Cádiz

Posada asume la responsabilidad en el juicio a la junta del Nazareno

  • El hermano mayor dice ser el autor del escrito que dio lugar al juicio celebrado ayer, que ya ha quedado visto para sentencia

La demanda se interpuso contra quince miembros de la hermandad. Después de la vista previa, dos de ellos pasaron de demandados a simples testigos, dejando el número final en trece. Y en el día de ayer, el hermano mayor de la corporación, Santiago Posada, aseguró ser el único responsable de los hechos que han derivado en el juicio celebrado contra la junta de gobierno del Nazareno, por lo que pidió ser el único condenado en el supuesto en el que el juez falle en contra de los demandados.

En el transcurso de las alrededor de tres horas que duró la sesión, Posada aseguró ser el único autor del escrito publicado en la web de la cofradía el 11 de abril del pasado año en contestación de la carta al director que en este periódico firmó Francisco Javier Rodríguez Braza (hermano de la cofradía y presidente de la asociación de comerciantes Acecadiz) el 2 de abril de ese año (Lunes Santo). Según defendió el hermano mayor, la junta de gobierno decidió contestar esa carta al director y hacerlo en la web de la hermandad, dando plenas potestades a Posada para que fuera el que escribiera ese comunicado que derivó en la demanda que ayer se enjuició en el Juzgado de Primera instancia número 1 de Cádiz.

El abogado de Rodríguez Braza, José Colón, mantuvo en el día de ayer la condena solicitada para los trece demandados, centrada en la rectificación por parte de la junta de gobierno del Nazareno de ese escrito publicado en su página web y en el pago de 10.000 euros en concepto de indemnización, además de las costas derivadas de este proceso judicial. En líneas generales, Colón entiende que la actuación de los demandados ha sido "una vulgar revancha" de la junta de gobierno sobre alguien "que ha osado" criticarla.

Por su parte, los letrados de la otra parte solicitaron que se desestimara "íntegramente" la demanda y que le impusieran las costas (a las que Jareño y Ramos renunciaban en favor de la hermandad, según aseguraron) al demandante. Según la visión de la demanda, el juicio se debía a "una lucha de poder" entre las personas que quieren acceder al gobierno de la hermandad y los que ahora gobiernan.

El caso ha quedado visto para sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios