Testimonios

“Me voy para Cádiz porque quedarme en Madrid es coger el coronavirus"

  • El relato de tres gaditanos en Madrid que retornan a Cádiz

Una joven, en Madrid Una joven, en Madrid

Una joven, en Madrid / Efe

Dos amigos gaditanos, Manuel y Antonio, que llevan ya una larga temporada en Madrid, preparan ya la maletas para retornar a Cádiz por un tiempo indefinido.

Manuel trabaja en una empresa de informática. La oficina, con más de 150 trabajadores, ya se había adelantando dando tres días de teletrabajo a la plantilla, que después se amplió en dos más hasta completar la semana cerrando la firma hasta nuevo aviso, "supeditado a lo que se diga desde el gobierno".

Asume Manuel que en cuanto llegue a su casa en Cádiz "no voy a salir demasiado, sobre todo los primeros días en los que es lógico que me quede en la vivienda como medida de precaución", aunque ni en su oficina y entre sus conocidos en Madrid se han caso casos de la enfermedad.

Lo mismo piensa Antonio. Él está de becario en una empresa de imagen a la vez que está en matriculado en un máster. "En clase sólo somos cuatro alumnos, a los que nos han dicho (tras el cierre lectivo en Madrid) que no vayamos más".

En cuanto a su trabajo, como soy el becario la verdad es que ha sido el primero al que me han dicho que me vaya a casa. "Por eso me voy a Cádiz, porque quedarme en Madrid es cogerlo. Estoy constantemente lavándome las manos y con el bote de gel por la calle. He cogido el metro y desde que he salido del vagón hasta que he salido de la estación me he dado con jabón ya tres veces".

Como Manuel, Antonio también se compromete a permanecer en su casa sin salir.

Celia también estudia en Madrid. Cuando a la teoría sus estudios incluyen ejercicio físico. Los han mandado a todos a casa, unos 500, de los que menciona a una decena de gaditanos. "Nos han dicho que serán quince días, pero que puede que se alargue". Con todo, estudiará desde casa, aunque para la gimnasia lo tendrá más difícil.

La joven portuense de 18 años Lucía González es una de las universitarias de la provincia que estudia en Madrid. Está cursando el primer año de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III, y desde el pasado martes no tiene clase hasta nueva orden, en principio hasta el próximo 26 de marzo.

Lucía regresó el miércoles a su domicilio portuense, aunque reconoce que a veces le asalta la duda de si ha hecho bien. "Cuando nos comunicaron que se cancelaban las clases no nos lo pensamos, prácticamente todos mis compañeros de fuera de Madrid se han marchado a sus casas, pero es verdad que a medida que pasan los días me planteo si he hecho lo correcto. De momento no voy a visitar a mis abuelos, que son mayores, ni voy a salir de casa en unos días, como medida preventiva", explica la joven, que aunque no tiene ningún síntoma sufre también la psicosis colectiva que se propaga como la pólvora, ante la velocidad del contagio de este virus.

De momento en su Universidad no se ha detectado ningún positivo en coronavirus, aunque otras universidades madrileñas sí han detectado algún caso que afecta a estudiantes.

Lucía explica que en Madrid, en los últimos días, la situación ha sido de tranquilidad, al menos en el campus, aunque señala que los estudiantes de origen asiático llevan ya muchas semanas acudiendo a la Universidad con máscaras protectoras. "Nosotros hemos estado haciendo vida normal, utilizando el transporte público y sin demasiadas medidas preventivas, más allá de lavarnos las manos con más frecuencia. Ahora, a raíz de la suspensión de las clases, la residencia sí ha endurecido las medidas, cerrando los ascensores y ampliando los turnos de comedor para evitar la presencia de muchos estudiantes a la vez, aunque la mayoría de los alumnos de fuera de Madrid se han marchado".

En cuanto al curso escolar, esta estudiante explica que reina un cierto desconcierto. "Nos han comunicado que el curso se va a prolongar dos semanas más, pero aún así algunos profesores están mandando trabajos y prácticas on-line. Realmente nos llegan mensajes contradictorios, no hay una línea única y depende de la asignatura y del profesor”, explica.

Lucía confía en poder reanudar las clases el próximo día 26, pero por si acaso no ha cerrado el billete de vuelta, ya que ante la incertidumbre de las medidas que se adoptarán en los próximos días prefiere esperar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios