Cádiz

La cesta de la compra en Cádiz, de las más baratas

  • En 2008 se encontraba entre las diez más caras de España Sólo en Sanidad y en Hostelería se halla por encima del IPC medio nacional

Los precios en Cádiz en la última década han subido por debajo del comportamiento de los precios en el resto de España, al punto de que en 2008 la provincia se encontraba en el recuento provincializado del IPC medio punto por encima de la media nacional y ahora está al go menos de medio punto por debajo, según los últimos datos publicado por el Instituto Nacional de Estadística.

Una de las causas se encuentra en la cesta de la compra, la alimentación -sin contar bebidas alcohólicas-. El IPC se calcula con el precio de 500 productos, siempre los mismos, en 177 localidades, que están divididos en doce 'familias' a las que se les otorgan parametros abstractos que orientan sobre las diferencias en el coste de la vida en los diferentes lugares de España.

La alimentación es la que cuenta con más productos y aquí la provincia, según el último índice, se encuentra en el puesto 35 con un índice de 107,6, frente al 108,3 del resto del país, cuando en 2008 era de 101,4, más de un punto por encima de la media nacional. Ese dato suponía que, según el INE, la cesta de la compra de la provincia era una de las diez más caras de España. En estos años, los de la durísima crisis, los precios de la cesta de la compra han subido en España ocho puntos, mientras que en la provincia sólo lo hicieron en seis puntos. No es mucho, en los años de la implantación del euro y de la bonanza artificial de la burbuja, es decir, entre 2002 y 2008, la cesta de la compra subió nada menos que 22 puntos.

No en todas las 'familias' de precios la provincia figura como más barata de la media nacional. Hay dos apartados en los que está por encima, Medicina y Hostelería. En el caso de la Hostelería de la provincia se da el caso de que, pese a las tendencias deflacionistas de los años que siguieron al crack, fue el único sector que nunca redujo precios. De este modo, en estos ocho años los precios medios de los bares y restaurantes de la provincia se ha visto incrementado cinco puntos, frente a los siete puntos que ha aumentado de media en toda España, por lo que se ha acortado la diferencia y ahora la provincia sólo es más cara que la media nacional en algo más de una décima, cuando en 2008 lo era en cinco décimas. Aún así, con 104,8 de último índice el pasado agosto, la hostelería gaditana no está ni de lejos entre las más caras de España. Baleares con 109,7 y Girona con 107,8 ostentan ese puesto, con varios puntos por encima de lo que marca el sector turístico de la provincia, si bien la vecina Málaga, con mucho más potencial en el sector, tiene los precios un punto más baratos.

Los precios en la hostelería de la provincia tuvieron un incremento continuado desde 2002 hasta 2012. En esa década se incrementaron 30 puntos, pero el gran año en el que se dispararon fue en 2012. En un solo año subieron diez puntos, que es menos, de lo que se han incrementado en los últimos cuatro años (ocho puntos). Curiosamente, el çíndice que daba en esas mismas fehcas los índices en Málaga, ofrecía una caída de precios de un punto.

El otro sector en el que la provincia destaca por ser más cara que la media nacional, la sanitaria, la variación tampoco es muy significativa, algo menos de un punto, cuando hace ocho años se movía cerca de los dos puntos. La diferencia en este sector, que a veces es muy notable entre provincias, tiene precios marcados por la Administración en los medicamentos con receta y se permite que los farmacéuticos muevan hasta un 10% los precios de los medicamentos sin receta. Es la parafarmacia, con los precios libres, la que marca ese diferencial que, a veces es notable. Por ejemplo, entre Alicante (103) y Cádiz (111) la diferencia en estos productos es superior a los ocho puntos.

En este estudio del Instituto Nacional de Estadística es obligado mirar a la vivienda, por ser el sector que ha condicionado todas las 'fiebres' estadísticas. La curva del ladrillo es diferente a todas las demás en los gráficos. Si casi todas las familias muestran una escalera ascendente que se interrumpe en el verano de 2008 para emprender una recuperación al alza más suave a partir de 2011 o 2012, dependiendo de los sectores, en la vivienda vemos una empinada empinada cuesta que tiene su mayor crecimiento en el año 2002 y luego se eleva desde un baremo ya alto hasta encontrar su cúspide en 2008 y, a partir de ahí, sufre una abrupta caída en 2009 y un paulatino descenso que se desploma, precisamente en el último año. Según el IPC, que es un observador menos preciso que otros indicadores sectoriales del precio de la vivienda, en la provincia nos encontramos en septiembre de 2016 en el mismo punto del precio de los pisos que en los últimos días del año 2002. Ahora mismo la provincia está unas décimas por debajo de la medias nacional en este sector donde este medidor no observa recuperación alguna, más bien todo lo contrario.

Los precios, en general, han subido en la provincia y en toda España, como debe ser lógico y saludable, pero hay dos sectores en los que no han caído, se han esplomado. Se trata de Cultura y Comunicaciones. En Comunicaciones, y aquí se habla básicamente de móviles y ordenadores, los precios se han popularizado para entrar en el capítulo de electrodomésticos indispensables. 26 punto ha caído el preciod e la tecnología en los últimos quince años, pero fue entre 2012 y 2014 cuando la caída fue más acusada. Ha remontado en el último año. Se inició la serie tecnológica en 2015 en el índice 115, uno de los más altos de los estudios y ahora está en 88, uno de los más bajos. En los productos culturales tradicionales el desplome, empujado por la piratería, es brutal. Ocho puntos cayó entre 2008 y 2015, si bien en el último índice se observa una recuperación, pero lo cierto es que la Cultura, por falta de demanda quizá, es una de las más baratas de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios