Los efectos del coronavirus en Cádiz Las calles Columela y Compañía también entran en crisis tras años intocables

  • Las dos vías, motores en el centro comercial de Cádiz, comienzan a acumular locales vacíos 

  • El elevado precio de los alquileres no ayuda a plantear una rápida recuperación

El escaparate, ya sin nada que mostrar, de Massimo Dutti en Columela. El escaparate, ya sin nada que mostrar, de Massimo Dutti en Columela.

El escaparate, ya sin nada que mostrar, de Massimo Dutti en Columela. / Lourdes de Vicente

Eutimio es uno de los pocos clásicos del comercio textil que quedan abiertos en Cádiz. Por eso cuando veo en sus escaparates grandes carteles de “liquidación” se encienden todas las alertas ante el temor de la caída de la firma gaditana.

Entro en el local. Afortunadamente, falsa alarma. "Liquidación por desesperación, pero seguimos", me aclaran. Han bajado los precios al máximo. La crisis, el respeto a salir a la calle por los contagios y las restricciones en los horarios de los comercios, que se podrían incrementar en unos días si Cádiz supera los 1.000 afectados en su tasa de incidencia, que puede ocurrir en apenas unos días, ha llevado a la propiedad a poner los precios del almacén casi a saldo. Pura supervivencia.

Eutimio está en Columela. Esta vía lleva ya muchos año encabezando el cartel como el kilómetro cero del comercio en Cádiz, la más deseada por franquicias, cadenas nacionales o internacionales, para abrir tienda en la ciudad.

La profunda crisis de Ancha, la otrora calle comercial de referencia de la capital, situó a Columela en este puesto de liderazgo que provocó, como efecto secundario, que los precios de los alquileres o del metro cuadrado de venta de los locales se disparasen. Todo cuando había más demanda que oferta.

Columela ha aguantado las numerosas crisis que el comercio gaditano ha ido encadenando en los últimos años. Quedaban locales vacíos en Ancha, en San Francisco, en José del Toro... menos en Columela. Hubo incluso una multinacional de la moda que sólo quería abrir en Columela.

Sin embargo, la crisis económica que ha acompañado a la pandemia de coronavirus ha superado en potencia a todas las anteriores. Si antes el comercio tradicional daba paso a las firmas nacionales e internacional de forma inmediata, el Covid-19 está creando en Columela unos vacíos que hace un año hubiera sido inimaginable.

Ayer se contaba una decena de comercios cerrados. Diez locales vacíos allí donde hasta hace poco se rifaban por encontrar un hueco. Y locales algunos con las dimensiones de los dejados por Zara, Massimo Dutti y Breskha (si unimos a Palillero en esta vía comercial), que agiganta aún más la soledad que supone el cierre de las tiendas, con sus escaparates vacíos.

A ellos se les une el "cierre temporal" de la tienda de souvenir ‘Columela’ y el de la cafetería de Don Pan, que también optó por tomarse un descanso pendiente de la mejora de la situación sanitaria. O la reciente clausura de La Tapería, un claro ejemplo de que el éxito de un local, en este caso dedicado a la hostelería, no es suficiente para aguantar la dureza de esta crisis.

La relativamente reciente apertura de General Óptica en la esquina de Columela y Palillero, y de Cork O´clock en lugar de Sabores de España, son dos excepciones que, en todo caso, dejan abierta una fugaz esperanza a nte una futura, que no cercana, recuperación de esta vía tan esencial para nuestro comercio.

La gran duda será si futuros empresarios, de Cádiz o del exterior, podrán o querrán afrontar el elevado coste de los alquileres que siguen manteniendo buena parte de estos locales. No será la primera vez que la negativa a rebajar el precio del arrendamiento provoque que una superficie acabe sin uso durante años. Algunos de estas superficies fueron adquiridas hace años por inversores ajenos a la ciudad.

Si no basta la actual situación en la que está inmersa la calle Columela para explicar la dureza de la crisis que está soportando el comercio gaditano, apenas hay que recorrer unos metros para llegar a la calle Compañía.

Esta vía también ha mantenido el completo en su oferta comercial durante años, tal vez con una variedad mayor que la de Columela al estar en parte dirigida al turismo que visita, o visitaba, la ciudad como paso a la zona comercial e histórica.

Compañía tiene actualmente cerrados media docena de locales, aunque bien es cierto que algunos ya lo estaban antes de la pandemia, que tampoco ha ayudado para su retorno al mercado.

Además de la oferta más alejada del sector textil, Compañía se diferencia de Columela en que los locales son más pequeños lo que, a priori, debería de favorecer una salida más rápida al mercado cuando la crisis comience a remitir. En el caso de los locales del antiguo Horno Compañía en su momento se planteó la construcción de un pequeño hotel.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios