonte de sus sueños portuarios está en 2020?

–Yo le diría que mejor, 2021. Son obras de gran complejidad y sobre todo me preocupa la compleja tramitación administrativa del dragado en su aspecto medio ambiental. Son cuestiones que suelen tardar.

–¿No le da la sensación de que siempre llegamos tarde a todo?

–¿Tarde? Siempre he reconocido que Cádiz va con cierto retraso en la adecuación de sus infraestructuras, pero, ¿tarde para qué?

–¿Y habrá que esperar a 2021 para conseguir que el puerto de Cádiz sea realmente interesante?

–Habrá que esperar en el tema de los tráficos de contenedores. Tenemos muy buena posición en pesca, muy buena posición en cruceros, ahí somos líderes. Estamos en la mitad de la tabla con los graneles, pero en contenedores sí estamos más atrás de lo deseado. Ahí se encuentra una de nuestras debilidades actuales y más tras la reducción de escalas por parte de MSC.

–¿Qué pasó realmente con Balearia? ¿Aquí se hizo todo lo posible por captar esa ruta con Canarias?

–Nosotros le hemos ofrecido prácticamente todo lo que nos han pedido. Lo único que no hemos podido ofrecer es lo que se le ha podido ofrecérsele de manera extraportuaria.

–¿Nos habla por un casual de una aportación de bastante dinero por parte de la Diputación de Huelva?

–A mí lo que me han manifestado desde dentro es que ha habido una apuesta institucional muy importante, pero sin aclarar en qué se ha traducido realmente esa apuesta institucional.

–¿Y puede que en Cádiz haya fallado esa apuesta institucional?

–Lo que le puedo decir es que en Huelva sí la ha habido.

–¿Denuncia que ha podido haber subvenciones encubiertas?

–Se trata de algo tan sencillo como respetar la libre competencia, que no es otra cosa que un mismo servicio tenga un mismo precio, cuando además es un servicio público. No se pueden permitir subvenciones encubiertas que puedan alterar la competencia. Si la UE apreciara que se altera la competencia mediante subvenciones encubiertas estaríamos delante de un problema.

–¿Y qué hacer con el tapón de los suelos de Delphi?

–Los procesos concursales son demasiado lentos y farragosos. ¿Qué sentido tiene que una administración pública compita contra una empresa que quiera instalarse? Si hay un privado, instálese. Lo que no es lógico es que los administradores concursales sigan mareando la perdiz.

–¿No se ha llegado a creer lo de esa oferta de un privado?

–No es cuestión de creer o no creer. ¿Existe? Pues que se materialice y se resuelva.

–Un gimnasio con éxito y un futuro hotel en suelo portuario ¿Ha empezado ya la integración puerto-ciudad?

–Hay quien sigue pensando que de pronto surgirán los 350.000 metros cuadrados, como si fuera un cuento de esos que se abren y se levanta un paisaje. Esto es un proceso que ha empezado con el gimnasio, que sigue con el hotel... Ya estamos inmersos en ese proceso. De hecho ya hay buena parte del muelle que ha dejado ya de ser recinto fiscal, así que ya estamos en eso de la integración.

–¿Y hay aún quien teme que todo este proceso quite suelo productivo al puerto de Cádiz?

–No quiero que olviden que tenemos un potencial de 60 hectáreas de suelo portuario con la nueva terminal una vez que se acabe con su segunda fase. Ahora mismo hay 22 hectáreas nuevas de suelo portuario. Está también pendiente el traslado del muelle pesquero que también dejará ociosos más metros. Yo estoy dispuesto a cambiar lo que haya que cambiar si se presentan proyectos. Lo que no voy a hacer es dejar suelo libre para que se posen las gaviotas.

–¿Cádiz ha tocado techo con las escalas de cruceros?

–Creo que Cádiz, a medida de que se va conociendo va gustando más. El producto Cádiz es realmente difícil de igualar. Cádiz como destino está dando un salto importante en los últimos años y lo que nos espera es más y más y mejor. Le adelanto que ya hay serias apuestas con Cádiz a este respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios