Cádiz

Nosotros también somos el centro

  • En el caso histórico de Cádiz subsisten un montón de establecimientos que, pese a ser céntricos, no cuentan con el privilegio y la atención de los ubicados en la llamada Milla de Oro

La calle Valverde, una de las vías del centro no peatonalizadas.

La calle Valverde, una de las vías del centro no peatonalizadas. / Lourdes de Vicente

En un casco histórico tan definido como el de Cádiz, no es lo mismo tener una tienda en la Milla de Oro que en calles aledañas, por más que estas disten escasos metros de las principales. No es una ley escrita, pero se conoce de memoria la ruta comercial de San Juan de Dios, Pelota, Catedral, Compañía, plaza de las Flores y Columela, con desviación al Palillero y Ancha o hacia San Francisco. Por allí transitan habitualmente los grupos de turistas, pero muy cerca, en calles paralelas, subsisten un montón de establecimientos que, a pesar de ser céntricos, no cuentan con el privilegio y la atención que merecen. Hablamos con dueños y empleados de cinco de estos comercios.

“La sensación es de no estar en una calle principal, pese a que Columela está a 100 metros”, dice Iván Cano, de la tienda de camisetas Calvichi's, en la calle Rosario. Destaca que una de las diferencias más grandes con la ruta principal “es el precio de los alquileres. Lo comprobamos cuando cambiamos de José del Toro a Rosario. En la calle Compañía nos pedían dos y tres veces más que aquí”.

Señala Cano que por Rosario “pasa mucha gente. Con actitud de comprar, no tanta. Cruceristas, pocos. Suelen ir en grupos. Aquí llega más el viajero que callejea”. Eso sí, no ve diferencia de limpieza con las calles principales.

En la misma calle se encuentra la tienda de lencería Azahar. Luisa González, su propietaria, discrepa. “En las calles peatonales se nota más mantenimiento. El turismo se conduce por esas calles”, indica. Añade que “es curioso porque estamos entre Columela y San Francisco, a escasos metros, pero no es lo mismo. Gracias a Dios en estos 21 años desde que abrí pude hacerme una clientela fiel, pero cuesta acceder a un público nuevo”.

Para Luisa González “un problema importante es el aparcamiento. Y si peatonalizan la plaza de España, será peor. Alguna alternativa tendrán que poner para las personas que vienen al centro a comprar”. Y lamenta que “buenas clientas de fuera se han tenido que ir después de dar vueltas una hora con el coche. Así se pierde clientela porque se lo piensan otra vez antes de venir. Eso hace mucho daño al pequeño comercio”.

Jose Moreno gestiona la tienda La cápsula. Ropa, discos y libros en la calle José del Toro. Estuvo antes en Columela trabajando con Pampling y luego en San Pedro esquina a Valverde regentando El indiegena. “Yo prefiero este sitio aunque estemos a 20 metros de Columela. Viene una clientela más determinada, con más paciencia y tiempo. Por lo demás, no percibo diferencias con las calles principales”, declara. Dice gustarle la calle. “Tiene lo bueno del centro y además es peatonal. Está bien conectada”, expone.

También en José del Toro, Enrique Rodríguez, de Instrumentos Enrique, apunta, merced a su veteranía, que “el trasiego de la gente en Cádiz es así, de toda la vida. Los que vienen de extramuros se bajan en plaza de España y entran por Corneta Soto Guerrero para Columela, por lo que no pasan por calles secundarias. Todavía hay quienes se sorprenden de que aquí haya una tienda de instrumentos ¡y llevamos más de 50 años!”.

Confiesa que vendería más “en un sitio más céntrico, pero como negocio definido y singular nos vamos defendiendo”. Y aprovecha para reseñar que “hemos notado que al no estar Zara, ya mucha gente no baja al casco antiguo. Y eso nos perjudica”.

Calles céntricas, aunque sin la fama y la atención de otras. Por ejemplo, Valverde. Allí Paola, dependienta de Babia, una tienda de ropa y complementos, destaca que “estamos en una calle bien conectada, pero le falta vida. Aquí parece que no va a llegar el alumbrado de Navidad, sólo a la mitad de la calle. Esta parte del centro no se promociona bien, aunque vienen personas buscando este tipo de tiendas con atención directa. Los cruceristas en grupo no llegan, pero a los que llegan por libre les gusta este tipo de tiendas que son diferentes”. A esta calle “no le ayuda que no sea peatonal y es una locura el paso de camiones”, añade señalando la esquina con Beato Diego, maltrecha por el roce de camiones que pasan a lo justo.

A la vuelta de la esquina, en la calle San Pedro, se encuentra la tienda de ropa Nena Melena. Concha, su dependienta, en sintonía con Paola de Babia, afirma que “es un problema que la calle no sea peatonal y menos mal que somos unas cuantas tiendas agrupadas”. San Pedro “no es sitio de paso. O vienen para conocer la tienda o se la encuentran de casualidad”. Concluye dejando un deseo ya expuesto por Cádiz Centro Comercial Abierto: “Habría que hacer algo para que los cruceristas visitaran otras calles del centro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios