Baja la actividad económica de Cádiz Recesión a la gaditana

  • Los ingresos municipales que giran en torno a la actividad económica de la ciudad reflejan una caída en los últimos años

  • El IAE pierde 14 puntos en la comparativa 2014–2018

Imagen de archivo de locales vacíos en la avenida 4 de Diciembre de 1977. Imagen de archivo de locales vacíos en la avenida 4 de Diciembre de 1977.

Imagen de archivo de locales vacíos en la avenida 4 de Diciembre de 1977. / Lourdes de Vicente

El fantasma de una nueva crisis económica cada vez asoma con más fuerza entre los analíticos del mundo de la economía. Datos mundiales, europeos y nacionales apuntan ya determinados signos de que vamos camino de otra recesión, cuando apenas la sociedad y las instituciones se han sobrepuesto –las que lo han conseguido en la actualidad– de la anterior que con tanta virulencia golpeó a todos los bolsillos. En este escenario de incertidumbre, a nivel local afloran unos datos que no son nada halagüeños, más bien todo lo contrario, sobre esa posible recesión que asoma.

Algunos de los ingresos municipales vinculados más directamente con la actividad económica de la ciudad reflejan una caída en estos últimos años que puede ser signo claro de un descenso en los movimientos económicos en Cádiz. Teniendo en cuenta que en todos los casos los impuestos y tributos no han variado su cuantía, ni se han incorporado bonificaciones, exenciones ni otros conceptos que pudieran justificar ese descenso de los ingresos que reflejan las liquidaciones del Ayuntamiento.

Posiblemente el ingreso más directamente relacionado con la actividad económica sea el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas), que grava aquellas actividades que superen el millón de euros de importe neto de cifra de negocios. En la liquidación del Ayuntamiento correspondiente al año 2018 aparece como ingreso (derechos reconocidos netos) por IAE más de cuatro millones y medio de euros (4.502.704,21 euros, en concreto). Esa importante partida económica supone, sin embargo, un descenso del 14,3% en relación a la liquidación municipal del año 2014, y refleja una línea descendente en los últimos años (pasando de los 5.569.501 euros recaudados en 2016 a los 4.947.233 euros de 2017, y de ahí a esos 4.502.704,21 euros del pasado ejercicio).

Otro dato a la baja es el relacionado con la recaudación obtenida por licencias de aperturas. En 2018 se percibió por este concepto 179.067,18 euros, un 26% menos que la recaudación de hace cuatro años. Aunque en este caso el dato sí supone una mejora respecto a las liquidaciones de 2016 (160.538 euros) y 2017 (153.131 euros).

Vinculado a la llegada de nuevos negocios o la activación económica pueden asociarse otros tres conceptos de recaudación de ingresos para el Ayuntamiento: las licencias de obras (que han caído un 23,5% en esa comparativa entre los ejercicios 2014 y 2018), el precio público por ejecución de calas para la instalación de los suministros necesarios (cuyo descenso se eleva hasta el 61% en los últimos cuatro años, suponiendo en 2018 una partida de 314.958,40 euros, casi medio millón de euros menos que en 2014), y el impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, ICIO (que se ha rebajado un 34% en esa comparación 2014–2018, cuando la recaudación superó levemente el millón y medio de euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios