Estreno del documental 'El naufragio, 30 años de memoria sumergida'

Nico Castellano: "Nuestras leyes migratorias son un fracaso, ni impiden que vengan ni que mueran"

  • El periodista realiza el guión de este trabajo realizado y producido por el Servicio de Vídeo de Diputación de Cádiz que se estrena el lunes 5 de noviembre en Tierra de Todos

El primer inmigrante muerto que fue fotografiado tras naufragar la patera en la que viajaba. El primer inmigrante muerto que fue fotografiado tras naufragar la patera en la que viajaba.

El primer inmigrante muerto que fue fotografiado tras naufragar la patera en la que viajaba. / Ildefonso Sena

Comentarios 3

No hay casa mejor, Tierra de Todos, “un lugar que acoge y que abre los brazos a todos”, para el estreno este lunes a las 18.30 horas de El naufragio, 30 años de memoria sumergida, un documental realizado y producido por el Servicio de Vídeo de Diputación Provincial que cuenta con el guión del periodista Nico Castellano, al que ni los quince años que lleva tratando el tema de la inmigración le han hecho inmune a la tragedia, ni tibio a la hora de señalar lo que importa: “Nuestras leyes migratorias son un fracaso, ni impiden que vengan ni que mueran”.

El naufragio, su primera experiencia en el terreno audiovisual, es, de alguna forma, la cristalización de su dilatada experiencia con la tragedia de la fosa común del Mediterráneo con la que pretende “agitar” e “invitar a una sacudida intelectual” al espectador a través de “una reflexión y memoria sobre la inmigración durante estos últimos 30 años a partir de la fotografía de Idelfonso Sena”, dice.

Una instantánea a un cadáver en la playa de los Lances en Tarifa realizada por el periodista, que entonces trabajaba en Diario de Cádiz, y que supuso el primer caso documentado de naufragio de una patera a las puertas de Europa. “A partir de ahí, a través de diferentes testimonios iremos contando el porqué este naufragio, y los incontables que han venido después, no sólo significan un naufragio físico sino también nuestro naufragio político y social, de todos como sociedad”, explica el guionista.

Para ello, el periodista canario se apoya en “veintitantos” testimonios a “fotoperiodistas de primer nivel que han trabajado en este tema” como Javier Balauz, José Luis Roca o Juan Medina, en declaraciones del propio Ildefonso Sena, de la antropóloga de fronteras Mercedes Jiménez, de la especialista en migraciones Helena Maleno, de Encarna Márquez de Andalucía Acoge, y en entrevistas tan conmovedoras como las de algunos supervivientes de estos naufragios, la del periodista marroquí que hizo uno de estos viajes en patera hasta Canarias que quedó reflejado en un reportaje en El País o el estremecedor relato de la profesora tarifeña Nieves García Benito cuyo hijo, miembro de Salvamento Marítimo, falleció en el Mediterráneo en un accidente de helicóptero. “El documental, de hecho, se cierra con un poema escrito por ella que tiene un verso que me parece muy clarificador de toda esta situación: Mueren juntos porque son pobres”, destaca Castellano de este “documental coral” donde ha hecho “un verdadero esfuerzo” de concreción para dejarlo “en una hora”.

Las imágenes “de calidad” de la tragedia desde los ojos “de estos importantes fotoperiodistas” conviven en El naufragio con “impresionantes planos realizados con drones de las playas” donde llegan los cuerpos (vivos y muertos) y con secuencias sacadas “de los fondos del Servicio de Vídeo Diputación, que son estupendos, de Canal Sur, imágenes actuales de los cementerios, de las pateras...”, explica Castellano que también combina “el repaso de las barbaridades que han ocurrido en nuestras costas en estos 30 años” (naufragio de Rota, por ejemplo) con “reflexiones de profundidad”. “En un momento hablamos de si la historia nos juzgará por todo esto... Y sí, casi todos opinan que se nos juzgará, y duramente”.

Porque tanto Castellano como los protagonistas de este documental, “duro pero no tanto como la realidad”, acierta, tienen muy claro “el fracaso y la ineficacia” de “esta política de control, de muros y barreras” que han llevado a cabo los Estados en estos 30 años. “Es indiscutible, las leyes de inmigración y asilo han sido un fracaso, además de la intolerable vulneración de los Derechos Humanos a las que se ven sometidas estas personas, leyes de Derechos Humanos que vulneran los Estados... Cuanto más hemos querido cerrar la fortaleza más hemos naufragado”, se lamenta el periodista que también deja en el aire otro estimulante interrogante. “Es un sinsentido que se gasta más dinero en reforzar seguridad y en patrulleras que en políticas de cooperación entre países. Quizás, es que habría que preguntarse si la inmigración es un negocio y no sólo para los traficantes de personas, también para las empresas de seguridad y las que fabrican ciertos elementos...”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios