Carnaval

Adiós al mural de 'La gaditaníssima'

  • Tres meses después de la aparición del polémico grafiti, se cumple el compromiso de borrar la obra de la tapia de la calle Santa Rosalía

Dos obreros restauran el muro donde estaba pintado el mural de 'La gaditaníssima'. Dos obreros restauran el muro donde estaba pintado el mural de 'La gaditaníssima'.

Dos obreros restauran el muro donde estaba pintado el mural de 'La gaditaníssima'. / T. G.

Dos obreros se afanan en pintar estos días la tapia de la calle Santa Rosalía aunque todavía hay curiosos que desenfundan el móvil para captar los últimos trazos de un polémico mural. De la obra artística con la que hace tres meses la comparsa de Juan Carlos Aragón anunciaba su nombre para el COAC 2019 apenas quedan ya tres letras de su rótulo y la mano que se aferra al micrófono, sin rastro ya de la alegoría principal con la que se materializa la idea, el rostro de una mujer con antifaz y cabello revuelto por el viento. El mural de 'La gaditaníssima' se está despidiendo. 

'La gaditaníssima' dice adiós en cumplimiento del acuerdo para su realización que, sin embargo, provocó la alarma de algunas voces de la ciudad relacionadas con la conservación del patrimonio. De esta forma, hay que recordar que la aparición de este hecho artístico-publicitario durante el pasado verano molestó a algunos ciudadanos que calificaron a este mural como atentado contra el patrimonio de la ciudad, puesto que defendían que la tapia del jardín botánico o trasera del Colegio Mayor (como se conoce a este muro de Santa Rosalía) está datado en el siglo XVII (datación que los historiadores no han podido demostrar) y no entendían cómo la comparsa había realizado el encargo de esta obra.

Fuentes del Ayuntamiento gaditano aclararon entonces que este muro no tiene ningún tipo de protección en el PGOU de 2012 y que hasta ese momento nunca nadie había reclamado su protección, además de recordar que una parte de esta construcción fue demolida por la Universidad de Cádiz, previa autorización de la Comisión de Patrimonio, para facilitar la entrada de los camiones que trabajaban en la obra del Beato Diego. Y, más importante, desde el Consistorio aseguraron que la comparsa de Aragón había tramitado el permiso para la realización del mural en el trozo de tapia que quedaba en pie tras la demolición de la UCA.

De esta forma, la agrupación se habría comprometido a pintar ellos mismos el muro de blanco si en el plazo de seis meses no hubiera terminado la obra de la UCA. Acuerdo al que no ha tenido que apelar el Ayuntamiento puesto que es la Universidad -realmente la encargada de restaurar el muro en virtud de la obligación que le impuso la Comisión de Patrimonio para aceptar su solicitud de derribo de parte de la tapia- quien se está encargando de estas labores al concluir la obra del Beato Diego.

   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios