Cádiz

La UCA se centra en la vieja sede de Medicina y descarta un nuevo edificio

  • La paralización del Hospital General lleva a la Universidad a dejar fuera de su planificación la construcción del complejo en Loreto. El centro de Fragela podrá estar en obras este verano.

La construcción de un nuevo edificio para la Facultad de Medicina, que se pensaba levantar en terrenos de los antiguos depósitos de Tabacalera en Loreto, está descartada por la Universidad de Cádiz. La paralización del proyecto del Hospital General, previsto a su vez en los antiguos terrenos de CASA por parte de la Junta, ha provocado que la UCA deje fuera de su planificación la apertura de un nuevo complejo educativo que sustituya al de la plaza de Fragela, según reconoció a este diario el rector gaditano, Eduardo González Mazo.

El rector indicó que "la previsión de una nueva Facultad de Medicina en Cádiz no está en el planeamiento de la Universidad". González Mazo recordó que este proyecto estaba estrechamente unido a la construcción del Hospital Regional, anunciado por la Junta de Andalucía frente al centro educativo, en el solar de la antigua fábrica de Construcciones Aeronáutica. Sin embargo, esta operación lleva cerca de una década paralizada y, aunque la Junta no la ha descartado, no hay por el momento perspectivas de ponerla en marcha.

"En su momento se estudió el complejo del nuevo Hospital Regional y la nueva Facultad como un todo, por lo que no tiene lógica la construcción solo del centro educativo", afirma el rector.

La Universidad iba a levantar la nueva sede de Medicina en unos terrenos que el Ayuntamiento, en tiempos del PP, le iba a ceder dentro de la manzana de los antiguos depósitos de Tabacalera. La oficina técnica de la UCA llegó a elaborar un proyecto con una inversión de unos 35 millones de euros.

Ahora, González Mazo tiene claro que la Universidad tiene que volcar su esfuerzo inversor en la sede de la Facultad más veterana de la ciudad y que durante décadas le dio prestigio nacional. Para ello plantea el inicio de un plan "para que el centro de la plaza de Fragela tenga los mejores servicios".

En este sentido, el Decanato de Medicina ya está planificando la mudanza de su comunidad universitaria, con motivo de las obras que se van a acometer en el centro durante los meses de verano. El decano, Antonio Lorenzo, explica que el proyecto de reforma ya ha sido supervisado por la empresa Applus+ Norcontrol y también ha obtenido ya el informe favorable del Ayuntamiento gaditano. "Ahora está pendiente de la contratación, que es la parte técnica que compete a la Universidad de Cádiz. Próximamente, la UCA deberá anunciar el concurso público", expone el máximo responsable de Medicina.

Su deseo es que la obra comience al inicio del verano, concretamente en el mes de junio. Es por ello que están programando el traslado para el próximo mes de mayo. La mayoría de los profesores de la Facultad se instalarán en la primera planta del edificio Andrés Segovia (antiguo Policlínico), y junto al administrador del Campus de Cádiz se está estudiando la reubicación del alumnado en el Aulario Simón Bolívar. En el caso de que requirieran más espacio, varios grupos de estudiantes podrían ocupar aulas del edificio Constitución de 1812 (La Bomba) para realizar los exámenes.

En el Consejo de Gobierno de la Universidad de Cádiz que se celebró el pasado martes, Lorenzo manifestó su preocupación por los plazos, e igualmente advirtió de que la convocatoria de junio de Selectividad no va a poder realizarse en la sede de Medicina. Al respecto, la vicerrectora de Alumnos, Concha Valero, manifestó que ya estaba contemplado este cambio de ubicación y que los alumnos se examinarán en aulas de otras facultades.

"Esperemos que la obra vaya adelante. Ahora se acometerá lo más urgente, pero hay zonas en el centro que ni se van a tocar. El ala izquierda se toca muy poco, realmente sólo se va a cambiar la puerta que conecta con el patio del antiguo Hospital Real, poco más. En el resto de plantas de esta parte de la edificio no se va a tocar nada más, salvo las ventanas, que se van a cambiar todas porque están en mal estado", comenta el decano.

Cabe recordar que estas obras de reforma y reestructuración supondrán a la institución académica un coste de un millón y medio de euros, y está previsto realizar una veintena de intervenciones que pasan por la sustitución de todas las ventanas del viejo equipamiento para mejorar la climatización, así como de la puerta de acceso a la sede y al anexo Hospital Real; también se va a eliminar la escalera de evacuación del patio interior del centro trasladándola a la fachada principal; se va a trasladar el Departamento de Anatomía de la primera planta al sótano; se renovará la sala de disección y se mejorarán los congeladores y refrigeradores; también se reformarán los aseos y se cambiarán los aparatos de elevación, se habilitarán seminarios en cada una de las plantas para que todas las áreas puedan contar con uno para impartir docencia; se reformará el salón de grados y se renovará el mobiliario y el equipo audiovisual. Asimismo, también está prevista una reparación estructural del edificio y de las instalaciones eléctrica y de fontanería y desagües, entre otras actuaciones.

"Esperamos que la Universidad saque rápido el pliego de condiciones para poder sacar a concurso la obra, con el fin de que se pueda ejecutar entre los meses de junio y septiembre", comparte Lorenzo. El decano aprovecha para "pedir disculpas de antemano por las molestias que puedan causar estos trabajos al alumnado, el personal de administración y servicios y al profesorado". "Una obra siempre causa molestias, así que esperemos que se acometa lo más rápido posible", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios