Cádiz

"Venían con marcas del colegio"

  • Los padres de las presuntas víctimas del exdirector de Salesianos aseguran que sería "imposible" que tantos menores se pusieran de acuerdo para dar "una misma versión" sobre los hechos

Los padres de los menores de los que supuestamente abusó el exdirector del colegio Salesianos en Cádiz F.J.L.L. han declarado este lunes que venían "con marcas" del colegio y que sus hijos, que consideran que siguen "sin contarlo todo", se tornaron "más agresivos". De la misma manera, han puesto de manifiesto que sería "imposible" que tantos menores se pusieran de acuerdo para dar "una misma versión" sobre los hechos que se están juzgando.

Así lo han manifestado ante el tribunal la mayoría de los padres que este lunes han comenzado a declarar como testigos. Tan solo el padre de uno de los menores ha manifestado hasta ahora que F.J.L.L. era un director "excelente", "cercano" y que no tuvo problemas con su hijo.

También han declarado este martes los primeros de los 27 menores que pasarán por la Sala de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cádiz, si bien sus testimonios han tenido lugar a puerta cerrada.

Como se recordará, la de este lunes es la segunda de las nueve sesiones en las que inicialmente está previsto que se desarrolle el juicio, en el que el tribunal escuchará los testimonios de un total de 73 testigos.

En la primera sesión, que tuvo lugar el pasado jueves, únicamente declaró el acusado, quien aseguró que "jamás" agredió o abusó de los menores. Dijo que fue "un niño entre niños" porque su sistema educativo implicaba "cercanía" para ayudar a alumnos con "tendencia a la conflictividad" y con "necesidades especiales" en materia educativa.

Asimismo, y tras negar tajantemente "cualquier ánimo libidinoso o sexual, lamentó que "algunos" se hayan "empeñado en deformar la relación" que mantenían.

Cabe recordar que la Fiscalía pide 38 años de cárcel para el exdirector del centro educativo por presuntos delitos de abusos sexuales y faltas continuadas de lesiones durante los cursos 2011/12 y 2012/13. La Junta de Andalucía ejerce la acusación particular en representación de un menor tutelado que supuestamente sufrió un delito de abuso sexual continuado, solicitando por ello dos años de prisión.

LA ACUSACIÓN

Según el Ministerio Público, los hechos se remontan a enero de 2012, cuando, con el objeto aparente de ganarse la amistad de los alumnos fundamentalmente de Primero y Segundo de ESO, el acusado supuestamente ideó un "sistema de créditos" mediante el que los alumnos que "querían evitarse alguna clase por resultarle molesta o aburrida" acudían al director para que les diese un justificante "a cambio de un castigo corporal".

De esta manera, los alumnos permanecían durante un tiempo preestablecido en el despacho estudiando, jugando con el ordenador o la tablet y recibían golosinas, pero siempre "a cambio del correspondiente castigo corporal que era cuestión 'sine qua non'".

Según la Fiscalía, los castigos corporales implicaban "golpes con la mano abierta sobre la piel", obteniendo este sistema "gran éxito entre los alumnos" para conseguir evitar las clases.

En principio se trataría de "collejas y golpes no muy fuertes", pero dicha actitud de camaradería ocultaba sin embargo "un propósito libidinoso" por parte del acusado, que habría ido "aumentando la intensidad de los golpes" y de juegos concretos que "conllevaban un componente erótico".

Dichas actividades se habrían prolongado hasta julio de 2013, cuando "el aumento de la agresividad" resultó "molesta" a alguno de los alumnos y decidió denunciarlo. Estas conductas habrían sido realizadas con un total de 27 alumnos del centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios