Cádiz

Parados, preparados o exasperados

  • Toda una generación atemorizada por el desempleo se expresa en tardías emancipaciones, baja natalidad y pocas esperanzas de hallar trabajo · Cádiz tiene el peor índice de universitarios de Andalucía

Comentarios 29

 No sabemos cómo son, pero sabemos cuántos son. 13.542 jóvenes. 6.862 chicos y 6.680 chicas. Y en este primer dato extraído del último padrón municipal de Cádiz ya encontramos una pista. Los jóvenes entre 20 y 25 años son 7.397. Los que están entre los 15 y los 19 son 6.145. Cada vez hay menos. La demografía nos lo dice. Los gaditanos cada vez emprenden proyectos de vida en común más tarde y cada vez tienen menos hijos. Y la raíz está en los jóvenes. Menos de la mitad de estos jóvenes tiene un empleo. Eso lo explica todo. No es extraño que en una población que se casa de media a los 33 años apenas encontremos matrimonios de jóvenes. El año pasado se casaron en Cádiz 18 chicos con edades entre 23 y 25 años y 34 chicas. Hace diez años se 'anillaron' 38 varones de estas edades  y  60 mujeres. Un descenso notable. El año pasado nacieron 107 niños de madres jóvenes, entre los 20 y los 25. Hace diez años fueron 130. Naturalmente, ahí  no estaría el problema si pensáramos que un alto porcentaje se está preparando para el futuro. Pero ¿cuál es el futuro?

En la formación no parece estar. El índice de titulación en Cádiz, es decir, de jóvenes que terminan sus estudios de secundaria, es del 79,1%. Ahí ya tenemos un 20,9%, los no tiulados, de carne de trabajo precario, economía sumergida o parado de larga duración. De ese 80% que culmina el proceso educativo inicial hay cerca de un 40% que ha alcanzado el final con algún curso repetido. El año pasado Cádiz, y éste es un dato provincial, tuvo un índice de 3,6% de jóvenes que accedieron a su primer curso universitario, lo que se mide según la población total de 18 a 23 años. El dato cobra valor  por comparación. La media andaluza de este índice es de 6,3 y la nacional es de 6,6. Si observamos el dato por sexo, mientras las mujeres están en un 4,3, los varones se sitúan en un escandaloso 2,9. No hay ninguna provincia andaluza con menos universitarios. Granada es una ciudad universitaria por excelencia y no es una buena vara de medir, pero su ratio es de 13,6. La Universidad no es la panacea pero, según los datos de la propia Universidad de Cádiz, el desempleo universitario es algo superior al 20%. El desempleo juvenil en Cádiz, el global, roza el 55%.

Un informe elaborado por AJE, Asociación de Jóvenes Empresarios de Cádiz, fotografía la perspectiva laboral de los menores de 30 años. Según este estudio,  el primer obstáculo que destacan el 57% de las mujeres y el 50% de los hombres es la falta de experiencia laboral, muy difícil de adquirir en un panorama económico como el actual. El 45% dice desconocer canales para encontrar empleo.

Esto da para mucho tiempo libre. La concejalía de Juventud lleva diez años montando el programa Cádiz Alternativo. De sus propuestas es posible deducir las inquietudes de los mayores hacia los jóvenes. El carnaval aparece como gancho en Una copla más, una copa menos, con un éxito creciente. Aquí premian letras que advierten de los peligros de las drogodependencias. También funciona para jóvenes entre 14 y 16 años la discoteca Light, sin alcohol, y en los institutos de la ciudad el programa Enrróllate ofrece charlas para convencer al joven de que la turbación no conduce a nada. No convencen a todos. 

La preocupación no es gratuita. El estudio realizado en 2010 por el autodenominado Grupo Universitario de Investigación Social revelaba que el 80% de los adolescentes gaditanos que tenían conductas violentas consumía alcohol. De modo, que el Ayuntamiento envió a un psicólogo a la Punta San Felipe armado con un alcoholímetro y quiso saber cómo eran los chicos del botellón. Descubrió algunas cosas. De los 223 chicos que soplaron sólo el 10% superaba la tasa permitida de alcohol permitida por tráfico. Esa fue la noticia buena. La noticia mala era que el 30% pensaba conducir después de la ingesta. Si calculamos, no eran muchos, siete. Esos siete, un 4% de los jóvenes que  acuden semanalmente al botellón, pueden convertirse en el peor enemigo de sí mismos y de los que van con él. Y eso sí que es mucho.

Pero reducir  la juventud gaditana a alcohol y botellón es injusto e inexacto. No hay estudio global de los hábitos de los jóvenes gaditanos, pero las universidades andaluzas realizaron un interesante trabajo antes de que sobreviniera la crisis sobre las inquietudes de los jóvenes que cursan estudios superiores en Cádiz. No es extrapolable a toda la población juvenil y algunos datos han tenido que moverse, pero es el estudio más reciente sobre un amplio sector de la población juvenil.

Sobre ir de copas, el 61% de los jóvenes gaditanos sólo lo hace los fines de semana y un 8% no lo hace nunca. Lo que no se perdona es el ordenador. Sólo un 1,15 no lo usa. La mayoría, un 79%, lo utiliza todos los días, un porcentaje que  está por encima de ver la televisión, lo que hacen diariamente un 75% para ver, en un 59% de los casos series, en un 57% informatvos y en un 55% películas. No hacer nada es algo a lo que responde positivamente el 30%. Es decir, casi uno de cada tres jóvenes confiesa que lo que más hace es no hacer nada. El asociacionismo o la religión son actividades minoritarias. Un 80% nunca va a una actividad religiosa, pese a que la mayoría se considera católico no practicante (un 35,9). Sólo un 14% se define como ateo, si bien un 13% dice ser agnóstico y un 9% indiferente.  El 81% jamás ha hecho voluntariado y el 71% jamás ha acudido a actividades asociativas, si bien esta encuesta se realizó antes del estallido del movimiento 15-M.

¿Y qué hace ese casi 80% de universitarios que usa el ordenador a diario? Principalmente, redes sociales, un 74% (este dato es seguro que se habrá disparado desde la realización del estudio), pero también estudiar y documentarse, un 71%. Por detrás va  bajarse música y películas (55%). Esto no quiere decir que no lean. Sólo un 24% no lo hace nunca. Del resto, el 36% lee best sellers y el 31% novela histórica.  Un 8% lee poesía. Si lo que se leen son revistas, las que más éxito tienen son las del corazón: un 32% las lee. Detrás va temática de juventud, música y belleza. Sólo un 8% lee comics. 

En deportes, uno de cada tres dice acudir a un gimnasio, casi los mismos que juegan al fútbol. La natación está en tercer lugar con un 15%. En cultura, un 65% ha visto algún programa de este corte en el último  y la mitad de los encuestados asegura haber visitado un monumento en ese plazo. 

En cuanto a ideología, los gaditanos están en una media. Ni muy de izquierdas ni muy de derechas. En un baremo de 0  a 7 se sitúan en un 3,52, justo a la mitad, ni tan conservadores como los sevillanos (3,41) ni tan izquierdistas como los malagueños (3,81). El desprecio por la política es notable. Sólo el 1,4% pertenece a un partido político. Más éxito (poco) tienen las asociaciones de ayuda al tercer mundo. Un 3% pertenece a ellas. Gema González Ferrera, autora de este estudio, se extrañaba de esta situación, ya que, según el estudio de los universitarios españoles de la Fundación BBVA las ONG's se encuentran entre las pocas institucionjes en las que se tiene confianza. Se confía, pero no se participa.

 Naturalmente, esto no es una fotografía exacta de la juventud gaditana. Sólo una aproximación. Estamos hablando de  13.542 universos. Y todos son diferentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios