La Iglesia de Cádiz ante el coronavirus

Zornoza a sus sacerdotes: “No es el momento de quedarse dormidos”

  • Ante el agravamiento de la epidemia, el obispo pide al clero “todo vuestro esfuerzo y creatividad” para seguir atendiendo a las personas

El obispo Rafael Zornoza en el pontifical de coronación de San José.

El obispo Rafael Zornoza en el pontifical de coronación de San José. / Jesús Marín

El obispo diocesano, Rafael Zornoza, ha vuelto a dirigirse por escrito a sus sacerdotes para insuflar ánimos y pedir un nuevo esfuerzo ante el empeoramiento de la epidemia del coronavirus, que ha vuelto a imponer restricciones de movilidad y de aforo que afectan también a las iglesias y que sigue sacudiendo los bolsillos de muchas personas y familias que buscan amparo en las instituciones diocesanas, especialmente en las cáritas.

“No es el momento de quedarse dormidos”, ha trasladado Zornoza a su clero, convencido de que “pondréis todo vuestro esfuerzo y creatividad sirviendo a los fieles, como sucedió en los momentos más críticos que hemos pasado anteriormente”. De hecho, el obispo ha puesto de relieve el papel de la Iglesia en medio de la epidemia “que ha permanecido dando lo mejor de sí misma a través de los sacerdotes, parroquias, asociaciones, movimientos, cofradías, voluntariado y de los fieles cristianos en general”. “Han sido protagonistas poco conocidos que han aportado lo mejor de sí mismos desinteresadamente. Ahora hemos de continuar este esfuerzo para no ceder ante la dificultad que nos llega”, añade Zornoza, que no olvida el reciente fallecimiento del que fuera capellán del hospital Puerta del Mar, el sacerdote José Díaz, “que ha dado su vida ejemplarmente”. “¡Cuánto conforta a los fieles su vida entregada! ¡A cuántos ha transmitido la misericordia de Dios! ¡Qué estímulo para nuestra entrega!”, afirma.

Ante este rebrote de la pandemia, cada vez más notorio en la ciudad y en los distintos territorios de la diócesis, Rafael Zornoza ha pedido a los sacerdotes una serie de acciones que considera como más importantes en el momento actual: “Intensificar la oración de intercesión y vivir en esperanza; estar muy cerca de los fieles, especialmente de los necesitados de cualquier ayuda; dar ánimo en este momento de dificultad. No perdamos el ánimo que brota de la esperanza y del sentido de la providencia de Dios; especial atención a los enfermos, moribundos y difuntos; estar siempre disponibles para que encuentre cada uno la atención que busca; fortalecer la labor de Cáritas que quiere dar respuesta a las principales demandas provocadas por la crisis (alimentación, vivienda, acceso al empleo…) sin abandonar a quien lo necesita; vivir la comunión y la fraternidad entre nosotros en la Iglesia en cada comunidad, la misión como tarea, la Eucaristía, la fuerza de la oración, la escucha de los Apóstoles y la Palabra de Dios, como camino para la santificación; reconocer el valor de la persona, de cada persona en particular, y el valor de la gratuidad; apoyar la generosa labor del personal sanitario, las fuerzas de seguridad, los que garantizan los servicios básicos, el voluntariado; y extremar las medidas de seguridad que impidan la transmisión de la pandemia”.

El obispo sigue viendo en la epidemia “una oportunidad para medir la fuerza de nuestra fe, la certeza de nuestra esperanza y el fervor de la caridad”, por lo que pide a los sacerdotes “un esfuerzo actualizado en este momento para continuar la labor pastoral con creatividad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios