Cádiz

Cuando la beca no llega o debe ser devuelta

  • Tres estudiantes de la Universidad de Cádiz reconocen que están pasando por una situación difícil al no disponer del dinero de la beca del Ministerio con el que contaban

Comenzó en octubre el máster interuniversitario en Género, Identidad y Ciudadanía que se imparte en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz, contando con que recibiría la beca que había solicitado al Ministerio de Educación. No obstante, a inicios de abril vio que se la habían denegado. Laura Álvarez solicitó la ayuda al cumplir los requisitos económicos y contar con un 6,4 de nota media en su carrera de Educación Social, cursada en la UNED. Pero el Ministerio le exige un 7.

La joven se queja de que la resolución llegue medio año después de haber comenzado el máster, "cuando ya no es posible cancelar la matrícula"; e igualmente critica la alta calificación impuesta por el Gobierno para recibir la ayuda económica. "Pedí la beca pensando que mi nota media era apta para la consecución de la ayuda. No sabía que pedían un 7, creía que la nota exigida dependería del número de personas matriculadas este año en másteres, que ha descendido bastante. Sacar un 7 de nota media en una carrera es muy difícil, y más en una de la UNED. Y no entiendo que hayan tardado tanto tiempo en notificarlo. Si desde el primer momento mi calificación no era válida, me deberían haber avisado antes. Creo que hasta diciembre podía haber anulado la matrícula. ¿No existe un programa informático que rechace automáticamente las becas que no cumplen los requisitos?".

¿Y ahora qué? Ésta fue la pregunta que la propia gaditana, de 27 años, se hizo tras el varapalo. Acudió al Vicerrectorado de Alumnos de la UCA, y le comunicaron que le aplazaban el pago hasta septiembre; incluso se va a intentar que sea hasta diciembre al tratarse de un máster. Pero mientras no abone la deuda, se le congelará el expediente académico, de manera que no podrá trasladarlo a ninguna otra universidad ni recibir el título.

Su deuda asciende a 2.550 euros, tras la notable subida que ha experimentado en los últimos tiempos la matrícula de los másteres. "Yo estoy desempleada y vivo sola en una casa de alquiler que pagan mis padres. Sinceramente, ahora mismo no sé cómo voy a pagar ese dinero...", se desahoga.

Otro caso es el que relata, en primera persona, Belén de la Vega. La estudiante cursa actualmente sexto de Medicina en la UCA. Al ser de Madrid, en el segundo año de carrera solicitó al Ministerio la beca de movilidad, y ha estado percibiendo esta ayuda de 3.000 euros hasta quinto de carrera. El año pasado incluso recibió un plus de 150 euros por su buen rendimiento académico. Pero en marzo se le notificó que tenía que devolver ambas cantidades. El motivo, la alumna lo explica: "Siempre he sido una buena estudiante, tengo una media de ocho. Pero el pasado año, por el mes de mayo, sufrí una depresión con mucha ansiedad, y tuve que recibir tratamiento psiquiátrico. Mi enfermedad me impedía estudiar. Pude aprobar tres asignaturas, pero al resto no me presenté. Con esas tres materias, superé el 46% de los créditos. Este curso, que ya estoy mejor, me he matriculado de todas las materias de sexto, y en febrero me presenté a las de quinto y las he aprobado todas excepto una. Pero semanas atrás, el Ministerio me envió una carta informándome de que tenía que devolver los 3.150 euros por no haberlos destinado, según decía el escrito, al estudio, por no haber superado el 50% de los créditos".

Ante este panorama, la joven de 23 años tiene intención de reclamar alegando enfermedad. Incluso ha puesto el caso en manos de un abogado, "porque no es justo que por un bache, por un problema temporal, me pidan que devuelva la beca de movilidad. Yo seguí en Cádiz durante mi enfermedad y seguí pagando mi alquiler. Puedo demostrar ambas cosas".

De la Vega comenta que para el presente curso no solicitó la ayuda porque era consciente de que no se la iban a otorgar al no presentarse a la mayoría de las asignaturas de quinto. Lo que no entiende es que le reclamen la cuantía recibida en quinto, "cuando me la concedieron por mis calificaciones de cuarto. Y en cuarto sí rendí", mantiene.

La estudiante de Medicina puede seguir cursando el grado gracias al "esfuerzo económico" que están realizando sus padres. "Es una faena para ellos, pero están haciendo este sacrificio por mí. Y yo voy a reclamar para no tener que devolver los 3.000 euros de la beca de quinto". "Voy a intentar lucharlo".

A estos dos testimonios se suma el de otra estudiante de segundo curso del grado en Estudios Árabes e Islámicos de la UCA. A la joven -que prefiere no desvelar su nombre- le denegaron la beca al no haber adjuntado el contrato de arrendamiento de la vivienda donde había residido en 2012. Presentó de nuevo la documentación y se la volvieron a denegar por aparecer en dicho contrato que el alquiler era de una habitación, no de la vivienda. Volvió a rehacer la solicitud, pero al entregarla le dijeron que el plazo de alegaciones había concluido, por lo que recurrió y está a la espera de noticias. "Actualmente no estoy trabajando, tiro de ahorros. Pero si no me dan la beca, no podré seguir viviendo en Cádiz. Volvería a casa de mis padres, en Ubrique, y acudiría a la Facultad cuando pudiese y para los exámenes". "No puedo hacer frente a los casi 800 euros de la matrícula, los 200 del alquiler y el dinero de las facturas y la comida", lamenta la universitaria. Pero a pesar de ello, no entra en sus planes tirar la toalla. "Antes de iniciar esta carrera, cursé la de Turismo. Decidí hacer este grado porque quiero seguir formándome, aunque a algunos les pese...". Y a lo expuesto, añade: "Quedan ya pocas semanas de clase y tengo compañeros a los que le han concedido la beca pero aún no han recibido el dinero. ¿Cómo puede ser eso?".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios