DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus en Cádiz Preparados, listos, ya

  • Los deportistas se preparan para volver a la actividad al aire libre

  • Emilio Rodríguez Santigosa, Ricardo Jiménez Ruiz y Nacho Martínez Cons, cada uno en su deporte, coinciden en las ganas que tienen por volver a ejercitarse

Emilio Rodríguez Santigosa prepara su bicicleta para la salida de este sábado. Emilio Rodríguez Santigosa prepara su bicicleta para la salida de este sábado.

Emilio Rodríguez Santigosa prepara su bicicleta para la salida de este sábado. / Julio González

Emilio Rodríguez Santigosa trata con mimo su máquina, la que impulsa con sus piernas. Con la mascarilla puesta le aplica cera, le mete el líquido tubeless a las ruedas, aceite y carga el GPS. Todo esto lo hace en un garaje de su propiedad en el barrio de La Laguna con su mascarilla puesta y una especie de maillot de la Legión que en la espalda pone el lema “espíritu de disciplina”.

En la pared hay medallas alineadas que son muescas de kilómetros y kilómetros en competiciones de ultrafondo. Los 101 kilómetros de la Legión en Ronda, otra en la Selva Negra de Alemania, dos de Guzmán el Bueno de Córdoba, otras de Huelva y así muchas más realizadas con los miembros de su equipo ‘Los últimos susmurais’.

Para una persona que como mínimo se pega en cada salida en bici 40 kilómetros, las normas del Gobierno se le quedan cortas. Sólo puede ir hasta el río Arillo y volver “y con eso no me da tiempo ni a calentar las piernas. Espero que esta semana abran la mano un poco para los que estamos federados. Esta norma se ha hecho pensando más en los corredores que en los ciclistas”. Si vives en Cádiz sólo puedes llegar hasta el límite del término municipal con San Fernando si tienes bici de montaña, o hasta Torregorda si es de carretera. Si vives al otro lado del Puente Carranza, en Puerto Real, tienes un circuito de unos 90 kilómetros para ejercitarte en bicicleta: “Los compañeros incluso me vacilan por el whatssap”, cuenta mientras sonríe.

A su juicio, la norma “se tendría que haber adaptado a las peculiaridades de cada sitio”.

Hoy entra en vigor el permiso para poder empezar a hacer deporte al aire libre. Habrá horas y una serie de normas y precauciones, sobre todo en lo que se refiere a las distancias. De este modo, se abrirá todos los días la veda de seis a diez de la mañana y de ocho de la tarde a once de la noche.

Emilio Rodríguez Santigosa hace en torno a 6.000 o 7.000 kilómetros al año y entrena entre cuatro y cinco veces por semana. El confinamiento lo ha llevado como ha podido y ha echado mano del rodillo, con el que ha hecho unos 500 kilómetros durante el más de mes y medio que llevamos con el estado de alarma: “A pesar de ello he engordado tres kilos”.

Otro de los problemas que ve para la bicicleta es que los horarios son muy justos para ellos, sobre todo en el de la tarde, “donde la noche se echa encima rápidamente y puede haber un mayor riesgo de accidentes”.

Ricardo Jiménez pertenece al Club Deportivo Cádiz Costa de la Luz y también está federado. Es triatleta y para este sábado tiene previsto salir en bicicleta de carretera, para lo que ha programado un entrenamiento de unos 60 kilómetros, ya que vive en el Río San Pedro y, por lo tanto, tiene un mayor radio de acción que Rodríguez Santigosa. El domingo cambiará y saldrá a correr.

Jiménez Ruiz ha mantenido una rutina de entrenamiento durante el confinamiento con sesiones de rodillo para la bicicleta, unas tablas de fuerza y otras aeróbicas: “Creo que ahora estoy incluso más fuerte que cuando comenzó el estado de alarma”.

Para alguien habituado a entrenar y competir, aunque sea de una manera aficionada, el que se hayan suspendido todas las competiciones a corto y medio plazo “hace que sea menos motivante el entrenamiento pero habrá que buscarla en el día a día. La competición te marca el norte del sitio al que se quiere llegar y ahora eso no está pero habrá que seguir entrenado y tratar de no perder la forma demasiado”. De hecho, ahora mismo estarían en el punto álgido de forma ya que es la temporada fuerte de triatlones con el objetivo de la Copa del Rey por equipos en el horizonte.

Ahora tocará salir a la carretera y sabe que si antes se podía unir a un grupo de corredores o rodar con amigos, ahora no puede hacerlo y que tendrá que mantener una distancia de seguridad de 20 metros si encuentra a otra ciclista en la ruta que haga”.

Nacho Martínez Cons repasa su tabla de surf. Nacho Martínez Cons repasa su tabla de surf.

Nacho Martínez Cons repasa su tabla de surf. / Julio González

Nacho Martínez Cons tiene este domingo una guardia de 24 horas en la UVI móvil como enfermero pero antes de comenzar su jornada de trabajo se va a levantar a las seis de la mañana para meterse en el agua de Santa María del Mar a coger olas con su tabla de surf “aunque sea sólo tres cuartos de hora”. Cuenta con humor que “hoy va a haber tanta gente dentro del agua que se van a poder pisar cabezas hasta llegar a Ceuta”.

Con gracia dice que lo único que ha hecho en este mes y medio es salpicar con el agua de la ducha y hacer posturas de surf en la bañera. En serio comenta que uno de los grandes descubrimientos que ha tenido es el yoga, “que me ayuda también para ganar equilibrio”, algo que es indispensable a la hora de llevar a cabo su práctica deportiva.

Los grandes meses del surf en la capital gaditana van de octubre a febrero pero, sin embargo, “durante todo este tiempo que no hemos podido meternos en el agua, ha habido muy buenos días” y para esta próxima semana, Nacho Martínez Cons asegura que las previsiones apuntan que el miércoles y el jueves pueden ser dos buenos días para coger olas, dos jornadas que califica “de California puro”. Señala que después de tantos días “éste es el mejor regalo que podía recibir en este estado de alarma, volver al agua”.

Lo único negativo sobre la normativa “es que los menores de 14 años no pueden hacerlo”. No obstante, cree que las distancias de seguridad se van a poder mantener sin problemas en el agua, “porque es algo que siempre hacemos. De hecho entre unos y otros siempre suele haber dos metros como mínimo y se establecen también unas prioridades”.

Mateo, al contrario que las otras tres personas que salen en este reportaje, no ha hecho absolutamente nada de ejercicio durante el confinamiento. Se siente oxidado, con dolores de espalda y sabe que ha cogido peso. Lo suyo es correr y de manera esporádica hacer competiciones sin demasiadas presiones como media maratones, para las que se prepara a conciencia. La ausencia de objetivos le ha hecho abandonarse un poco.

Sin embargo, relata que está deseando de que amanezca este sábado para volver a calzarse las zapatillas y sentir la libertad de correr al aire libre, aunque sabe de sobra que va a sufrir más de la cuenta.

Quiere salir por la mañana porque teme que en el horario de tarde pueda haber más personas, “ya que hay mucha gente que ha relajado un poco los horarios de sueño y por la mañana implica un mayor sacrificio”.

Una de sus preocupaciones ha sido la de buscar si había que llevar mascarilla o no para correr “pero ya he visto que no es estrictamente obligatorio. Aumentaré las distancias pero si llego a tenerme que poner una mascarilla creo que no saldría porque no la soportaría”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios