Cádiz

La ONCE lanza una guía con consejos útiles para la seguridad de las personas ciegas en la desescalada

  • Elaborada por expertos en autonomía personal y con el conocimiento específico de las principales dudas de estas personas

Una usuaria de la ONCE, acompañada de su perro guía Una usuaria de la ONCE, acompañada de su perro guía

Una usuaria de la ONCE, acompañada de su perro guía

La ONCE ha elaborado una guía de recomendaciones indispensables para garantizar la seguridad en la vuelta a la actividad personal, económica y social de las personas ciegas de Cádiz y con grave discapacidad visual durante el periodo de desconfinamiento.

Dicha guía responde, en parte, a las dudas detectadas por los profesionales de la Organización que cubren los servicios de atención y autonomía personal de estas personas, como psicólogos, trabajadores sociales, voluntarios, técnicos en rehabilitación, instructores de tecnología adaptada, etc.

Las recomendaciones se ajustan a las medidas de higiene y seguridad dictadas desde el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus, entre ellas el denominado “distanciamiento social” que, en el caso de las personas ciegas, puede generar muchas situaciones en las que no resulte fácil ser aplicado.

Por un lado, el control visual es fundamental para mantener la distancia social, por lo que la protección depende en muchos casos del resto de personas del entorno, y por otro, el uso del tacto y del oído tienen un mayor protagonismo en su día a día, sentidos cuyo uso es más complicado en la situación actual.

Acceso a bienes y servicios

La guía está dividida en diferentes apartados que se ajustan a diversos escenarios y arranca con el más elemental de todos, el de la higiene, que se ajusta a las instrucciones de carácter general difundidas desde las autoridades, y que incluye, en el caso de estas personas, la específica de no depositar el bastón, móvil o apoyos ópticos y tiflotécnicos sobre mesas y no prestarlos y utilizar una bolsa para guardarlos separados en el bolso o mochila.

En el apartado de desplazamientos, además de establecer esa distancia personal mínima de dos metros, se recomienda, por ejemplo, identificarse ante los demás como persona ciega (con el bastón o el perro guía); o circular por aceras amplias, por la derecha y cerca de la pared, reduciendo la velocidad en zonas concurridas y usando sonidos como aviso (bastón o voz), entre otras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios