Coronavirus en Cádiz Menú a domicilio en el confinamiento de los mayores

  • La Junta lleva el almuerzo a las personas que antes acudían a los Centros de Participación Activa a comer

  • La empresa Restauración y Catering Hermanos González reparte más de 1.300 menús a la semana en la provincia de Cádiz

  • Uno de los repartidores relata la satisfacción que se encuentra cada día a la hora de hacer su función

Dolores González del Río recibe los menús por parte del repartidor de la empresa Hermanos González. Dolores González del Río recibe los menús por parte del repartidor de la empresa Hermanos González.

Dolores González del Río recibe los menús por parte del repartidor de la empresa Hermanos González. / Lourdes de Vicente

"Las croquetas están riquísimas". Después del buenos días, Dolores González del Río le deja un mensaje claro a Emilio Rubén García Rodríguez, trabajador de la empresa Restauración y Catering Hermanos González, cuando le abre la puerta de su domicilio en la calle Zaragoza. Hoy no vienen croquetas pero en las bolsas que le entrega el repartidor hay dos menús para este jueves y el viernes. El primero consta de ensaladilla rusa, pollo asado y manzana y para otro un guiso de habas y lomo adobado en salsa casera y kiwi, además de pan.

Dolores González se preocupó mucho cuando supo que cerraban los Centros de Participación Activa para mayores como medida para luchar contra el coronavirus. En su caso, su vivienda está justo al lado del lugar al que cada día acudía a recoger el almuerzo y que se llevaba a su casa. Antes iba al de la calle de la Rosa a comer allí pero desde que se dejaron de dar comidas, iba al que estaba en la calle Zaragoza.

Ella es una de las 266 personas que en la provincia de Cádiz son titulares de la Tarjeta Andalucía Junta sesentaycinco que almorzaban en los citados Centros de Participación Activa. Ante el cierre que se produjo de la noche a la mañana, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta tuvo que activar un contrato de urgencia para que una empresa de catering, en este caso de la de Hermanos González en Andalucía Occidental, hiciese llegar a estas personas usuarias los menús sin coste alguno, a pesar de que en los centros pagaban el 50% de la comida.

Luisa Lado posa en la puerta de su casa tras recibir el menú. Luisa Lado posa en la puerta de su casa tras recibir el menú.

Luisa Lado posa en la puerta de su casa tras recibir el menú. / Lourdes de Vicente

Dolores le dice al repartidor que, debido a un cáncer de colon que tuvo en su día, no puede comer ni habichuelas ni garbanzos, ya que la empresa tiene en cuenta a la hora de elaborar y servir los menús las diversas intolerancias que pueden tener sus usuarios. Con una sonrisa en su cara, recuerda de nuevo lo de las croquetas y afirma que la cantidad de comida que le llega es muy buena.

Cuenta que su madre falleció con 109 años y que vive con su hijo, con el que se trasladó desde los Callejones porque vivían en un piso muy alto y en el de la calle Zaragoza no tiene que subir tantas escaleras, pero la estrechez de estas llaman la atención.

La usuaria Dolores González del Río dice nada más abrir la puerta que las croquetas que hacen están buenísimas

Emilio Rubén García estaba en el paro hace unas semanas cuando fue contratado para hacer este servicio. Deja una frase lapidaria sobre la experiencia que le está reportando este empleo: "No es sólo trabajar por cobrar sino lo gratificante que está siendo hacer esta labor". Esta persona va con una camioneta y de la misma extrae una bandeja de corcho que tiene un papel pegado que pone "mis principitos". Dentro de la misma están las bolsas que los mayores van recogiendo.

Emilio Rubén lleva su mascarilla, también una pantalla protectora para el rostro y los guantes. A él le toca hacer el reparto en Cádiz, Puerto Real y Jerez y, concretamente, en la capital gaditana tiene que entregar diez menús. En el reparto diario se encuentra de todo. desde aquellos mayores que tienen un gran temor a un posible contagio y que piden que se les deje los menús en el pomo de la puerta, a aquellos otros que aprovechan para charlar un poco con él.

Cuenta que hubo algo que le emocionó cuando en un domicilio le dejaron un billete de cinco euros enrollado con un cartelito que le decía que eso era para que se tomara una cerveza: "Día tras día ves que te lo agradecen".

Es el caso también de Luisa Lado Quintana, que recibe sus menús en su domicilio de la calle Virgili. En ese momento se encuentra acompañada de su hijo, que como cada día la visita para llevarle los mandados. Tiene 85 años y también acudía a comer al centro de mayores de la calle Zaragoza. Echa mucho de menos a toda la gente del hogar y asegura que desde que empezó el período de confinamiento no ha salido a la calle. Este reparto le ayuda también a que no tenga que salir para nada relacionado con el almuerzo. Encima, dice que la comida que le envían desde la empresa Restauración y Catering Hermanos González "está muy buena".

El repartidor Emilio Rubén García Rodríguez cuenta que hay algunos usuarios que aprovechan para charlar y otros que intentan dejarle propina

Para este empresa ha supuesto un reto importante la puesta en marcha de este servicio. El viernes se lo encargó la Junta de Andalucía, un día antes de que se decretara el estado de alarma, y el lunes estaban ya haciendo los primeros repartos.

Concepción González es la administradora de Organización y Servicios de esta empresa sevillana, que tiene también sede en Huelva, y califica como "un verdadero orgullo" formar parte de este proyecto y es una gran satisfacción para nosotros el poder contribuir con este servicio a la sociedad".

En este sentido, afirma que los menús que aportan cada día a estos mayores "suponen una grata experiencia, sobre todo por el cariño recibido por cada una de las personas que lo reciben". Así, afirma que en ocasiones "te reciben con lágrimas en los ojos, emoción que transmiten a los propios repartidores y que, desde mi punto de vista es lo que les hace realizar esta prestación del mismo sabedores de la peligrosidad que conlleva".

Una empleada de Hermanos González hace el empaquetado de los menús en la empresa. Una empleada de Hermanos González hace el empaquetado de los menús en la empresa.

Una empleada de Hermanos González hace el empaquetado de los menús en la empresa. / HG

Tal y como señala la Junta de Andalucía, durante la semana se prestan unos 1.300 menús en la provincia gaditana repartidos entre Cádiz, Algeciras, Los Barrios, Chiclana, Chipiona, Jerez, La Línea, Ubrique, Tarifa, Sanlúcar, San Roque, San Fernando, Rota, Puerto Real y El Puerto.

Para poner en marcha este servicio, la empresa tuvo un fin de semana frenético para ponerlo todo en marcha y adaptarse a las condiciones del servicio, algo que cumplieron a la perfección. Al principio el reparto se hacía tres veces a las semana, pero evitar riesgo, se decidió de forma consensuada con la Consejería de Igualdad, que se hiciera los martes y los jueves "minimizando con ello el tiempo de exposición de nuestros repartidores y de los propios usuarios", según Concepción González.

Concepción González, administradora de la empresa que hace el servicio, afirma que "es una grata experiencia por el cariño recibido por cada una de las personas a las que les llevamos los menús"

Para la preparación de los menús se cumplen con todas las medidas sanitarias que exige la normativa en todo el proceso de la cadena, desde la cocina al propio reparto.

Esta empresa también está prestando actualmente el suministro y reparto de menú y pack PRAI consistente en el a entrega de la merienda y del desayuno del día siguiente para el alumnado beneficiario de esta prestación, así como el servicio de manutención del personal que presta sus servicios en turnos de atención continuada de urgencias en diversos centros sanitarios de atención primaria  de las provincias de Sevilla y Huelva.

Dolores González o Luisa Lado seguirán esperando dos veces por semana que les llegue el menú al igual que las 266 personas que forman parte de este programa para facilitarles el confinamiento que viven siendo una de las poblaciones que está más en riesgo ante el coronavirus. Dolores recibirá con ilusión, como siempre, el menú con la esperanza de que vengan croquetas. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios