Cádiz

Salus Infirmorum trasladará los ciclos formativos al colegio Pío XII en 2016

  • La inversión de la adaptación del edificio de la plaza de la Catedral ronda el millón de euros La institución académica ampliará su oferta académica a cinco cursos en el nuevo centro

La Asociación Diocesana Nuestra Señora de Salus Infirmorum trasladará su oferta de ciclos formativos al antiguo colegio Pío XII, en la plaza de la Catedral, en el curso 2016/17. De esta manera, esta institución educativa, que se dedica a la formación de profesionales sanitarios, dará vida al edificio propiedad de las Hijas de la Caridad, en el que esta compañía desarrolló su actividad hasta el 2011, fecha en el que se cerró tras abandonar las clases del segundo ciclo de Educación Infantil.

El centro sufrirá una profunda reforma para adaptar sus instalaciones a la normativa educativa, ya que las enseñanzas que se darán en este inmueble son del ámbito sanitario, muy diferentes a las que se realizaban anteriormente. Las obras comenzaron el pasado agosto. La previsión de la entidad seglar cristiana es que estén acabadas en mayo de 2016, a tiempo para el inicio del curso. La inversión ronda el millón de euros entre la reforma y el equipamiento que necesitará el edificio.

El motivo del futuro traspaso de los ciclos formativos de enseñanza privada desde la sede de la calle Ancha al Pío XII, tal y como explicó la presidenta de Salus Infirmorum, Concepción Mejías, es el cambio sufrido en las enseñanzas universitarias con el Plan Bolonia. En este caso, Enfermería, que es la carrera que se estudia en esta institución, ha pasado de ser una diplomatura de tres años a un grado de cuatro años, a lo que se añade que "con Bolonia nos obligan a tener seminarios, aulas de simulación y una infraestructura amplia, por lo que nos hemos quedado sin espacio en la calle Ancha".

Actualmente, Salus Infirmorum imparte los ciclos de Técnico Superior en Documentación Sanitaria y Técnico Superior en Diagnóstico Clínico. La intención de la institución académica es ampliar su oferta educativa gracias al traslado al nuevo edificio, en el que se implantarán los ciclos de grado medio en Emergencias Sanitarias y Atención a Personas en Situación de Dependencia, y el de Técnico Superior en Anatomía Patológica. Además, existe la posibilidad de la puesta en marcha de la formación en Técnico Superior en Lengua de Signos, para la que la entidad ya cuenta con la autorización desde hace años, pero no ha podido poner en práctica estos estudios al no contar con un número suficiente de alumnos.

El nuevo centro de Salus Infirmorum estará equipado con 10 aulas para las clases, un laboratorio de más de 100 metros cuadrados que contará con todos los avances tecnológicos para el desarrollo de la formación, un aula de informática, una biblioteca y un salón de actos. La principal dificultad de las obras es la adaptación de las instalaciones a la actividad sanitaria, ya que todas las clases y los servicios del edificio estaban preparados para las exigencias del segundo ciclo de Educación Infantil, la última actividad educativa que se desarrolló en el inmueble. Además, hasta hace un año también daba cobijo al centro Luz y Sal, en el que Cáritas atendía a personas sin hogar.

El traslado de los ciclos formativos al colegio Pío XII va a ser posible gracias a la ayuda prestada por las Hijas de la Caridad, comunidad propietaria del inmueble, que lo cede a Salus Infirmorum en alquiler. "Las hermanas estaban muy agradecidas porque Salus Infirmorum ha formado a muchas Hijas de la Caridad como enfermeras. Nos lo ofrecieron en unas condiciones inmejorables y el obispo, Rafael Zornoza, accedió sin ningún tipo de impedimento para hacer el convenio con ellas", señaló Concepción Mejías, que quiso agradecer la labor realizada por Sor Pilar Rendón, visitadora de España Sur de las Hijas de la Caridad.

La acción de Salus Infirmorum en el colegio Pío XII no se quedará solo en la educación reglada. Entre sus planes está la realización de cursos de formación gratuitos para aquellas personas que por su situación económica o formativa se encuentran fuera del sistema educativo en un barrio como el de El Pópulo. La vicepresidenta de la asociación, Isabel Lepiani, manifestó sobre este asunto que "nosotros siempre hemos tenido esta idea, pero nos ha faltado espacio. Ahora que hemos tenido esta posibilidad, hemos retomado estas ganas y el fundamento de la asociación". Todo con el objetivo, según Concepción Mejías, de "darles formación para que se puedan incorporar al mercado laboral".

Este paso dado por Salus Infirmorum, según su presidenta, servirá para mantener los fines de esta entidad, que son "formar profesionales a un nivel científico y técnico de excelencia y dar una formación integral en ética y valores morales, algo que es inherente a cualquier profesional sanitario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios