Sucesos

Roban 12 portátiles y cinco monitores de la Escuela Superior de Ingeniería de la UCA

  • Los ladrones se dedicaron a hacer saltar alarmas por todo el campus puertorrealeño para crear la distracción que les permitió violentar una puerta de cristal de la facultad

  • La rápida intervención de la seguridad privada impidió que el golpe fuera mayor

Exterior de la Escuela Superior de Ingeniería con el aerogenerador de eje vertical. Exterior de la Escuela Superior de Ingeniería con el aerogenerador de eje vertical.

Exterior de la Escuela Superior de Ingeniería con el aerogenerador de eje vertical.

Los ladrones han visitado a la Universidad de Cádiz. Pero no para estudiar, no se crean, la mayoría los únicos libritos que maneja con soltura son los de papel de fumar. La visita a la UCA tenía como fin asestarle un buen palo en su más moderna facultad: la Escuela Superior de Ingeniería (ESI).

Los hechos sucedieron la madrugada del pasado 13 de noviembre, cuando un número indeterminado de individuos se dedicó a hacer saltar las alarmas de diferentes edificios del extenso campus puertorrealeño. Como si de una clásica película de robos en casinos de Las Vegas se tratara los vehículos de la seguridad privada de la UCA apenas si daban a basto para desplazarse hasta un lugar cuando ya saltaba otra alerta más allá. 

El juego del gato y el ratón duró hasta que la que saltó fue la alarma de la ESI. Al llegar los vigilantes se encontraron con la puerta de cristal que da a la biblioteca violentada. En su interior, según han confirmado fuentes de la UCA, faltaban 12 portátiles y cinco monitores. Ninguno era de nueva generación, aunque estas mismas fuentes aseguran que en caso de no haber actuado con tanta diligencia la seguridad privada podrían haber arramblado con los nuevos portátiles o con otro material informático que habría supuesto un golpe duro a la institución académica.

Hay que tener en cuenta que en la construcción de la ESI se invirtieron 34 millones de euros, pero este dinero fue cumplimentado con un completo equipamiento que costó otros 10 millones. En ese dinero se engloban modernos equipos para que los estudiante se formen.

Los hechos han sido denunciados ante la Policía Nacional, que ha iniciado una investigación para intentar encontrar a estos cacos, que parecían tener perfectamente estudiada la distribución de las alarmas del campus de la UCA en Puerto Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios