Sanidad púbilca

El Sindicato de Enfermería advierte de que la atención primaria va hacia el colapso

  • Desde Satse aseguran que los usuarios están soportando grandes esperas para ser atendidos y eso da pie a agresiones

Una sanitaria realiza una prueba en un centro de salud de Cádiz.

Una sanitaria realiza una prueba en un centro de salud de Cádiz. / Lourdes de Vicente

Desde el Sindicato de Enfermería Satse denuncian a través de un comunicado que “la atención primaria en Cádiz se dirige al colapso si no se ponen medidas para remediarlo. Todo por que la plantilla de enfermeros está asumiendo toda la carga asistencial de los centros, con el personal bajo mínimos”.

“A la falta de cobertura por vacaciones –explica el sindicato– se une el aumento de las funciones a desarrollar, sin personal contratado para ello”. Entre ellas citan “la labor de rastreadores, que además continúan realizando labor asistencial y que cada vez tienen más trabajo, debido al aumento del número de casos; el seguimiento telefónico de los casos positivos; la clasificación o triaje en las puertas de los centros sin unos protocolos claros y sin una formación previa y el aumento de las visitas domiciliarias, ya que los médicos en la mayoría de los casos, se están limitando a la atención telefónica y es el enfermero el que acude a los domicilios para prestarla directa”.

A todo esto suman el hecho de que “la cita con el médico de familia en muchos casos tiene una lista de espera de hasta dos semanas, lo que provoca que aumente la demanda de la asistencia urgente”.

El sindicato asegura que, en general, “se está produciendo una gran presión asistencial en los centros y los usuarios están soportando largas colas en espera de ser atendidos, ya que ponerse en contacto con el centro por teléfono es imposible”. “En ocasiones –denuncian–, tras esperar la cola, los envían a sus casas a esperar que reciban la llamada de su médico, el cual, a veces, necesita valorar al paciente y debe volver al centro asistencial y vuelta a empezar”.

Satse asegura que “esta situación está haciendo que aumenten de forma exponencial las agresiones a enfermeros, que son el primer profesional con que el usuario se encuentra”. Además, “se está en espera de cómo se va a gestionar el apoyo a los centros educativos, ya que a día de hoy no tenemos constancia de que se vaya a contratar personal específico para ello”.

Desde el sindicato piden “una mayor contratación y contratos mejores, ya que muchos profesionales se han ido a otras comunidades que les han ofrecido mejores condiciones laborales. El aumento de la cartera de servicios tiene que venir con un aumento del personal, de otra forma no va a ser posible prestar la asistencia adecuada”.

Solicitan, además, que se aprueben “incentivos económicos, para que voluntariamente, aquel profesional que quiera, pueda desarrollar labores de rastreo y seguimiento fuera de su jornada laboral, pero debidamente retribuido”.

En este sentido, ven imprescindible que el personal que realice estas funciones sea enfermero o fisioterapeuta, ya que son los que tienen los conocimientos para realizar la labor con garantía y seguridad para el usuario, porque de lo contrario, se estaría entrando en intrusismo profesional.

Por último, instan a “una reorganización que permita reequilibrar las cargas de trabajo entre los distintos profesionales y que se agilice la atención de urgencias”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios